milhojas-kiwi

Dulce contraste

Milhojas de kiwi y queso

Además de ser un postre visualmente atractivo, esta receta sorprende por su contraste de sabores y texturas. Un bocado que mezcla el crujiente de su base, con la acidez del kiwi y la suavidad del queso fresco, todo combinado con la dulzura del sirope de agave.

Actualizado el

Tiempo: 25 minutos

Calorías: 290 Kcal

Ingredientes para 4 personas

  • 250 g de queso fresco
  • 4 kiwis
  • 4 láminas de pasta filo
  • 4 cucharadas de sirope de agave
  • Aceite de oliva

Preparación

  1. Para empezar a preparar esta receta, pincela la pasta filo con aceite. Dobla cada lámina sobre sí misma formando una tira larga y estrecha, de unos cinco centímetros de ancho. Corta cada tira en tres porciones iguales.
  2. Extiende una hoja de papel sulfurizado sobre una bandeja de horno, dispón las piezas de pasta filo y cuécelas unos 12 minutos en el horno precalentado a 180º, hasta que empiecen a dorarse. Retira y deja que se enfríen.
  3. Corta el queso fresco en dados pequeños. Pela los kiwis y córtalos en rodajas.
  4. Para terminar, monta el milhojas colocando primero una base de pasta filo y después unas rodajas de kiwi y unos daditos de queso fresco. Rocía con una pizca de sirope de agave y añade otro piso con las mismas capas.

El truco

Puedes elegir otras frutas para preparar este postre, como fresas, naranja o mango, o bien combinar algunas de ellas.

Tags relacionados