Resveratrol

Gracias a este nutriente, que podemos conseguir sobre todo de las uvas y el vino tinto, podemos retrasar el proceso de envejecimiento. Además se han comprobado que es anticancerígeno, protege nuestro sistema cardiovascular y ayuda a la memoria y a los huesos, entre otros muchos beneficios.

¿Qué es el resveratrol? 

El resveratrol es un compuesto que se encuentra de forma natural en algunas plantas, frutas y semillas. En concreto,se trata de una sustancia protectora que producen los vegetales para defenderse de las agresiones externas, como las radiaciones ultravioleta, bacterias y hongos.

Se encuentra en varios vegetales (ha sido identificado en más de 70 especies). Las uvas y el vino tinto son los alimentos que mayor cantidad poseen, seguidos por los cacahuetes, las nueces, el cacao y frutos del bosque, como moras, las grosellas y los arándanos.

¿Qué beneficios nos aporta?

Se ha demostrado que esta sustancia tiene un marcado efecto antioxidante capaz de neutralizar el efecto dañino de los radicales libres, lo que puede ayudar a prevenir o reducir el desarrollo de enfermedades crónicas, así como ralentizar el proceso del envejecimiento.

Además, en numerosos estudios se ha mostrado que el resveratrol tiene otras muchas propiedades, entre las que cabe destacar:

  • Un potente defensor, gracias a su actividad como anticancerígeno, antiinflamatorio y antialérgico.
  • Evita la formación de trombos o coágulos en las venas y por tanto frena ataques de corazón o ictus.
  • Debido a que su estructura química es similar a la de los estrógenos (hormonas femeninas), este compuesto puede actuar como sustituto (con una acción similar a dichas hormonas), especialmente útil en la menopausia.

Algunas investigaciones sugieren que esta sustancia también podría ejercer un efecto positivo en enfermedades como la diabetes tipo 2 y la obesidad. Otros estudios parecen demostrar que el resveratrol también ayuda a mejorar las funciones cerebrales (por ejemplo, mejora el rendimiento de la memoria) y que podría actuar como protección frente al desarrollo de algunas demencias y se sospecha que también ante el alzhéimer.

Y, por si todo esto fuera poco, se ha observado que este compuesto contribuye a reducir el riesgo de desarrollar cataratas y a mejorar la salud ósea, la agilidad y la coordinación motora.

¿Cómo consigo la cantidad adecuada?

El resveratrol no es un nutriente esencial para el organismo. No existe una dosis diaria recomendada de resveratrol, aunque sí es recomendable seguir una dieta sana que incluya alimentos ricos en él, ya que la cantidad que se alcanza de este compuesto a través de la dieta es totalmente segura y no presenta ningún tipo de efecto secundario.

Pese al debate sobre si es bueno o no tomar vino, las uvas (sobre todo la variedad de moscatel) y el vino tinto son sus mejores fuentes.

El contenido en resveratrol del vino procede de la piel de la uva (la pulpa también contiene, pero en una concentración muy baja). Por eso, el vino tinto es más rico en resveratrol que el vino blanco, donde se desecha la piel oscura.

¿Qué cantidad de vino se recomienda?

En el caso de las mujeres, se considera que un consumo moderado de vino equivale a una copa al día (con las comidas) debido a que absorben el alcohol más rápidamente que los hombres.

En el caso de los hombres, se recomienda un máximo de dos copas diarias (una en la comida y otra en la cena).

¿es recomendable tomar suplementos?

De momento en cuanto a los suplementos no solo no se conocen las dosis adecuadas  sino que todavía no se sabe la seguridad que ofrecen. Contienen dosis muy dispares unos de otros. Lo que sí se ha demostrado es que el organismo no puede absorber la mayor parte del resveratrol que contienen estos productos.

 Por eso, antes de tomarlos, es muy importante consultarlo con el médico porque podrían no ser aconsejables en algunos casos. Por ejemplo, durante el embarazo. Tampoco es aconsejable que los tomen los niños, las personas que padecen trastornos hemorrágicos ni quienes tienen enfermedades relacionadas con los estrógenos (por ejemplo, cáncer de mama, cáncer de ovarios, endometriosis, fibromas uterinos, etc.)

Por otro lado, sí se ha demostrado que los suplementos de resveratrol pueden interactuar con ciertos medicamentos, especialmente con los anticoagulantes orales y los antiinflamatorios no esteroides (por ejemplo, la aspirina o el ibuprofeno), con lo que aumentaría el riesgo de sangrado. También es conveniente dejar de tomar suplementos de resveratrol dos semanas antes de una intervención quirúrgica.

En el caso de las personas de edades avanzadas, existen estudios cuyos resultados muestran que tomar un suplemento nutricional de resveratrol junto con una dieta equilibrada rica en vegetales frescos podría mejorar la capacidad de hacer actividad física moderada y, con ello, también su salud.