alimentos dolor cabeza

Actualizado el

Su incidencia es altísima: más de un 90% de la población sufrirá dolor de cabeza a lo largo de su vida. Y la lista de desencadenantes es larga: estrés, falta de sueño, ayuno prolongado... y ciertos alimentos y bebidas.

En este último caso, no quiere decir que debas evitarlos a toda costa, ya que no provocan la misma reacción en todas las personas, sino que identifiques los que sí te afectan para reducir su consumo.

Principales sospechosos

Si sueles padecer jaquecas de forma frecuente, prueba a reducir las siguientes sustancias de tu dieta. Si notas mejoría, ya sabes cuál es el culpable.

Todo lo rico en histamina

Los alimentos que mayor posibilidad tienen de desencadenar una migraña son los ricos en histamina.

  • Qué ocurre. Algunas personas tienen dificultad para metabolizar esta sustancia correctamente porque tienen un déficit de diamino-oxidasa (DAO), que es justamente la enzima responsable de metabolizar la histamina. Esto provoca que aumente su concentración en el torrente sanguíneo, lo que favorece la aparición de síntomas como la cefalea.

Si no se metaboliza bien, la histamia se acumula y causa dolor

  • Así mejoras. Está demostrado que las personas con deficiencia de DAO pueden aliviar su dolor de cabeza simplemente restringiendo el consumo de los alimentos más ricos en histamina (y otras aminas vasoactivas como la tiramina), ya que son sensibles a estas sustancias.
  • Fuentes de histamina y tiramina. Los quesos curados, el chocolate, las bebidas alcohólicas (especialmente el vino tinto, vino blanco, cava y cerveza), los embutidos, los pescados en conserva, ahumados o marinados, algunos vegetales fermentados como col fermentada (chucrut) y derivados de la soja, las espinacas, y algunos frutos secos, como las nueces y los cacahuetes, son algunos de los alimentos que contienen, de forma natural, mayor cantidad de estas aminas vasoactivas.

El café también puede ser la causa

El café, el té y el mate, en algunas personas predispuestas, también pueden ser causa de cefalea, aunque en este caso la responsable sería la cafeína presente en estas bebidas.

Relacionado con este artículo

  • Ahora bien, la cafeína actúa como un arma de doble filo porque, pese a que su consumo excesivo puede ser motivo de dolor de cabeza (solo en algunas personas), también ocurre que tomar café durante una migraña o justo al iniciarse el ataque puede ayudar a que el dolor mejore.
  • Esto se debe a que la cafeína actúa como un vasoconstrictor de los vasos cerebrales.

Ojo con los aditivos

Ciertos aditivos presentes en algunos alimentos procesados también tienen la capacidad de actuar como detonantes de jaquecas.

Relacionado con este artículo

  • El glutamato monosódico es uno de los aditivos que tiene esta "capacidad" para generar cefaleas, según han demostrado varios estudios científicos. Este compuesto es un potenciador del sabor que se utiliza en la elaboración de numerosos productos procesados como platos precocinados, caldos y salsas comerciales, sopas deshidratadas, etc.
  • Los nitritos y nitratos, que son unos aditivos que actúan como conservantes y que suelen estar presentes en los derivados cárnicos (como salchichas o jamón), pescados curados, etc. (los vegetales de hoja verde, como espinacas, acelgas, etc., también contienen nitratos de forma natural) también pueden favorecer la aparición de cefaleas en algunas personas. Y algunos edulcorantes artificiales, como el aspartame, también podrían originarlas.

Lo que sí aleja el dolor de cabeza

Además de evitar los alimentos que pudieran actuar como detonantes, es importante que la dieta esté bien distribuida.

Relacionado con este artículo

  • Respetar un horario regular y repartir el menú en cinco comidas a lo largo de todo el día, sin dejar que pasen más de 3 horas sin comer, es básico para poder mantener estables los niveles de glucosa en la sangre y así evitar las disminuciones drásticas de este azúcar en el cerebro. Esto es importante porque uno de los síntomas que produce la hipoglucemia (disminución de los niveles sanguíneos de glucosa) es el dolor de cabeza.
  • También es conveniente mantener una hidratación correcta (beber unos ocho vasos de agua al día) y evitar en la medida de lo posible los alimentos procesados, sobre todo aquellos que contengan muchos aditivos.

Comer un poco cada 3 horas mantiene un nivel de glucosa estable

  • Conviene garantizar un aporte rico de vitamina B2 o riboflavina (se encuentra en los lácteos (preferentemente desnatados), carnes (preferentemente blancas), cereales integrales y verduras de hoja verde). Esta vitamina cuenta con estudios clínicos que demuestran que interviene en la disminución de la frecuencia e intensidad de las jaquecas.
  • El aporte de magnesio debe ser abundante. Los niveles bajos de este mineral esencial se han relacionado con un mayor riesgo de padecer migrañas, sobre todo las asociadas con la menstruación en mujeres susceptibles. El magnesio se encuentra en frutos secos (especialmente almendras y avellanas), cereales integrales, legumbres, hortalizas y frutas frescas y pescados.