Mujeres Agotadas

¿Y si mi tentempié fuera un caldo?

Estás en el trabajo. Tu cuerpo (y tu mente) te piden tomar algo para que la energía no decaiga. ¿Has pensado en tener una jarra con caldo en la mesa? Si te suena raro, lee el artículo de esta semana y al final, me cuentas.

Pilar Benítez

Pilar Benítez

Experta en hábitos saludables y cocina terapéutica. Autora de los libros “Mujeres agotadas” y “¡Siéntete Radiante! en 8 semanas”.(Ed. Grijalbo)
www.sienteteradiante.com

caldo

Actualizado el

Hace unos días, Gloria, una alumna de mi programa, me contaba como esta siendo su experiencia tras haber aceptado un puesto de trabajo en una empresa puntera de publicidad. Está feliz profesionalmente, pero detecta ciertos “efectos colaterales” con los que no contaba.

Vamos a conocer su experiencia en primera persona:

"me siento intoxicada"

"Siempre había soñado con trabajar en un lugar como este…¡y por fin lo he conseguido! Tabajo en una agencia de publicidad, internacional, puntera y dinámica.

Me incorporé hace 6 meses, y lo estoy dando todo para estar a la altura. Estoy satisfecha con lo que aporto a mi trabajo, pero veo que al poner todo mi foco en ello, he dejado de lado todo lo referente a cuidarme.

"Me cuidaba mucho pero con el estrés laboral he cambiado los hábitos"

Como con bastante desorden, bebo mucho café, tiro de caramelos y refrescos estimulantes en mi mesa de trabajo.... Estaba acostumbrada a cuidarme mucho más, y con el estrés de este salto laboral me he descuidado tanto que ahora me siento “intoxicada”.

Además... ¡he engordado!. Me he prometido a mi misma volver a una alimentación más cuidada en un par de meses, cuando ya acabaré el proyecto que tengo entre manos, pero necesito hacer algo desde ahora mismo que me ayude a sentirme más limpia por dentro...

Pero la verdad, no sé cómo encajar mi ritmo frénetico del día a día con una alimentación mejor".

POR QUÉ UN CALDO "TE SALVA LA VIDA"

Aunque nosotros miremos hacia otro lado, cada bocado y cada sorbo de lo que ingerimos cada día, cuenta para sumar o restar salud.

Relacionado con este artículo


Sé por experiencia que hay épocas en que viajamos mucho o estamos tan sumergidas en algún proyecto que nos olvidamos de todo….y aunque seamos conscientes de que estamos dejando de lado nuestra salud, no sabemos como compaginarlo todo.

  • Por eso, hoy comparto con Gloria y con todas vosotras algo que puede ser de gran ayuda en esos periodos: los caldos.

El caldo es un alimento apropiado para tomar a todas horas y en todas las épocas del año. Si nos acostumbramos, poco a poco, podemos sustituir los refrescos que acompañan las comidas principales, los tentempiés de media tarde por un buen caldo.

El caldo, a temperatura ambiente y tomado a sorbos durante el día, te da "energía sana"

  1. El caldo nos hidrata, ya que básicamente es agua.
  2. Nos aporta nutrientes y sales minerales en función de los ingredientes que utilicemos.
  3. Este cambio nos va a ayudar a tonificar el sistema digestivo, a desintoxicarnos y a sentirnos mejor.
  4. Podemos preparar el caldo un par de veces por semana, y guardarlo en la nevera en una jarra de cristal. Así, no tenemos mas que calentarlo y ¡listo!
  5. Y el gran truco es: llévate tu caldo en un termo al trabajo. Verás que bien te sienta si vas bebiendo entre horas, porque te aportará nutrientes beneficiosos que reponen tu desgaste, te hidratan y ¡te limpian!

ingredientes que animan tus caldos

El caldo puede contener tantos ingredientes como nuestra imaginación nos permita. Utilizaremos el sentido común para evitar caldos muy densos o poco digestivos. Podemos preguntarnos ¿qué me hace falta hoy? Y nos iremos a mirar nuestra "lista de caldos".

  • Agua: Utilizaremos agua filtrada o agua mineral, siempre aportaremos la mejor calidad.
  • Miso: Es un producto de la fermentación de las soja, se añade al final de la cocción del caldo. Aporta enzimas digestivas y regula la flora intestinal.
  • Alga Kombu: Se coloca directamente en la olla y encima se colocan el resto de ingredientes. Remineraliza y aporta sabor. Depurativo del sistema nervioso.

Relacionado con este artículo

  • Daikon: Es un nabo grande. Remedio muy apropiado contra la obesidad. Si lo rallamos en nuestro caldo nos ayudará a perder peso.
  • Verduras de raíz: al ser dulces regulan la glucemia y fortalecen el organismo. Este tipo de caldo ayuda a calmar las ansias de dulce entre horas.
  • Jengibre: se añade el tamaño de una moneda y lo dejamos durante toda la cocción, ayuda a movilizar el estancamiento digestivo.

EL DOBLE EFECTO DE UN CALDO "DETOX"

Te propongo ideas de caldos para que prepares las primeras semanas de tu nuevo objetivo. Después, con estas bases, lánzate a improvisar, seguro que creas comnbinaciones excelentes:

Caldo de alcachofa

Depurativo, activa las funciones del hígado y vesícula biliar.

  • Ingredientes: cebolla, alcachofas, agua, aceite de oliva de 1ª presión.

Caldo de apio

Depurativo, diurético y adelgazante. No necesita sal.

  • Ingredientes: cebolla, apio, agua, alga nori en copos, aceite de oliva de 1ª presión.

Caldo de verduras de raíz (nabo, zanahoria, chirivía...):

Estabiliza la glucemia, combate la ansiedad por las ganas dulce. Ideal para los días fríos de invierno.

  • Ingredientes: cebolla,nabo, zanahoria y chirivia, agua, sal marina o shoyu, aceite de oliva de 1ª presión.

Relacionado con este artículo

Caldo de apio, col y nabo:

Depurativo, diurético. Su toque dulce nos ayuda con las hipoglucemias.

  • Ingredientes: cebolla, apio, col, nabo, agua, sal marina aceite de oliva de 1ª presión.

Caldo de daikon y setas shiitake:

Altamente depurativo, ideal para eliminar toxinas, adelgazante.

  • Ingredientes: daikon seco, setas shiitake, alga kombu, shoyu y agua.

Caldo de alga kombu:

Remineralizante y depurativo.

  • Ingredientes: verduras básicas (cebolla, puerro, apio, zanahoria, nabo), alga kombu, shoyu y agua.

Caldo miso clásico:

Remineralizante, alcalinizante y digestivo.

  • Ingredientes: cebolla, apio, agua, zanahoria, miso de cebada (no pasteurizado), un trozo de alga wakame.

"TRUQUITOS" EXTRA

Caldo exprés: Podemos guardar el agua de cocción de nuestras verduras (alcachofas, calabaza...) en la nevera. Es ideal como caldo base para cocinar o para beberlo entre horas.

Con el calor, añade unas rodajas de limón a tus caldos, unas hojas de menta o albahaca frescas y tendrás un refresco delicioso.

Loading...