medusas

Actualizado el

Las picaduras de medusas son la principal causa de atención médica en las playas españolas. Representan más del 60% del total de las incidencias que se producen en nuestras costas.

Por eso, es fundamental saber qué tenemos que hacer en caso de que nos piquen. E igual o más importante, qué es lo que no debemos hacer. Y es que algunos de los remedios que circulan pueden empeorar el dolor y las molestias que provocan estas picaduras.

¿por qué es noticia el vinagre?

Recientemente se ha publicado en varios medios un estudio científico que recomienda aplicar vinagre en las picaduras de medusas como medida de primeros auxilios. La información parte de un trabajo de la investigadora Angel Yanagihara, de la Universidad de Hawái-Manoa (EE. UU.).

Relacionado con este artículo

Sin embargo, no debes hacerlo. Expertos del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) han alertado de que este remedio puede resultar contraproducente para "nuestras" picaduras, ya que las especies de medusas que existen en las costas españolas son diferentes.

La investigación de Yanagihara se llevó a cabo con dos especies de medusas más agresivas que las que hay en nuestras playas: la cubomedusa Alatina alata, que habita en las costas de Hawái, y la Chironex fleckeri, de Australia y la más peligrosa del mundo.

Las medusas con las que se hizo el estudio son más dañinas que las que hay en España

Es cierto que el estudio confirmó que, en estos casos concretos, resultaba beneficioso aplicar vinagre en la picadura como primeros auxilios. Sin embargo, en España no existe ninguna de estas especies de medusas. Las que aquí suelen causar más picaduras son de la especie Pelagia noctiluca, que no pertenece al mismo grupo de las medusas de mares tropicales.

¿Qué te puede pasar?

Aplicar vinagre en las picaduras de "nuestras" medusas, lejos de aliviar los síntomas, puede agravarlos. "Hemos visto que el vinagre activa las células urticantes, haciendo que estas liberen el veneno", nos explica Verónica Fuentes, investigadora del Departamento de Biología Marina y Oceanografía del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC.

Las células urticantes quedan adheridas a la piel de la persona en el momento de la picadura. Dependiendo de la especie de medusa, así como del tipo de piel y de la sensibilidad de la persona, se produce una lesión en la piel que puede causar dolor, ardor, inflamación, enrojecimiento... Las molestias "pueden durar desde horas hasta días o semanas", avisa la especialista en medusas.

Los síntomas pueden variar según el tipo de piel y la sensibilidad de cada persona

Por eso, a la hora de decidir qué sustancia aplicar "se ha de tener en cuenta que el compuesto que se use no active esas células urticantes, como es el caso del agua de mar", añade Fuentes.

Otros errores que debes evitar

Aunque la confusión por el uso del vinagre ha partido de una investigación seria pero no aplicable al tipo de medusas que hay en España, otros muchos remedios que circulan por ahí ni siquiera están avalados por la ciencia y pueden ser muy perjudiciales. Estas son algunas de las cosas que no debes hacer:

  • Frotar o raspar la zona afectada.
  • Limpiar la picadura con arena.
  • Lavarla bajo la ducha o con agua dulce.
  • Aplicar cualquier sustancia corrosiva.
  • Echarle orina (aunque no te lo parezca es uno de los bulos más extendidos).

Todas estas acciones pueden no solo extender el veneno e incrementar la intensidad de los síntomas, sino también producir heridas en la piel y aumentar el riesgo de infección.

QUÉ HAY QUE HACER SI TE PICA UNA MEDUSA

La investigadora Verónica Fuentes recuerda que el mejor remedio de primeros auxilios ante una picadura de medusa es aplicar al momento agua de mar, "el compuesto más efectivo, inocuo y económico". Además, debes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Acudir al puesto de socorro, donde saben qué compuestos utilizar para inactivar las células urticantes que haya en la piel. Además, pueden indicar algún tratamiento para mitigar el dolor en caso de que este sea intenso.
  • Si no hay un puesto cercano, y han quedado restos de tentáculo adheridos a la piel, debes usar siempre guantes y pinzas para retirarlos, jamás hacerlo directamente con los dedos.
  • No volver a bañarte tras sufrir una picadura.
  • Dejar la zona descubierta, para que esté expuesta al aire.
  • Para bajar la inflamación que suele producirse en la zona de la picadura, puedes aplicar durante 5-10 minutos una bolsa de hielo, pero bien envuelta, nunca directamente sobre la piel.
  • Vigilar la evolución de la lesión y extremar las precauciones para evitar una infección.

Si en las siguientes horas o días las molestias no han mejorado o sientes temblores, náuseas, mareos o dolor intenso, es necesario que acudas a un centro médico.

¿cada vez hay más medusas?

El verano pasado se detectó una mayor presencia de medusas en la costa mediterránea. Sin embargo, esto no significa que haya más que en años anteriores. "Aún no contamos con datos suficientes para afirmar que haya proliferaciones anormales de medusas", explica Verónica Fuentes.

Según la experta, lo que pasó fue que "hubo una llegada intensa de la especie Pelagia noctiluca a las costas". ¿El motivo? "Bajo ciertas circunstancias ambientales, como vientos, corrientes y frentes marinos, esta especie de mar abierto se acerca a las zonas costeras".

Cada año cambian las condiciones del mar y no se puede prever si esta año habrá muchas

Fuentes, que coordina el proyecto europeo MedJelly sobre estos animales, reconoce que "de momento, no tenemos herramientas para predecir qué puede pasar este verano. No tenemos por qué pensar que llegarán muchas medusas otra vez. Seguramente, las condiciones del año pasado fueron diferentes a las de este año".

PREVENIR LAS PICADURAS

Lo que sí puedes hacer es informarte de la presencia o no de medusas en la playa a la que tengas pensado acudir a través de la aplicación iMedJelly, con datos actualizados y disponible tanto para iPhone como Android.

Y ya sabes, el mejor remedio es la prevención: no te bañes si ves medusas, evita las zonas donde rompen las olas, ya que es donde se acumulan más restos de estos animales, y no las toques aunque estén muertas, porque mantienen el efecto urticante.

Piensa que, de un total de 176.000 atenciones sanitarias practicadas en las playas españolas, más de 116.000 se debieron a picaduras de medusas, según un trabajo realizado por el Instituto de Ciencias del Mar en el año 2012 entre 760 estaciones de socorristas.