papas embarazan

Actualizado el

Unos kilitos “extra”, nauseas matinales, cansancio, mucho apetito, calambres, dolor de espalda, cambios en el patrón de sueño… Parece que estemos describiendo a una mujer embarazada, ¿verdad? Pues nos referimos a lo que les ocurre a muchos hombres cuando esperan un hijo.

se llama "Síndrome de Couvade"

No son pocos los futuros padres que aseguran padecer síntomas similares a los que sufre su mujer durante el embarazo. Y no es que quieran "robarle" el protagonismo a la madre. Vas a poder comprobar que sus sensaciones pueden ser más “reales” de lo que puedas llegar a pensar.

Relacionado con este artículo

El fenómeno está estudiado y se conoce como el Síndrome de Couvade. No es un problema de salud grave, claro, pero sí resulta llamativo. ¿Hasta qué punto? En los casos más extremos puede provocar que el estómago del futuro padre se abulte de forma parecida a como ocurre en las mujeres embarazadas.

Cambios hormonales y factores psicológicos explican el fenómeno

Te preguntarás cómo es posible que pueda ocurrir esto. La principal razón tiene que ver con las emociones: a veces el padre desarrolla un apego tan grande por su mujer y su futuro hijo, que su cerebro experimenta cambios.

Eso significa que cuando los nuevos "papás" se ponen en la piel de la madre y piensan en la llegada del bebé, su organismo responde y se da una cascada de reacciones fisiológicas que en muchos casos desemboca en un “baile hormonal” real, similar al que viven las mujeres embarazas.

Su organismo refleja una empatía extrema con la madre

Fíjate hasta qué punto pueden los futuros padres mostrar empatía hacia las madres que, según un estudio inglés, estos síntomas "de embarazo" en ellos se dan sobre todo durante el primer y el tercer trimestre de gestación de su futuro hijo. ¡Justo como ocurre en las mujeres!

SER PADRES LES CAUSA MIEDO Y ANSIEDAD

Hay teorías menos “amables” con el hombre que explican la aparición de los síntomas en ellos.

Por una lado, algunos especialistas creen que el padre puede experimentar cierta envidia por la capacidad de la mujer de crear una vida.

Otros psicólogos sugieren que a veces los síntomas aparecen en padres que durante el embarazo sienten cierto “miedo” por la posibilidad de que el hijo les robe protagonismo en su relación con la madre.

Relacionado con este artículo

Asimismo, la ansiedad por la llegada del niño puede provocar ciertas alteraciones en ellos que repercuten en los niveles hormonales.

¿Depresión postparto? ELLOS TAMBIÉN

Tras el parto, la atención psicológica se centra en la madre, pues todo el mundo conoce que los cambios hormonales que ocurren en ese momento pueden llevarle a sufrir una depresión. Pocos saben, sin embargo, que hasta un 10% de los nuevos padres sufren el conocido “baby blues”.

Algunos hombres "justifican" su tristeza a la falta de sueño, el estrés o las preocupaciones que puede suponer para ellos el hecho de tener un hijo en casa. Y ni se les ocurre pensar que, en realidad... ¡ellos también pueden estar viviendo un vaivén hormonal que afecta a su ánimo!

Tras el parto, el padre también puede sufrir cambios hormonales

En concreto, según una reciente investigación americana de la Universidad del Sur de California (EE. UU.), algunos de ellos experimentan una disminución de la hormona testosterona. Enseguida te explicamos por qué ocurre algo tan curioso:

Al parecer, la naturaleza facilita que eso ocurra para proteger a la madre y a los hijos.

“En el reino animal, los padres con testosterona baja pasan más tiempo con sus cachorros y muestran menos agresividad hacia ellos. Por ello, tiene sentido que los padres humanos muestren cambios en la testosterona a medida que se adaptan a la paternidad”, explica Darby Saxbe, la autora del estudio, para Saber Vivir.

La testosterona baja para proteger a la familia

Resulta que, según la investigación, este "truco de la naturaleza" parece funcionar: las madres emparejadas con hombres con bajo nivel de testosterona aseguraban que su relación era más satisfactoria. ¡Esas madres eran más felices!

¿Por qué entonces a veces el padre se siente más triste? Como en todo, en el equilibrio parece estar la clave. Cuando la bajada de testosterona es demasiado brusca, el ánimo del padre puede resentirse y las probabilidades de depresión post parto en él se disparan.