ayuda profesional

Sentir tristeza de vez en cuando es algo completamente normal, pero si desde hace un tiempo tienes la sensación de no disfrutar con nada de lo que haces, estás melancólica, ves el futuro exageradamente negro y sin salida, tienes problemas para conciliar el sueño o te pasas las noches en vela, no te apetece ver a nadie... pueden que sean las señales de que estás empezando a deprimirte.

Si es así, es bueno que no lo dejes pasar y que no te dé ningún reparo pedir ayuda: reconocer que tú sola no puedes salir de este bache será el primer paso para lograr superarlo.

Relacionado con este artículo

Ante esta situación, una de las principales dudas que pueden asaltar a una persona que cree que sufre una depresión tiene que ver con el profesional más adecuado para el tratamiento: ¿Debo ir al psicólogo o al psiquiatra?

Lo más difícil para un médico es distinguir realmente entre una personalidad depresiva (la del típico pesimista), la distimia (parecida a una depresión, pero menos intensa) y la depresión propiamente dicha, en la que pueden aparecer síntomas tan serios como las tendencias suicidas.

Cuando se determina que sí es una depresión, hay que aclarar de qué tipo:

  • Endógena (interna): la causa es bioquímica y suele ser hereditaria. Se suele administrar tratamiento farmacológico.
  • Exógena (externa): si se analiza el contexto, siempre hay un ‘culpable’ detrás del trastorno: dificultades económicas, romper con la pareja, duelo... En este caso es importante cerrar la herida que ha provocado ese estado de tristeza ya que si no, resulta difícil superarlo.

¿Psicólogo o psiquiatra? Elige al profesional adecuado

Antes de pedir hora en una consulta, tú misma puedes reflexionar y ver si tu tristeza tiene un origen claro o si, de lo contrario, se ha presentado sin motivo aparente. El psicólogo y el psiquiatra son profesionales complementarios.

Es necesario ver la consulta como un apoyo fundamental

La diferencia entre uno y otro es que, mientras el primero se ciñe a los aspectos de la conducta y utiliza la psicoterapia, el psiquiatra combina la palabra con el tratamiento farmacológico.

A la hora de tratar una depresión endógena, la terapia psicológica no funciona siempre ya que no hay una causa externa que origine el trastorno, mientras que se suele optar por los fármacos para resolver ese ‘desequilibrio químico’ del cerebro. Pero recuerda, esto solo lo puede prescribir un profesional médico y aunque te hayas tomado este tipo de fármacos no puedes recurrir a ellos de nuevo si el médico no lo decide antes.

Ahora bien, cuando el desencadenante es una situación concreta como una separación matrimonial o la muerte de un ser querido, sí que puede ser útil la terapia de un psicólogo ya que es la persona que te puede dar herramientas útiles para superar el trance y salir adelante.

¿CÓMO AYUDAN A SUPERAR UNA DEPRESIÓN?

Lo primero que debes tener en cuenta, ya sea con un profesional u otro, es que pedir ayuda no es algo negativo, todo lo contrario. Hay personas que pueden gestionar sus emociones por si solas y otras, que necesitan que les enseñen las mejores herramientas para poder gestionar sus sentimientos de la forma más adecuada.

Tómatelo como un aprendizaje que tendrás para siempre y que te puede ayudar en esta, y en otras situaciones de la vida.

El tratamiento del psicólogo

Su papel es fundamental porque se encarga de realizar psicoterapia. Aunque hay muchos tipos, la más habitual es la terapia cognitivo-conductual.

Su primer objetivo es entender por qué la persona sufre la enfermedad. El tratamiento cognitivo-conductual está enfocado en abordar aspectos cognitivos (maneras negativas de interpretar la realidad por ejemplo), emocionales (aprender a detectar las emociones y aceptarlas) y conductuales (dejar de hacer cosas que acaban siendo perjudiciales). Así se ayuda a la persona a superar la depresión.

Se enseña a detectar las emociones negativas, aceptarlas y cambiarlas

La técnica de reestructuración cognitiva es una de las más usadas. Consiste en detectar pensamientos distorsionadores (‘no tengo futuro’...) y contrastarlos con la realidad. El objetivo es lograr que el propio paciente sea el que vea que está en un error.

El tratamiento del psiquiatra

Es un médico especializado en psiquiatría. Y solo los médicos (psiquiatras o de Atención Primaria) pueden recetar psicofármacos. Su papel es fundamental sobre todo en las depresiones más graves, que es cuando suele darse medicación.

Como señala Ana González Pinto, vicepresidenta de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica, “es el profesional más indicado para discernir quién sufre una enfermedad mental o no, y también, por su formación médica, para detectar si los síntomas se deben a otras enfermedades como el hipotiroidismo. Muchos psiquiatras también tienen formación en psicoterapia y pueden hacer, además del tratamiento farmacológico, un tratamiento psicológico".

Los psicofármacos solo se pueden tomar con receta y de forma muy controlada

Más allá del tratamiento específico que el profesional médico decida utilizar para ayudarte a superar este bache, debes saber que te va a llevar un tiempo sentirte del todo bien, por ello, cada pequeño avance que hagas durante el proceso debes verlo como un gran paso. Al principio, puede que veas largo el camino de la recuperación, pero, paso a paso te será mucho más llevadero.