balnearios

Nuestro cuerpo está compuesto en casi dos terceras partes por agua y prácticamente todas las culturas han utilizado el agua como método de curación de una u otra forma. Los modernos balnearios son el último escalón de una tradición milenaria, que nos llegó principalmente de los griegos, romanos y árabes.

Relacionado con este artículo

Ahora la oferta es muy amplia ya que puedes escaparte a spas urbanos, balnearios con años de tradición o estupendos hoteles con spa para disfrutar de momentos de lujo y relax. Pero ¿cómo elegir?

LAS DIFERENCIAS SEGÚN EL TIPO DE AGUA TERMAL

Hay 3 grandes tipos de centros hoy en día y la principal diferencia es entre el tipo de agua que utilizan.

  1. El spa (el nombre viene del latín salud a través del agua, Salutem Per Aquae) es hoy el más extendido, puesto que prácticamente se pueden abrir en cualquier sitio. Utiliza agua normal, eso sí tratada y reciclada con técnicas desinfectantes, pero sin unas características medicinales específicas más allá de los beneficios generales del agua. Las instalaciones suelen ser más modernas, pero sus beneficios más limitados a temas de relajación y activación del organismo.
  2. El balneario se ubica junto a una fuente de agua con unos componentes minerales que pueden ser beneficiosos para el organismo, especialmente en determinados problemas de salud. Por eso, están muy legislados y no se pueden abrir balnearios mineromedicinales sin garantizar que se mantendrán las cualidades terapéuticas del agua. Esas cualidades específicas son muy variadas: tratamiento de huesos, aparato respiratorio, piel, riñón, aparato digestivo... En la web de cada balneario informan de las características medicinales de sus aguas.
  3. La talasoterapia son spas ubicados junto a la costa y que utilizan en sus tratamientos el agua del mar. Además incorpora otros procedimientos como el uso de algas, lodos marinos, sales y los beneficios generales que da el aire puro de la costa. Aunque no hay unanimidad científica sobre sus virtudes, se considera que las sustancias liberadas por el plancton presentes en el agua de mar estimulan el metabolismo y el sistema inmunitario. También la composición mineral del agua de nuestro cuerpo es casi idéntica a la del mar, lo que de alguna manera hace que nos encontremos más en nuestro elemento, que con las aguas tratadas.

CIRCUITOS TERMALES CON DISTINTOS EFECTOS

Las técnicas que utilizan unos y otros centros con el agua son bastante similares. Son las maneras en las que se han comprobado que los beneficios del agua actúan más eficazmente en nuestro cuerpo.

"En función del resultado que queramos obtener, cambia el orden en que se debe realizar el circuito -explica Joaquín Guillén, médico hidrólogo del Balneario Sicilia (Zaragoza)-. Si queremos obtener relax es mejor comenzar por el frío para terminar por zonas calientes, mientras que si buscamos la tonificación, combinaremos frío-calor terminando en el frío".

En función de si queremos relajación o tonificación seguiremos un orden u otro

Existen más de cien aplicaciones del agua, desde baños suaves hasta masajes con chorros a presión. Estas son los más comunes.

MEJORA LA CIRCULACIÓN

  • Hidromasaje. El tratamiento a base de chorros de agua varían de intensidad. Pueden servir como masaje muscular si la presión es fuerte. Los chorros a temperatura alterna provocan una gimnasia de nuestro sistema sanguíneo.

ACTIVA EL SISTEMA NERVISO

  • Piscinas de agua caliente y fría. El pasar de una a otra hace que el cuerpo reaccione y active el sistema nervioso. La diferencia de temperatura entre el agua y la piel ha de ser de como mínimo 10 ºC. Si es menor, el cuerpo pierde algo de temperatura, pero no reacciona posteriormente generando calor. Por eso la temperatura de la piscina con agua fría suele ser menor de 20 ºC ya que las piernas y brazos tan sólo están a 30 ºC.

"DETOX" PARA LA PIEL

  • Baños. Los parciales (de brazos o pies), los sentados en bañera y los de cuerpo entero se aplican para que poco a poco las sustancias minerales del agua vayan penetrando en la piel. Suelen ser por tanto de aguas cálidas, para que los poros se abran.

