Nutrición

¿Cómo introducir bien los sustitutivos de comida en mi dieta?

Quiero empezar a hacer dieta y me gustaría recurrir a productos dietéticos como las barritas o sobres de batidos. ¿Cuántos puedo tomar en un día? ¿Qué debo tener en cuenta?

Por María T. López - Nutricionista

El principal objetivo de hacer dieta es, además de perder el peso deseado, aprender buenos hábitos alimentarios para no volver a engordar. Por tanto, si has decidido recurrir a productos sustitutivos de comida, debería ser por un tiempo limitado y bajo la supervisión de un médico o nutricionista.

Los sustitutivos son productos dietéticos bajos en calorías (no más de 400 pero tampoco menos de 200) que – al utilizarse en lugar de una comida– obligan al organismo a recurrir a las reservas de grasa que tiene y, a la vez, estimulan la sensación de saciedad con lo que se consigue calmar el apetito. Por eso se considera que son una ayuda para adelgazar.

Son productos pobres en grasas e hidratos de carbono y ricos en proteínas y fibra. La idea es que sean equilibrados y por eso las normativas exigen que contengan una determinada cantidad de proteínas, fibra, ácidos esenciales, vitaminas y minerales.

Respecto a qué cantidad puedes tomar: Una comida completa equivale a 2 barritas, 2 sobres de batido o de sopa… Estos productos solo deben ser un soporte a la dieta. Puedes sustituir una comida entera al día con ellos o seguir una dieta mixta (combinándolos con alimentos normales), es decir, optar por tomarlos en lugar de un primer o segundo plato o en lugar de un tentempié del día.

Estos productos son eficaces cuando forman parte de una dieta hipocalórica variada. Si por ejemplo sustituyes la comida, la cena debe ser equilibrada: una ensalada variada y un segundo a base de pescado o carne blanca a la plancha y fruta sería una buena opción. En el desayuno incluye pan integral con queso fresco y fruta, y en los tentempiés también fruta o un lácteo.

Respecto a estos productos, se de vigilar no hacer un uso indebido.

Por ejemplo:

- No confundir los tipo de barritas. Lee atentamente las etiquetas de los productos para saber si la barrita es sustitutiva de una comida o se trata, simplemente, de un tentempié.

- Pensar que no tienen calorías. Aunque son productos dietéticos bajos en calorías, si tomas mucha más cantidad de lo que se recomienda (o, en vez de sustituir, “complementan” tu dieta) dejarán de ser efectivos.

- Consumirlos demasiado tiempo. Cualquier dieta de adelgazamiento basada en este tipo de productos no debe mantenerse demasiado tiempo para evitar que, a la larga, se den carencias nutricionales.

- Y recuerda que estos productos no son adecuados para personas diabéticas o con enfermedades cardiovasculares.