ereccion permanente

Actualizado el

Hace unos días se conoció el caso de un hombre que, tras someterse a una operación estética, sufrió una erección durante horas. Y el origen de esta no era precisamente la excitación sexual.

“Se trata de una alteración poco frecuente conocida como priapismo, una erección que dura al menos 4 horas y que no está provocada por un estímulo sexual”, explica a Saber Vivir el Dr. Ferran García, Presidente de la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA).

¿Por qué la erección no baja?

El mecanismo de la erección es sencillo: la excitación hace que los vasos sanguíneos del pene se expandan y que aumente el flujo de sangre a sus tejidos internos, que son esponjosos. El pene se llena de sangre y queda erecto. Después, la sangre sale de él y vuelve a su estado normal.

Relacionado con este artículo

Sin embargo, a veces ocurre que por alguna razón la sangre no puede volver hacia atrás y queda literalmente estancada dentro del pene, lo que hace que la erección se mantenga sin poder remediarlo, incluso cuando la excitación desaparece.

La sangre se "estanca" en el pene y por eso permanece erecto

En algunos pocos casos hay personas que incluso sufren erecciones dolorosas con frecuencia pero con periodos de flacidez. Se trata de un tipo de priapismo raro conocido como recurrente (stuttering) que puede llegar a incapacitar mucho la vida de quienes lo sufren.

Los peligros de una erección continua

Muchos dirían que, más que un problema, esta alteración podría ser una “bendición”. Aunque, médicamente, que un pene permanezca erecto durante muchas horas y cuando no debe se considera una urgencia que hay que controlar. “La erección prolongada causa dolor y la consecuencia puede ser una disfunción eréctil permanente”, alerta el Dr. Ferran García.

Relacionado con este artículo

El tratamiento para conseguir que la erección desaparezca depende de su origen y del grado de afectación. Puede solucionarse aplicando algo de frío, con fármacos o, en los casos más graves, incluso recurriendo a la cirugía.

Las causas del priapismo

En el caso que se convirtió hace unos días en viral, la “erección no sexual” parece que fue provocada por una mala reacción a la anestesia, aunque es una situación anecdótica, según explica el Dr. Ferran García. “Solo se conocen tres casos publicados en los que el Profonol, un anestésico intravenoso usado de forma común, haya ocasionada esta alteración. Lo que sí es cierto, no obstante, es que aproximadamente el 80% de los casos de priapismo no isquémico –el más común– están relacionados con la ingesta de fármacos y drogas”, subraya el andrólogo.

Ciertos fármacos y las drogas pueden ser la causa

Como curiosidad, te interesa saber que incluso la picadura de la araña viuda negra puede estar tras ello. Sin embargo, las causas más comunes suelen ser otras:

  • Determinadas sustancias pueden provocarlo. Los antipsicóticos, antihipertensivos, anticoagulantes y el abuso de sustancias ilícitas (como la cocaína o la marihuana) se han asociado con la aparición de priapismo.

Relacionado con este artículo

  • Atención con la “pastilla azul”. Algo que deben saber los hombres que toman las famosas pastillas contra la disfunción eréctil es que su uso inadecuado es una de las causas más comunes del priapismo. Otros medicamentos inyectables usados con el mismo fin (como la papaverina o el alprostandil) pueden provocar el mismo efecto.

Los fármacos para la disfunción eréctil pueden causar priapismo

  • ¿Y si se recibe un golpe en la zona? Pocos saben que un trauma o una lesión en los genitales, pelvis o perineo (entre el pene y el ano) en raras ocasiones provoca este curioso síntoma. Y entre el golpe y la aparición del síntoma puede pasar tiempo.

Relacionado con este artículo

  • En ocasiones esconde una enfermedad seria. En primer lugar, hay que tener en cuenta que, aunque ocurra en pocos casos, una erección de este tipo puede estar relacionada con el cáncer. “Enfermedades neoplásicas como leucemia, mieloma múltiple, infiltración tumoral de cáncer de próstata o uretra, también pueden causarlo”, advierte el Dr. Ferran Garcia. Además, pueden estar tras ello enfermedades infecciosas (como la malaria), lesiones de médula espinal…
  • A veces el problema es la propia sangre. Puede ocurrir, por ejemplo, por una enfermedad de la sangre conocida como anemia de las células falciformes (provoca que los glóbulos rojos en lugar de ser flexibles sean rígidos y, por ello, pueden “atascar” los finos vasos sanguíneos del pene).