Terapias Naturales

¿Hay soluciones naturales para evitar el sangrado de las encías?

Desde hace un tiempo, cuando me lavo los dientes me sangran las encías. ¿Qué puedo tomar para reforzarlas?

Actualizado el

Por Javier Mansa - Experto en Terapias Naturales

Preservar la salud de las encías no solo es importante para evitar que sangren o se inflamen produciendo dolor o hasta la caída de los dientes.

Se sabe que cuando están afectadas de ciertas enfermedades (por ejemplo una infección), aumenta el riesgo de sufrir trastornos coronarios.

Para que tus encías estén sanas a tu organismo no pueden faltarle varias sustancias:

  • Vitamina C: Participa en la producción de colágeno, una proteína que da elasticidad y sostiene tejidos y órganos y que es fundamental para que las piezas dentales se mantengan en su sitio y no haya infecciones bucales. La aportan los cítricos, los kiwis, los pimientos... Si ya has desarrollado una enfermedad periodontal, toma suplementos de esta vitamina. Se aconseja ingerir entre 1 y 3 g cada día.
  • Lisina y prolina: Son dos aminoácidos que también participan en la formación de colágeno. Te lo aportan la gelatina, las legumbres, las carnes magras, las claras de huevo, el germen de trigo, la levadura de cerveza, el pescado y la soja. También puedes tomar de 1 a 2 g al día de cada uno de estos aminoácidos repartidos en dos veces media hora antes de las comidas.
  • Coenzima Q10: Muchas pacientes con enfermedad periodontal presentan deficiencia de esta coenzima. Sus fuentes son la carne, el jamón, el sésamo, el pescado (caballa, atún, sardinas) y algunos frutos secos (nueces, pistachos, avellanas). Si es necesario tratar un trastorno, toma de 60 a 200 mg al día fuera de las comidas.

También hay una serie de plantas que pueden ayudarte:

Puedes notar alivio y mejoría en tus encías si mezclas salvia, manzanilla, sanguinaria, caléndula y tomillo, plantas con propiedades antisépticas, cicatrizantes y antiinflamatorias. Hierve la mezcla 4 minutos, deja reposar 10 más y filtra. Añade el zumo de medio limón a cada vaso.

Potencia el efecto agregando 15 gotas de extracto de semilla de pomelo o 10 gotas de aceite de orégano. Una vez se enfríe, haz enjuagues 2 o 3 veces al día.