Miomas

Un mioma es una masa de tejido muscular liso que se forma en el útero ocupando su interior, su pared o, menos frecuentemente, el cuello uterino. Es una patología ginecológica tan frecuente que puede verse hasta en un 70% de las mujeres, sobre todo entre los 30 y los 50 años.

¿Qué es?

Los miomas también se conocen como fibromas uterinos y leiomiomas. 

Las tumoraciones uterinas no siempre implican padecer una enfermedad maligna, de hecho, son varias las patologías que cursan con masas en esta zona y, como sucede en el caso de los miomas, son benignos y no suponen un cáncer a futuro. 

Lo habitual es que haya varios a la vez, pero tampoco es raro que aparezca sólo uno. 

Sus señales

Muchas veces se trata de un hallazgo casual en una revisión ginecológica, cuando el médico procede a examinar a la paciente, o la realiza una ecografía, sin que haya síntomas previos. Otras veces provocan dolor abdominal en el bajo vientre, más frecuentemente durante la menstruación, sangrados anormales entre los ciclos, o bien reglas muy abundantes.

Si el tamaño del mioma es grande, las molestias pueden surgir en zonas cercanas al útero, como la región lumbar, en forma de lumbalgias que no mejoran aún con tratamiento adecuado, o en la vejiga con alteraciones en la micción (sobre todo aumento en la frecuencia).

Si son muy grandes, es posible que se puedan palpar y la paciente note un bulto en el abdomen inferior.

En una minoría de casos, el síntoma por el que se consulta es por la imposibilidad para quedarse embarazada o por sufrir abortos de repetición y, hasta en un 3% de las veces, ambas circunstancias son debidas a la presencia de miomas.

¿Cómo me puede afectar?

El dolor puede llegar a ser intenso y limitar la actividad normal de la paciente y el desempeño de su trabajo, así como afectar negativamente su vida sexual.

Las hemorragias pueden desembocar en un tipo de anemia, llamada ferropénica, que afecta la salud y que puede provocar otras patologías más importantes e incluso graves.

La infertilidad y los abortos pueden ser un verdadero problema para las mujeres que están en edad de procrear y que quieren tener descendencia.

Se dice que el mioma, en rarísimas ocasiones, puede transformarse en un tumor maligno conocido como leiomiosarcoma, pero esto no está del todo claro, y los expertos hablan de que este tipo de cáncer se forma así desde un inicio y no se transforma a partir de un mioma.

Cómo se trata

Generalmente no precisa ningún tratamiento, sólo vigilancia periódica. Sin embargo, si provoca síntomas importantes, como mucho dolor, infertilidad, abortos, partos prematuros o hemorragias, la solución pasa por la cirugía mediante la extirpación del tumor en quienes desean descendencia, o bien del útero entero (histerectomía), si la maternidad está cumplida.

El problema es que no es una terapia definitiva y pueden volver a reproducirse o aparecer otros miomas nuevos en el futuro.

¿Por qué se producen?

No está claro por qué se desarrollan pero se habla de un componente hereditario, siendo más frecuente verlo en determinadas familias, y de una relación directa con los niveles de estrógenos que favorecen su crecimiento, lo que hace que sea un tipo de tumor más habitual en las mujeres en edad fértil, bajando la incidencia desde la menopausia, e incluso disminuyendo el tamaño de la tumoración a partir de esta etapa.

Artículos de Miomas

Tags relacionados con Miomas