Q10

Entre los nutrientes con efectos antienvejecimiento destaca la ubiquinona o coenzima Q10, un antioxidante que produce de manera natural nuestro cuerpo. El estrés o la edad pueden reducir sus niveles, pero podemos conseguir un aporte extra con la dieta.

¿Qué es la coenzima Q10?

La ubiquinona o coenzima Q10 es un nutriente de efecto antioxidante que se produce en el organismo de forma natural. Se encuentra en todo el cuerpo, pero muy especialmente en las partes de la célula encargadas de producir energía, las mitocondrias.

También participa en la respiración celular, pero su principal papel es en la obtención de energía para las células. Por eso, no es de extrañar que la coenzima Q10 esté presente en mayor proporción en el corazón, el páncreas y el hígado, ya que son los órganos del cuerpo que requieren mayor cantidad de energía.

¿Cómo nos beneficia?

Gracias a su acción antioxidante, esta sustancia protege a las células de los efectos dañinos de los radicales libres (los átomos responsables del envejecimiento), por lo que contribuye a prevenir el envejecimiento prematuro y el desarrollo de enfermedades degenerativas, como por ejemplo las cardiovasculares.

Aunque esta sustancia desempeña un papel muy importante en el organismo, no se considera un nutriente esencial porque el cuerpo la puede producir por sí mismo sin necesidad de recurrir a la dieta.

¿CÓMO SÉ si tengo déficit?

En personas sanas que siguen una alimentación variada y equilibrada no se suele producir déficit de ubiquinona o coenzima Q10, ya que la cantidad que produce el organismo es suficiente.

Sin embargo, factores como la edad, el tabaco y el estrés pueden mermar los niveles de esta sustancia, con lo que la capacidad de las células para afrontar el efecto perjudicial de los radicales libres y regenerarse, disminuye.

También se han observado niveles bajos de coenzima Q10 en la sangre de personas con diabetes y cáncer. Del mismo modo, en las personas que padecen enfermedades coronarias,como por ejemplo la insuficiencia cardiaca, la concentración de esta sustancia disminuye en el músculo cardiaco, siendo este déficit cada vez más pronunciado a medida que la enfermedad se agrava.

Las personas que toman medicamentos para reducir los niveles de colesterol también ven reducidos sus niveles de coenzima Q10 porque estos fármacos, aparte de bloquear la síntesis del colesterol, también inhiben la síntesis de coenzima Q10.

¿Qué pasa si tomo en exceso?

A través de la dieta no se puede alcanzar una cantidad excesiva de coenzima Q10. Pero, cuando se toman suplementos de este nutriente, se deben respetar las dosis recomendadas.

En general, no se tiene constancia de efectos adversos, sin embargo, si se toman dosis altas de suplementos, sí que se podrían producir algunos síntomas secundarios transitorios como: alteraciones gastrointestinales (náuseas, diarrea, dolor abdominal), insomnio, irritabilidad, sensibilidad a la luz y cansancio.

PRINCIPALES FUENTES DE UBIQUINONA

Los alimentos que aportan más ubiquinona o coenzima Q10 a la dieta son:

  • El pescado, especialmente el pescado azul: salmón, sardinas, boquerón, etc.
  • El marisco.
  • Las carnes y en especial las vísceras: riñón, hígado, etc.

¿Son recomendables los suplementos?

Solamente hay evidencia científica de un caso en que tomar suplementos de Q10 ayuda de forma eficaz. Es cuando hay deficiencia de esta sustancia porque o no se produce en el cuerpo (debido a trastornos metabólicos) o el cuerpo la utiliza en exceso o a que no se consume suficiente cantidad en la dieta.

No se suele recomendar dar suplementos de este nutriente de cara a la prevención de enfermedades. Es cierto que existen investigaciones en las que se ha demostrado que la administración de coenzima Q10 aporta beneficios en algunas enfermedades (por ejemplo, insuficiencia coronaria angina de pecho). Pero se considera que aún se requieren más estudios para determinar la eficacia y seguridad de dicha suplementación.

¿Puede tener efectos perjudiciales?

Siempre hay que consultar con un profesional antes de usar suplementos de coenzima Q10, especialmente si se están tomando medicamentos, ya que existe la posibilidad de que aparezcan interacciones.

Por ejemplo, los suplementos podrían potenciar la acción de ciertos medicamentos recetados a los hipertensos (con lo que podría bajar demasiado la tensión) y la de algunos anticoagulantes (con lo que aumentaría el riesgo de hemorragia).

Los suplementos de ubiquinona o coenzima Q10 también pueden interactuar con algunos fármacos usados en el tratamiento del cáncer, el alzheimer, la diabetes y algunas enfermedades virales, entre otros.

En caso de embarazo o lactancia no se recomienda tomar estos productos porque no se dispone de estudios que avalen su seguridad.

Sabías que…

  • Actualmente, las autoridades sanitarias no han establecido recomendaciones específicas para el consumo de la coenzima Q10. De todos modos, algunos expertos sugieren dosis diarias de suplementos entre 30–90 mg. para adultos.
  • Como la ubiquinona o coenzima Q10 es una sustancia que se disuelve en el aceite (liposoluble), para favorecer su absorción y aprovechamiento se debe tomar junto con alguna grasa, por ejemplo, con aceite de oliva virgen extra.

Tags relacionados con Q10