embarazadas olvidadizas

Actualizado el

Es algo muy común durante el embarazo. De hecho, un estudio reciente de la Universidad de Deakin (Australia) ha comprobado mediante resonancias magnéticas que, realmente, el cerebro de las embarazadas experimenta una serie de cambios cognitivos (falta de concentración, distracción y problemas de memoria).

Por tanto, no es ninguna leyenda ni un tópico, aunque también es cierto que no le ocurre a todas las embarazadas.

Pero si es tu caso y te notas más despistada de lo habitual o te cuesta concentrarte no tienes por qué preocuparte. Saber Vivir ha hablado con la Dra. Laura Cortés, de Women's Heatlth Institute Barcelona, para indagar en las causas y asegura que “esos cambios que experimenta la mujer no tienen nada ver por con la inteligencia ni con una pérdida de eficacia. Esos cambios lo que hacen es prepararla para el gran momento que está por llegar: ser madre. No es más que un proceso adaptativo”.

Tu cerebro se está especializando

Se ha demostrado científicamente que durante el embarazo se produce una reducción de la materia gris en ciertas áreas del cerebro, y quizá por eso la mujer sufre más olvidos.

Relacionado con este artículo

Sin embargo, la Dra. Cortés asegura que “es mucho más lo que se gana que lo que se pierde porque se eliminan conexiones neuronales que la mujer no necesita tanto en esa etapa de la vida y se potencian otras que sí son necesarias”.

Tu cerebro se prepara para la maternidad

"Es como si el cerebro se especializara para afrontar la maternidad y se volviera más eficiente. De hecho, en esos estudios se ha visto que se desarrollan áreas del cerebro relacionadas con la empatía hacia el bebé, o el instinto de protección y supervivencia para anticiparte a posibles amenazas”. Y esos cambios podrían durar hasta dos años.


Las hormonas están revolucionadas

Durante el embarazo, los niveles de ciertas hormonas se disparan, y esto también se relaciona con la falta de concentración y los olvidos. Sin embargo, sigue siendo mucho más el beneficio que la pérdida:

  • Suben muchísimo los niveles de oxitocina. Esta sustancia, conocida como la hormona del amor, reduce también el estrés. Y eso es de gran ayuda porque contribuye a que la mujer gestione mejor la nueva situación que está viviendo sin que la desborden los nervios. Quizá no recuerdas dónde dejaste las llaves, pero te notas tranquila y tienes mayor autocontrol.

El aumento de oxitocina ayuda a reducir el estrés

  • La prolactina está por las nubes. Esta hormona está muy vinculada a la valentía. Si nos fijamos en los animales, cuando una hembra tiene un bebé, su máxima es defender esa cría como sea. Todo lo demás es secundario y puede pasar a un segundo plano.

No hay que olvidar tampoco que los cambios que experimenta tu cerebro están también provocados por esa cascada hormonal que experimentas.


EL EMBARAZO CAMBIA TUS PRIORIDADES

Lógicamente, la nueva situación que estás viviendo hace que tus prioridades sean otras y te concentres más en el bebé, por eso posiblemente te cuesta más centrar la atención en otras tareas. Es completamente normal.

Relacionado con este artículo

También hay mujeres que experimentan ansiedad o estrés durante el embarazo porque les preocupa en exceso la salud de su futuro hijo, cómo irá el parto… Y eso interfiere en su capacidad para recordar o realizar actividades.

El cansancio o la falta de sueño afectan a la cocentración

No hay que olvidar que al final del embarazo también te sientes más fatigada. Y cuando estás cansada es normal que rindas menos y acumules despistes. Si, además, no duermes bien de noche, todavía se agudiza más el cansancio de día.

Entrenándote para ser madre

Todos los cambios anteriores se intensifican a partir de la segunda mitad del embarazo y no hay que darles más importancia.

  • Hacer ejercicio de forma moderada (por ejemplo caminar) e intentar dormir bien te ayudarán a estar más descansada.
  • Para evitar olvidos puedes poner en práctica ciertos trucos (programar alarmas en el móvil, anotar tus citas en un calendario...). Pero lo que no debes hacer, insistimos, es preocuparte en exceso.

La Dra. Cortés asegura que, en realidad, “la maternidad nos hace más inteligentes. Hay múltiples inteligencias porque en la vida hay múltiples problemas a resolver. Y para una mujer embarazada su principal prioridad es la supervivencia del recién nacido. Por eso su cerebro genera una serie de cambios que lo preparan para ello”.