Hay que controlar el tiempo en sauna y jacuzzi. Pasarse tiene riesgos

RELAJACIÓN

  • Saunas y jacuzzis. "Son tratamientos con temperaturas altas que están contraindicados en algunas patologías como cardiopatías, hipotensión o varices importantes -nos recuerda el doctor Guillén-. Incluso en personas sanas si nos excedemos de tiempos pueden ser perjudiciales. Lo ideal es consultar a los profesionales del balneario".

REACTIVA TU CUERPO

  • Pisar rocío o nieve. Lo puso en marcha un alemán, Sebastián Kneipp, que se consiguió curar de la tuberculosis. Al principio se anda sobre el rocío durante uno o dos minutos, que pueden ir aumentando conforme se progresa en el entrenamiento hasta llegar a cinco minutos.

BELLEZA Y CUIDADO

  • Envolturas. Se coloca barro o sales empapadas en el agua termal y se envuelve la zona para que no pierda humedad y ayude a penetrar mejor en la piel. El barro desinfecta y ayuda a cicatrizar.

MÚSCULOS "LIBRES"

  • Las piedras calientes. Se colocan en puntos estratégicos del cuerpo para conseguir una sensación de relax muy placentera, ya que actúan sobre los músculos. De una manera similar se actúa en el tratamiento con envolturas de algas azules.

Si necesitas relajarte

Si tu necesidad es de desconexión simplemente, olvidarte de los problemas del día a día, cualquier spa con un circuito lúdico termal te puede ir bien. Puede ser uno urbano para una desconexión momentánea, aunque lógicamente lo ideal sería una escapada a un entorno rural y relajante, que es donde se ubican este tipo de centros.

Una escapada de un día te ayuda a recuperar energías

Si tu nivel de estrés es especialmente alto y necesitas un tratamiento más a fondo, quizá te convenga la visita a un balneario con aguas que emiten radiactividad natural, según recomienda la Asociación Nacional de Balnearios de España.

Si buscas belleza y mimar tu cuerpo

Tu objetivo en este caso es estimular la producción de colágeno de la piel para que respire y se active y fabrique más elastina, que la ayuda a mantener tersa y joven. En este caso debes buscar balnearios que tengan sus aguas con alto contenido en cobre. No te será difícil, puesto que hay bastantes. El cobre presente en el agua favorece la síntesis del colágeno, lo que hace que la piel no quede flácida.

También un centro de talasoterapia es recomendable. El agua de mar, calentada hasta llegar a la temperatura corporal favorece la penetración de los minerales y otros elementos beneficiosos para la elasticidad de la piel y la circulación de la sangre.

Indicado para las alergias

En los balnearios con aguas ricas en magnesio puedes encontrar un aliado. Resultan beneficiosos para las mucosas respiratorias. Los masajes y las técnicas de contraste de temperatura, como la sauna o los baños alternos, regulan la respuesta de los sistemas nervioso y hormonal, lo que se traduce en una respuesta inmunitaria menos exagerada. En España existen varios balnearios con tratamientos específicos para las alergias respiratorias y cutáneas, como Sicilia, en Jaraba (Zaragoza) y Alceda, en Ontaneda (Cantabria).

EL LUGAR SÍ IMPORTA

Tanto si buscas un poco de descanso y relax en una gran ciudad, en la costa o en lo alto de las montañas, existen numerosas opciones para una escapada de lujo con spa. Booking.com, la plataforma especializada en alojamientos ha llevado a cabo un listado de algunos de los mejores lugares para desconectar con un refrescante tratamiento de spa, según las calificaciones de sus clientes:

Balnearios

Hotel & SPA

  • URSO Hotel & Spa, está situado en Madrid, a 5 minutos a pie de la estación de metro Alonso Martínez.
  • Hotel Spa Convento I ocupa un antiguo convento del siglo XIX y cuenta con baños termales decorados.
  • Hotel & Spa Terraza se encuentra en la playa de Roses en Cataluña y ofrece instalaciones de spa junto con un gimnasio, bañera de hidromasaje y masajes.
  • BAL Hotel & Spa se encuentra en una zona rural de Asturias, a 4 km de la playa de Ñora y ofrece un centro de bienestar con bañera de hidromasaje, baño turco, sauna y gimnasio.