abusar auriculares

Actualizado el

Con reproductores de música, radio, móviles... Cada vez más personas utilizan habitualmente auriculares no solo por la calle sino también en sus lugares de trabajo. E incluso a menudo se usan también en casa para ver series, películas o vídeos de YouTube en la tablet sin molestar al resto de la familia.

Sabemos que poner el volumen muy alto es perjudicial. Pero o no hacemos caso, o no somos realmente conscientes de hasta qué punto puede dañar nuestros oídos y causar otros problemas de salud.

Según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), la mitad de los jóvenes españoles de entre 12 y 35 años se expone de manera continua a niveles de ruido excesivos y dañinos.

Y la cifra podría ser aún mayor si consideramos que muchos niños empiezan a utilizar los auriculares antes y que gran parte de los adultos mayores de esta edad también los suelen usar.

Si es tu caso, deberías tener en cuenta las siguientes precauciones.

Ajusta el límite del volumen

¿Tu reproductor de música o móvil tiene limitador de volumen? Seguramente sí, pero quizá ni siquiera lo hayas buscado en el apartado Ajustes de tu dispositivo.

"La legislación de la Unión Europea establece que todos los reproductores personales de música que se venden en la UE, incluidos los teléfonos móviles que reproducen música, deben tener un límite estándar de salida de sonido de 85 dB (decibelios) automático con el encendido", explica a Saber Vivir la doctora M.ª José Lavilla, presidenta de la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC.

El sonido automático al encender el aparato no debe superar los 85 dB

El usuario puede incrementar estos niveles hasta un máximo de 100 dB, "pero en este caso, debe aparecer un aviso sobre los riesgos de su uso por encima de los niveles de seguridad cada 20 horas.

Es decir, que el aparato nos avisa de que estamos en rango peligroso, pero al final somos nosotros los que voluntariamente decidimos si nos cuidamos o asumimos el riesgo", advierte la especialista.

De ahí la importancia de comprar siempre dispositivos que cumplan la legislación europea y de seleccionar en los Ajustes el límite de volumen de la UE, opción que ofrecen muchos de los aparatos.

¿A cuánto equivale 85 dB?

Quizá la cifra de 85 dB no te diga nada. Pero si la comparas con los niveles de otros ruidos muy habituales, seguro que te darás cuenta de lo que supone para tus oídos escuchar la música alta, sobre todo si subes el limitador a 100 dB.

Echa un vistazo a esta lista:

  • Avión despegando: 140 dB.
  • Martillo neumático: 130 dB.
  • Concierto de rock: 120 dB.
  • Discoteca, petardos y pirotecnia: 110 dB.
  • Motocicleta y claxon de coche: 90 dB.
  • Tráfico rodado en la ciudad: 80-85 dB.
  • Aspiradora: 65 dB.
  • Conversación normal: 50-60 dB.
  • Olas suaves del mar: 30 dB.
  • Trino de los pájaros: 10 dB.

Es decir, que escuchar música a 85 dB es como estar durante el mismo rato expuesto al ruido constante del tráfico. Y aumentar voluntariamente ese límite a los 100 dB superaría el ruido de un claxon y se aproximaría al de los petardos.

Reduce el tiempo que usas los auriculares

Pero el volumen no es el único factor que debemos tener en cuenta a la hora de proteger nuestros oídos. "Para evitar una lesión auditiva, además de limitar la intensidad, hay que limitar el tiempo de exposición.

A partir de un nivel de 80 dB, por cada 3 dB que aumentemos el sonido hay que reducir el tiempo de exposición a la mitad", nos cuenta la doctora Lavilla.

Con el límite de volumen de la UE no es aconsejable más de 2 horas diarias

Es decir, que si eres de los que van con los cascos puestos a todas partes, o los usas incluso en el trabajo, deberías tener en cuenta los siguientes límites de tiempo para no poner en riesgo tu salud auditiva:

  • A 80 dB, máximo 8 horas al día (o contando 5 días, 40 horas a la semana).
  • A 83 dB, 4 horas al día.
  • A 86 dB, 2 horas al día.
  • A 89 dB, no más de 1 hora al día.

Si te expones a fuentes de mucho ruido usa protectores auditivos

Y si vas a cambiar los ajustes de tu aparato por encima de estos límites, ten en cuenta que los riesgos para tus oídos se disparan y el tiempo máximo de exposición recomendado ya no se cuenta en horas sino en minutos:

  • A 95 dB, máximo 15 minutos al día.
  • A 104 dB, no más de 2 minutos al día.

La fórmula 60-60, más sencilla

Otra manera de hacer un uso responsable de los reproductores de música para prevenir la aparición precoz de pérdida auditiva es aplicando la regla 60-60. Consiste en no utilizar estos aparatos más de 60 minutos al día y no superar el 60% del volumen que permiten.

Aléjate de fuentes de ruido como los altavoces de un concierto

"Nuestros oídos son para toda la vida y hay que cuidarlos", advierte la doctora Lavilla. Y para eso es esencial seguir lo que los especialistas llaman "la dieta contra el ruido", que además de limitar volumen y tiempo incluye evitar los ambientes ruidosos y los ruidos impulsivos (de corta duración pero muy intensos, tipo impactos o explosiones), alejarnos de las fuentes de ruido (por ejemplo, los altavoces en un concierto o discoteca) y usar protectores auditivos si no se puede evitar la exposición al ruido intenso o durante un periodo prolongado.

Utiliza preferiblemente los de tipo casco

Pero además de seguir todas estas precauciones, también es importante el tipo de auriculares que utilices. Y modas al margen, los de tipo casco son más recomendables.

Con los auriculares que se insertan el sonido llega más directo e intenso

La doctora Lavilla nos explica que "los cascos son menos dañinos que los que se insertan en el interior del oído (auriculares de inserción). La razón es que la intensidad del sonido con el insertor no se dispersa (como sí sucede con los cascos), se concentra en el canal del oído (canal auditivo externo) y además está más próximo al oído interno, la cóclea".

Pérdida auditiva precoz y otros riesgos

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) alerta de que la exposición continua de los jóvenes a niveles de ruidos excesivos, tanto por escuchar música con auriculares como por asistir a conciertos o locales de ocio con música muy alta, está provocando que se esté adelantando unos 20 años la aparición de pérdida auditiva asociada a la edad.

O sea que personas de 40 años están sufriendo trastornos auditivos que hasta ahora eran típicos de personas mayores de 60 años.

Pero además de la pérdida de audición, puede provocar estos otros problemas:

  • Acúfenos o tinnitus, oír zumbidos o pitidos sin que haya un origen aparente o una fuente externa que los provoque.
  • Hiperacusia o algiacusia, mayor sensibilidad a los sonidos ambientales, que pueden llegar a ser molestos, dolorosos o insoportables.
  • Fatiga auditiva, disminución temporal de la audición.
  • Cefaleas, vértigos, insomnio, irritabilidad y disminución de la atención o la memoria.