Mononucleosis

Se calcula que el 95% de la población adulta ha padecido esta enfermedad, extremadamente contagiosa incluso cuando no da síntomas, en algún momento de su vida. Aunque puede afectar a cualquier persona, es más frecuente en niños, adolescentes y adultos jóvenes.

¿Qué es la mononucleosis infecciosa?

Es una infección muy habitual del sistema linfático provocada generalmente por un virus llamado Epstein-Barr (EBV).

El contagio se produce a través de la saliva, de ahí que popularmente se la conozca como “la enfermedad del beso”. Pese a este nombre, no siempre tiene que haber un contacto boca a boca para que se produzca, basta con beber del mismo vaso para su contagio. Se puede ser portador del virus sin tener la enfermedad pero contagiar a otros.

¿Cuáles son los síntomas?

Lo más común es que aparezcan estos 3 síntomas:

  • Fiebre superior a 38º.
  • Dolor de garganta (faringitis).
  • Inflamación de los ganglios linfáticos del cuello, de detrás de las orejas (retroauriculares) y de la parte baja de la cabeza (occipitales). Por eso también se la llama “fiebre ganglionar”.

Los síntomas no son inmediatos al contagio, sino que suelen aparecer lenta y progresivamente entre una y ocho semanas después del contacto (cuanta más edad del paciente, mayor tiempo). El proceso suele seguir estos pasos:

  • Al principio la persona se siente cansada, a veces agotada, sin un motivo que lo justifique. Es habitual que piense que está incubando algo.
  • Días después se manifiestan la fiebre y la inflamación de los ganglios, que son los principales síntomas que harán sospechar al médico de una mononucleosis.
  • Algunas personas presentan también náuseas, vómitos, dolor abdominal, malestar general o dolor de cabeza.
  • En el 50% de los pacientes el bazo puede estar inflamado (esplenomegalia). Y en un 20%, el hígado también puede haber aumentado.

Artículos de Mononucleosis

Tags relacionados con Mononucleosis