dificultad embarazo

Actualizado el

Si hace un tiempo que intentas quedarte embarazada y no lo has conseguido (o el embarazo no ha prosperado), no debes desesperarte.

Entre otras cosas, porque "los nervios" pueden dificultarlo todo... y también porque le hecho de que un espermatozoide llegue al lugar adecuado es un maravilloso trayecto para el que necesita algunas ayudas.

Por otro lado, no debes pasar por alto algo esencial: pueden haber determinadas alteraciones en tu organismo que dificulten este proceso natural. ¿Las has tenido en cuenta?

Un déficit de yodo retrasa el embarazo...

El cuerpo de madre es el que proporciona todo lo necesario a esa nueva vida para que crezca y evolucione correctamente.

Por eso, es lógico que la carencia de algún nutriente esencial en la futura madre pueda dificultar la fecundación. Al parecer, esto ocurre especialmente con el yodo...

  • Así te puede afectar. Recientemente, investigadores americanos han descubierto que las mujeres con una leve deficiencia de yodo tienen un 46% menos probabilidades por ciclo de quedarse embarazadas.
  • No tomes suplementos por tu cuenta. Los investigadores no recomiendan aumentar la ingesta de yodo o tomar complementos nutricionales por cuenta propia (hacerlo si no es necesario no es conveniente).

Las probabilidades de embarazo se reducen a la mitad

  • Pide consejo médico. Si tienes bocio, consulta con tu médico, puesto que puede ser un síntoma de que presentas esta carencia.

Y cualquier problema de tiroides...

"Los trastornos tiroideos no sólo pueden, sino que condicionan la capacidad de una mujer para quedarse embarazada", explica para Saber Vivir la Dra. Laura Cortés, ginecóloga de la Clínica Women's Health Institute Barcelona.

Relacionado con este artículo

  • Se pueden alterar los ciclos. La hormona tiroidea participa en el ciclo menstrual y por tanto reproductivo de la mujer, afecta a los períodos menstruales, hace que sean irregulares y condiciona la ovulación. Por ello, si existe un problema tiroideo la fecundación se dificulta.

Una tiroides alterada condiciona la ovulación

  • Más problemas para que prospere el embarazo. Durante el primer trimestre de gestación, el recién nacido depende en su totalidad de su madre para la producción de hormona tiroidea. Posteriormente, la tiroides del bebé empieza a producir dicha hormona por sí mismo, pero sigue dependiendo de que la madre ingiera suficiente cantidad de yodo.

Hay alteraciones ginecológicas que afectan

Determinadas patologías ginecológicas pueden estar también tras las dificultades para quedarse embarazada.

"En estos casos, lo más importante es identificar estas alteraciones y solucionarlas para facilitar la gestación", explica la Dra. Laura Cortés.

Por esta razón cuando una mujer decide quedarse embarazada es recomendable acudir al ginecólogo para realizar una revisión.

Si no logras quedarte embarazada, pregunta a tu ginecólogo

Si no lo hiciste y estás teniendo problemas para concebir, quizá te convenga pedir hora con el especialista. Hay varias circunstancias que pueden estar afectándote...

Relacionado con este artículo

  • Más dificultad para que el óvulo se implante. Tener pólipos en la cavidad uterina o miomas submucosos dificulta que el embrión se implante en el útero.
  • Los espermatozoides lo tienen más difícil. Las infecciones vaginales o las malformaciones uterinas pueden dificultar la entrada de espermatozoides al útero.

Las infecciones vaginales dificultan la fecundación

  • Si no hay ovulación... Una mujer que no ovula no puede quedarse embarazada. Y en las que sufren síndrome de ovario poliquístico no se produce una ovulación regular. Por ello, puede resultar bastante más difícil quedarse embarazada.
  • O el óvulo es inaccesible. Tal como recuerda la Dra. Laura Cortés, "existen determinadas patologías que dificultan el contacto del ovulo con el espermatozoide, como por ejemplo la dilatación de las trompas de Falopio, llamado hidrosalpinx".

Una celiaquía no diagnosticada

Ser celiaca (intolerante al gluten) no es un factor que condicione tu fertilidad, ni comporta que vayas a tener que sufrir problemas específicos durante el embarazo.

Pero la falta del diagnóstico, es decir ser intolerante sin saberlo, sí representa un factor que puede afectar a la hora de intentar quedarse embarazada.

Relacionado con este artículo

Si sufres habitualmente diarreas, dolor abdominal, indigestiones, gases... quizá te convenga averiguar si tú eres celiaca. Esta alteración puede afectarte por varios motivos:

  • La malabsorción de nutrientes previo a la gestación y durante el embarazo, pueden condicionar carencia de calcio, hierro, ácido fólico, con el consiguiente aumento del riesgo de malformaciones del tubo neural, anemia y problemas óseos.

No tratar la celiaquía puede provocar carencia de nutrientes

  • Riesgo de aborto espontáneo. Se ha observado que cuando una mujer celiaca no realiza una dieta estricta sin gluten tiene más riesgo de sufrir un aborto espontáneo. Y también de sufrir un parto prematuro.