caldo. Gelatina y caldo de pollo

1 / 6 Gelatina y caldo de pollo

Son ricos en proteínas, por lo que aportan todos los aminoácidos esenciales necesarios para la formación y reparación de todos los tejidos, incluidos los huesos, cartílagos y tendones. Al tomar caldo de pollo obtienes todos los minerales que se han disuelto en él. Pero no abuses de las proteínas porque podrían tener el efecto contrario y descalcificar el hueso.

azufre. Vitamina D

2 / 6 Vitamina D

Recuerda tomar el sol 15 min al día y comer a diario sardinas, caballa, boquerón, huevo, champiñón..

ciruela. Vitamina K

3 / 6 Vitamina K

Ayuda a producir osteocalcina, la segunda proteína más abundante del hueso. Está en verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, brócoli)  o frutas secas como las ciruelas, entre otros y se sabe que una dieta rica en vegetales protege el hueso. La asimilas mejor con un chorrito de aceite de oliva virgen.

fruta. Todo tipo de frutas y hortalizas frescas

4 / 6 Todo tipo de frutas y hortalizas frescas

Por su vitamina C, son imprescindibles para mantener la firmeza, elasticidad y flexibilidad de las articulaciones.

col. Alimentos ricos en azufre

5 / 6 Alimentos ricos en azufre

Carnes, pescados, huevos y lácteos (siempre desnatados y mejor aún si son fermentados, como yogur o kéfir). También lo encuentras en vegetales como ajo, cebolla, puerro y crucíferas (brócoli, coliflor, col, etc.).

vitaminaC. Vitaminas C y B12

6 / 6 Vitaminas C y B12

El déficit de la vitamina C se relaciona con problemas osteoarticulares y un hueso femoral más débil; la vitamina B12 – que se encuentra en carnes magras, pescados y huevos– activa los mecanismos que fortalecen tus huesos.

Actualizado el

¿De verdad podemos frenar la osteoporosis?

Quizás porque siempre se nos ha dicho que muchísimas mujeres sufren osteoporosis no acabamos de reconocer que es una enfermedad y lo asumimos como algo propio de la edad. Pero si es una dolencia... ¿es posible evitarla? Pues sí, así es.

En primer lugar hay que tener en cuenta que es una dolencia multifactorial y eso significa que influyen diferentes factores. Dos de los más importantes son los alimentos, que ayudan a tus huesos a no debilitarse, y el ejercicio, que logra "rellenarlos".

No por tomar más leche darás fortaleza a tus huesos

Por eso, necesitamos darle aún más importancia a lo que comemos, a esos alimentos y nutrientes capaces de crear las sinergias necesarias para frenar la pérdida de hueso. Nuestra mejor recomendación es que comas lo más natural posible y evites preparaciones con aditivos o "muy artificiales".