sal. Usar demasiada sal

1 / 5 Usar demasiada sal

Aunque existen pocos estudios acerca de la asociación entre la ingesta de sal (clorurodesodio) y la salud ósea, se considera que un consumo elevado de este condimento es un factor de riesgo para la osteoporosis porque produce un incremento en la pérdida de calcio a través de la orina.

te. Beber combinaciones que te debilitan

2 / 5 Beber combinaciones que te debilitan

El té, el cacao, las espinacas, las fresas, la remolacha... no dejan que absorbas bien el calcio. Mejor no los tomes junto a alimentos ricos en él.

El salvado de los cereales, en exceso, tiene el mismo efecto y, por lo tanto, no es conveniente mezclarlos con yogur o leche.

fosforo. Comer con exceso de fósforo

3 / 5 Comer con exceso de fósforo

Conviene tomar cantidades iguales de calcio y fósforo porque si nuestros huesos reciben más de este último se debilitan. Ojo porque si tomas mucha comida preparada rica en aditivos, muchos quesos curados o muchos refrescos, puedes tener ya un exceso.

ojo alcohol. Abusar del tabaco y el alcohol

4 / 5 Abusar del tabaco y el alcohol

El cigarrillo favorece la disminución de la masa ósea, aumentando el riesgo de fractura. Y eso ocurre especialmente tras la menopausia. Beber demasiado alcohol, por su parte, daña las células formadoras de hueso y las hormonas que regulan el metabolismo del calcio.

medicamentos. Tomar medicamentos... sin control

5 / 5 Tomar medicamentos... sin control

Algunos fármacos aumentan signicativamente el riesgo de fractura, bien porque actúan negativamente en el hueso, bien porque provocan una mayor tendencia a las caídas. Entre los que más deterioran la salud ósea destacan los corticoides, tanto si se usan por vía oral (ingeridos) como nasal (inhalados).

¿Por qué debemos cuidar nuestros huesos?

Cada tres segundos alguien sufre una fractura ósea por osteoporosis. La (mala) alimentación y los hábitos pueden estar tras ello.

El hueso es como un grifo que siempre gotea algo y que, a partir de cierta edad, pierde más "agua", más calcio. Pero según lo que se coma y lo que se haga se puede hacer más lenta o rápida esa pérdida.

Pequeños saltos o taconeos ayudan a fijar el calcio

Además de evitar abusar de todo lo que te hemos mencionado anteriormente, puedes incorporar algunos ejercicios a tu rutina diaria. Por ejemplo, saltar la comba.

Bastan 5 minutos al día para que tus huesos no se debiliten. Tan grata noticia nos llega de la Universidad de Loughbrough (Reino Unido).

Esos pequeños saltos (que puedes hacer con o sin cuerda) ayudan a fijar el calcio, y lo logran de manera especial en los huesos de la cadera, una de las principales fracturas en mujeres mayores.