Nutrición

¿Cómo puedo evitar el efecto yoyó?

Siempre que hago una dieta, acabo recuperando los kilos perdidos. ¿Qué consejos puedes darme para mantener el peso?

Actualizado el

Por María T. López - Nutricionista

Si se hace bien un dieta, lo kilos perdidos no se recuperan tan fácilmente. Cuando esto ocurre suele ser por dos causas:

  1. En primer lugar, porque se ha seguido una dieta demasiado breve y restrictiva (las llamadas dietas milagro en las que se pierde peso rápidamente), que es el principal culpable del efecto yoyó.
  2. Y en segundo lugar, porque después vuelves a cometer los mismos errores que antes de hacer dieta.

Para mantener el peso, no se trata de estar siempre a dieta. Lo importante es no abandonar esos hábitos dietéticos saludables que han contribuido a regular tu peso.

Una dieta adecuada te aporta todos los nutrientes pero menos energía de la que consumes, de forma que tu cuerpo “quema” tus reservas de grasa, que es justo lo que te sobra.

Piensa que cuando adelgazas de forma equilibrada con una dieta (no más de 1 kilo por semana) quiere decir que ese régimen te funciona y que has encontrado la llave que te ayudará de por vida a evitar el sobrepeso.

Sigue tomando, por ejemplo, lácteos desnatados. Conservan todo el calcio y no aportan ni grasa ni colesterol.

Otra buena costumbre es comer siempre los cereales integrales (pan, pasta y arroz) porque su fibra hace que te sientas llena y evita que piques entre horas.

Cambia el chip respecto a los azúcares: si durante la dieta ya te apuntabas a los zumos caseros o a endulzar con edulcorantes naturales bajos en calorías como la stevia, sigue haciéndolo.

Si sigues estos consejos podrás darte incluso algún capricho. Si has perdido peso adecuadamente, tu cuerpo tiene tendencia a conservar ese peso durante 4 o 5 años. Por eso puedes darte caprichos de forma puntual si compensas el alimento.

Por ejemplo, si tomas una carne grasa o fritos, acompáñalo de vegetales como la berenjena, o de papaya o piña de postre. Y aunque no compenses el alimento graso, sencillamente volviendo a tus hábitos correctos no engordarás.