Pediatría

¿Se puede iniciar la alimentación complementaria directamente en trozos?

Me gustaría comenzar con la alimentación complementaria pero no tengo clara la forma de hacerlo. ¿Debo usar siempre papillas o puedo incorporar algunos trozos de verduras y frutas?

Actualizado el

Por la Dr. Amalia Arce - Pediatra

Se conoce como alimentación complementaria a la introducción de alimentos diferentes de la leche durante el primer año de vida, tras los 6 primeros meses en los que el bebé ha sido alimentado exclusivamente con leche (preferiblemente leche materna).

La alimentación complementaria se introduce entre los 4 y los 7 meses de edad, si bien la OMS y muchos otros organismos internacionales recomiendan mantener la lactancia materna los primeros 6 meses de vida.

La introducción de la alimentación complementaria debe ser progresiva, hasta llegar a los 12 meses, donde el bebé prácticamente puede comer de todo, con algunas excepciones.

La forma de introducir la alimentación complementaria está muy condicionada por las costumbres culturales del entorno.

En el momento actual, existe una corriente basada en la introducción directamente de alimentos sólidos, conocida como baby led weaning (BLW) o alimentación dirigida por el bebé, que pretende prescindir de la fase de transición en la que se utilizan los purés o triturados en la alimentación del bebé.

Para poder iniciar la alimentación complementaria directamente en trozos deben darse una serie de premisas:

  • El bebé sea capaz de mantenerse sentado de forma autónoma.
  • Que haya perdido el reflejo de extrusión (tendencia de la lengua a echar hacia fuera lo que entra – suele suceder hasta los 6-7 meses-).
  • Que tenga interés activo por los alimentos (y los sepa manejar).
  • Además, puesto que al principio la ingesta puede ser escasa, debe tener accesibilidad a seguir con sus tomas lácteas.

Los condicionantes hacen que no todos los niños sean candidatos a iniciar la alimentación complementaria directamente con trozos.

En caso afirmativo, igualmente es necesario controlar la evolución de la cantidad y la diversidad de los alimentos y del peso, y vigilar los signos de atragantamiento: el bebé siempre debe estar sentado y vigilado mientras está comiendo, y sería conveniente saber hacer las maniobras de desobstrucción de la vía aérea.