BRUXISMO-42-35951339

Actualizado el

Si tienes a menudo contracturas cervicales, molestias en los oídos o dolor de cabeza, especialmente en épocas de mucho estrés, quizás padeces bruxismo y no lo sabes.

Síntomas del bruxismo

Desgaste del esmalte dental, dolor en la mandíbula, sensibilidad dental… son algunos de los síntomas típicos del bruxismo, que se produce cuando una persona aprieta los dientes o los hace rechinar de forma repetida y en general inconsciente, sobre todo al dormir.

Relacionado con este artículo

Esta presión, que puede ser hasta cinco veces más fuerte que la que hacemos al masticar, acaba dañando los dientes, que se desgastan y pierden el esmalte. También puede provocar luxaciones en la mandíbula y dolor en la cabeza, los oídos o el cuello.

En general, la persona con la que duermes es la que detecta el chirrido característico que provoca. De todos modos, una herramienta de diagnóstico muy fiable es la electromiografía nocturna, una prueba que mide el funcionamiento de los músculos masticadores.

Evita que el rechinar de dientes vaya a más

El principal desencadentante es el estrés, ya que la tensión se acumula en la mandíbula, que aprovecha la noche para liberarla apretando los dientes. Para evitar el problema o al menos frenarlo:

  • Haz ejercicios de relajación y de estiramiento de los músculos de la mandíbula. Prueba por ejemplo este: estira el cuello levantando la barbilla y echando la mandíbula hacia adelante. Permanece en esta posición 5 segundos y relaja. Repite 10 veces.
  • Date un automasaje para destensar la musculatura que rodea la mandíbula. Lleva los dos dedos índices desde los lóbulos de las orejas hacia las mejillas y repítelo 15 veces.
  • No masques chicle con frecuencia porque el daño podría agravarse.
  • El uso de férulas de descarga es habitual. Se trata de una pieza de resina hecha a medida, que la persona afectada debe colocarse entre los dientes antes de acostarse. Gracias a ella la mandíbula está más relajada y los dientes protegidos.
  • Si la dentadura está dañada, utilizar coronas de porcelana (una especie de fundas dentales) contribuye a recuperar la forma de los dientes y evitar que se desgasten.