color

Actualizado el

Asociamos los colores vivos a la alegría y los oscuros a la tristeza y, curiosamente, un estudio demostró que niños de solo 3 años ya son capaces de hacer esta distinción.

Nuestra relación emocional con los colores es tan fuerte que nos influye a la hora de elegirlos, según una investigación americana. Por eso es muy probable que al decidir ponerte una prenda de un determinado color, tus emociones te estén guiando más de lo que crees.

Lo que te pones en días "cruciales"

Una profesora de la Univ. de Hertfordshire (R. Unido) descubrió al estudiar a un grupo de estudiantes que los que llevaban una bata blanca durante un examen se mostraban más seguros y obtenían mejores puntuaciones en agilidad mental.La investigadora concluyó que la ropa que vestimos influye directamente en la percepción que tenemos de nosotros mismos.

  • Si quieres mostrar más seguridad. Cómo nos sentimos hace que nos veamos más o menos favorecidos ante el espejo. Pero esta curiosa relación también se da en sentido contrario: cuando la imagen que te devuelve el espejo es alegre y llena de color, puede aumentar tu autoestima.
  • Quizá te convenga contradecirte. ¿A quién no le ha pasado que ante un día gris ha elegido los colores más oscuros del armario?

Relacionado con este artículo

  • Si detectas que no estás precisamente animada, cambia de estrategia. Porque frente a la tristeza con más motivo es necesario que saques el color del armario y te vistas de tonos alegres que favorezcan un estado de ánimo positivo. También puedes cambiar de color de pintalabios por un día: uno de un rojo intenso te dará seguridad y te verás mejor frente al espejo.

El poder del color en tu imagen

¿Te has preguntado alguna vez cómo te ven los demás? Los colores que eliges para vestirte influyen, y mucho, en la imagen que proyectas.

  • Ayudan a formar tu "marca" personal. Nos guste o no, el 55% de lo que comunicamos viene determinado por nuestro lenguaje corporal, y la indumentaria tiene su peso.
  • Pregúntate qué quieres transmitir y busca prendas y colores que faciliten que "tu mensaje" llegue a los demás.Por ejemplo, el azul marino es ideal para el trabajo porque transmite seriedad y, también, cierta autoridad. El granate connota elegancia, y puede ser muy adecuado para un compromiso social.

Si eliges los colores adecuados puedes influir en tu estadode ánimo, y eso revertirá en ti y en tus relaciones con los demás

  • Contribuyen a que ganes aplomo. ¿Te cuesta verte con un vestido rojo o una blusa amarilla? Atrévete a romper con lo establecido aunque sean colores poco habituales en tu entorno. Si te sientes a gusto con ellos, úsalos con regularidad. Llevar los tonos que te favorecen te ayudará a ganar, y transmitir, confianza.

Vístete según lo que necesites

El Institute for Color Research demostró que los colores afectan al estado de ánimo y mucho más…

  • Para activarte. El rojo estimula el sistema nervioso: producimos adrenalina y sube la presión sanguínea.
  • Si quieres relajarte. El azul potencia el sistema parasimpático, eso ralentiza el pulso y la respiración.

La cromoterapia ha estudiado el efecto de los colores sobre nuestro organismo

  • Cuando estés triste. El naranja sube el ánimo, combate el cansancio mental y la depresión.
  • Contra el estrés. El verde influye sobre el sistema nervioso: tranquiliza y reduce la agresividad.

Usa la ropa a tu favor

Trata de elegir en función de cómo quieres que te vean, no de cómote sientas:

  • Encuentra tu estilo. La ropa es tu "envoltorio" personal junto con tus gestos, tu actitud...
  • Olvídate del qué dirán. Pensar en la imagen que proyectas no implica que tengas que seguir los gustos de los demás.

¿Qué tono escoges los lunes?

Elegimos ropa oscura. Investigadores de la Univ. de California (EE. UU.) demostraron que cuando nos sentimos tristes o disgustados preferimos los colores oscuros.

¿Te pasa a ti? Dicen que los lunes, en las oficinas y otros lugares de trabajo, este es el color que predomina.