cola caballo. Cola de Caballo (Equisetum arvense)

1 / 5 Cola de Caballo (Equisetum arvense)

Tiene una alta concentración mineral de todo tipo, pero es especialmente rica en silicio, muy importante para la salud de todos los tejidos elásticos del organismo, entre ellos las uñas.

Si la bebes en decocción (la cantidad equivalente a una cuchara sopera por vaso de agua, tomado 1 o 2 vasos al día) funciona; pero hay otra manera de usarla: sumergiendo las uñas durante 10 minutos en la decocción elaborada. Basta hacerlo una vez al día para notar cómo –si no hay una dolencia importante que justifique un mayor deterioro– las uñas van fortaleciéndose.

 

moringa. Moringa (Moringa oleifera)

2 / 5 Moringa (Moringa oleifera)

Conocida como el Árbol de la vida, sorprende la concentración de nutrientes de sus hojas, con el 25% de proteínas, vitaminas A, del grupo B, C y E así como una larga lista de minerales que necesitan diariamente tus uñas.

Tienen virtudes antioxidantes (¡hasta 46 antioxidantes distintos), vitalizantes, y reparadoras de los tejidos corporales. Puedes consumir sus hojas frescas o secas en polvo (la dosis corresponde a una cucharadita de las de café) aunque es posible que un especialista te recomiende tomarlo en comprimidos. En ese caso, lo habitual es tomar 3 cápsulas diarias.

romero. Romero (Rosmarinus officinalis)

3 / 5 Romero (Rosmarinus officinalis)

También en este caso los baños de la decocción de esta planta refuerzan las uñas quebradizas. Se utiliza una cuchara sopera de la planta por vaso de agua. No olvides añadir un poco de zumo de limón porque potencia sus beneficios.

La duración de los baños puede ser también de 14 días, como con la ortiga (por la mañana y por la noche). Mantén las manos sumergidas durante 10 minutos añadiendo 10 gotas de zumo de limón. Además de fortalecer tus uñas, sus compuestos antisépticos ayudarán a mantenerlas sanas y libres de infecciones.

ortiga. Ortiga (Urtica dioica)

4 / 5 Ortiga (Urtica dioica)

Al igual que otras que ya hemos mencionado, es rica en vitaminas del grupo B pero también en hierro y en otros minerales, lo que la convierte en una estupenda elección si te has propuesto fortalecer tus uñas.

Puedes utilizarla externamente, forma de baño, sumergiendo tus manos. Prepara una decocción usando una cuchara sopera por cada vaso que añadas. Luego, vierte unas 10 gotas de zumo de limón. Si lo haces durante 14-15 días y dos veces al día (diez minutos en cada ocasión) el aspecto de tus uñas puede mejorar de manera considerable.

Si es posible, cómprala de cultivo ecológico porque la ortiga silvestre suele crecer en áreas demasiados húmedas donde también proliferan muchos microorganismos, algunos de ellos dañinos.

alfalfa. Alfalfa (Medicago sativa)

5 / 5 Alfalfa (Medicago sativa)

Es una de las plantas más nutritivas que nos ofrece la naturaleza: aporta aminoácidos esenciales, vitaminas del complejo B y C, minerales como el calcio o el hierro…  No en vano, su nombre en árabe se traduce como “la madre de todos los alimentos”.

Ese gran arsenal de nutrientes la convierte en una hierba muy interesante para reforzar uñas y cabellos. Se puede consumir en forma de germinados que añadas a tus ensaladas habituales pero también la encuentras en extractos, secos o líquidos.

Actualizado el

Si tus uñas se rompen con facilidad es fundamental que varíes aún más la dieta, porque quizá te falte un nutriente especialmente importante para esas estructuras. Pero si necesitas otra ayuda, echa mano de las plantas y los suplementos.

Hidrátalas con aceite de ricino nutritivo

En ocasiones las uñas se abren porque están muy secas. Lo notarás porque en su superficie aparecen unas líneas blanquecinas. Con el aceite de ricino lo que se consigue es hidratarlas en profundidad, con lo que están más elásticas y es difícil que se rompan. Vierte 3 cucharadas en un bol y sumerge las uñas 5 minutos cada día.