Con el asesoramiento del Dr. Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas de España

Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

ir dentista coronavirus

Volver a la clínica dental tras la llegada del coronavirus puede crear inseguridad a algunas personas, debido a la proximidad a la que deben trabajar tanto dentistas como protesistas o higienistas dentales, y también al hecho de que manipulan zonas en las que hay mucosas.

Ante ello, muchos tal vez se preguntan si es, o no, realmente seguro volver al dentista en tiempos de la Covid-19.

El doctor Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas de España, no duda en afirmar que las clínicas dentales son espacios seguros.

  • “A diferencia de otros sectores, el dentista lo que ha tenido que hacer es adaptar y reforzar medidas que ya venía realizando, continúa.

"Los dentistas, antes de esta pandemia, ya teníamos experiencia en manejar trastornos infecciosos”

  • “No olvidemos que el dentista y los miembros de su equipo son quienes están sometidos al mayor riesgo de infección. De ahí que, para proteger a sus pacientes, pero también para evitar una posible infección al equipo profesional, se hayan puesto en marcha el máximo de medidas para prevenir, remarca el especialista.

Así se extreman las precauciones

¿Pero cuáles son estas medidas? ¿Todas las clínicas las conocen y saben cómo actuar ante esta nueva realidad? Para facilitar esta labor, el Consejo de Dentistas ha elaborado un completo Plan de Acción.

En él recogen, entre otras cosas, qué tipo de EPI’s deben llevar los trabajadores de la clínica dental y qué medidas extras de higiene y desinfección se recomiendan. La organización colegial aconseja:

  • Que los profesionales utilicen mascarillas con filtro FFP2 (sin válvula) y una mascarilla quirúrgica por encima. También recurrir a la protección ocular, con gafas o con una pantalla facial, en todas las actividades en las que hay riesgo de contaminación a partir de salpicaduras y gotas. En estos casos también conviene usar gorros, batas desechables impermeables y cubrezapatos.
  • Retirar de las salas de espera objetos que no son imprescindibles y en los que el coronavirus podría permanecer activo durante un tiempo, como por ejemplo revistas, folletos informativos, el mando de la TV…
  • Además de desinfectar de forma exhaustiva las superficies y zonas de contacto con el paciente (como por ejemplo los apoyabrazos o los apoyacabezas), es conveniente airear los boxes entre visitas unos 5 o 10 minutos. Y, lógicamente, como ya se hacía también antes de la llegada del coronavirus, todo el material utilizado se desinfecta y esteriliza.

Qué debes saber antes de ir al dentista

Lo primero es que “el paciente no debe acudir a una clínica dental sin llamar previamente por teléfono”, nos cuenta el doctor Castro.

En esa llamada se le preguntarán tanto sobre cuestiones clínicas como por la presencia de posibles síntomas de la Covid-19, y se le darán consejos para acudir a la clínica de forma segura.

  • El paciente debe ir solo (salvo que necesite ayuda o se trate de un menor).
  • Debe acudir con la mascarilla puesta, llegar puntual a la cita (para evitar esperas innecesarias) y mantener la distancia de seguridad si se cruza con otro paciente.
  • Al llegar, le pedirán lavarse las manos con gel hidroalcohólico, y le ofrecerán un gorro y unos cubrezapatos.
  • Una vez en el gabinete, lo más probable es que le pidan lavarse de nuevo las manos con gel y también realizar un enjuague bucal antes de iniciar los tratamientos para, según indica el plan de acción de esta entidad, disminuir la carga viral.

"El paciente debe tener la convicción de que el espacio es seguro porque sabemos cómo actuar en estas situaciones"

En definitiva, el paciente comprobará que se están adoptando unas medidas generales (llevar mascarilla, lavado de manos, distanciamiento…) y otras más específicas, por parte de la clínica dental a la que acuda”, remarca el presidente del Consejo.

Si, pese a todo, te cuesta pedir cita...

A pesar del parón de los meses de confinamiento más estricto, en el que las clínicas dentales solo estaban autorizadas a atender urgencias, ahora “es muy importante que los pacientes no sigan retrasando ni posponiendo los tratamientos de patologías ya diagnosticadas con anterioridad ni dejen de acudir al dentista con la periodicidad adecuada”, advierte el doctor Castro.

No hay que olvidar, tal y como nos cuenta, que la salud oral es fundamental para una correcta salud general (son numeroros los estudios que han comprobado que una boca sana reduce el riesgo de trastornos cardiovasculares, respiratorios o diabetes).

  • “Cuidar nuestra boca es también una forma prudente de evitar las complicaciones de la Covid-19, afirma el dentista.

    “No podemos olvidar que los que han estado más graves han sido nuestros mayores y las personas que presentaban patologías previas”, enfatiza.

“Entre todos, con las debidas precauciones y normas ya conocidas, tenemos que ir recuperando nuestra forma de vida, subraya.

¿Son obligatorios estos protocolos?

De todas formas, el doctor Castro reconoce que desde el Consejo se limitan a difundir las recomendaciones, y que no tienen competencias para controlar que estas se cumplan en todas las clínicas.

  • Eso sí, tenemos la plena convicción –añade– de que la mayoría de dentistas españoles no solamente están y seguirán cumpliendo con las recomendaciones, sino que agradecen enormemente el esfuerzo realizado por nuestro consejo y también por el conjunto de colegios y juntas provinciales”.
  • En todo caso, el paciente, como siempre, tiene pleno derecho a preguntar, a ser informado y a decidir libremente si desea proseguir o no con su tratamiento”, aclara.

Tags relacionados