que nos dice la lengua

La lengua (y la boca en general) es la entrada a nuestro sistema digestivo. Debemos aprender a tenerla siempre limpia y a conocerla, pues cualquier alteración puede darnos una información muy importante, desde problemas relativamente sencillos, como falta de alguna vitamina, hasta un primer aviso de cáncer, que nos ayudará a detectarlo a tiempo.

Relacionado con este artículo

Para el doctor Manuel Gómez, estomatólogo y profesor de Medicina y Odontología de la Universidad del País Vasco, “es fundamental que todo el mundo se explore la lengua y que mantengan la vigilancia. Ante cualquier señal que dure más de dos o tres semanas, hay que acudir al médico”.

HAY QUE VIGILAR Y LIMPIAR LA LENGUA

La lengua es la gran olvidada de la boca. Nos preocupamos mucho más de los dientes, cuando las bacterias que se acumulan en la lengua son igualmente nocivas. “Si no las controlamos pueden acabar provocando una infección de las encías e incluso, si no se trata, mayores complicaciones”, añade el doctor Gómez.

Esta limpieza tiene que hacerse con un cepillo diferente del que se utiliza para los dientes. Hay uno específico, conocido comunmente como rastrillo lingual, que permite una limpieza adecuada a las características de la lengua, que no son las mismas que las del esmalte de los dientes.

Hay un cepillo específico para la lengua, distinto al de los dientes

Respecto a la frecuencia, lo ideal sería hacerlo después de cada comida. Pero, como mínimo, hay que limpiarla antes de acostarse. Cuando dormimos, sobre todo si respiramos por la boca, se seca y facilita mucho más que las bacterias actúen.

El momento de la limpieza es el que hay que aprovechar para comprobar que la lengua tiene el color y las características de siempre. “Hay muchas patologías que no provocan dolor en la boca, por lo que sólo con una inspección visual podremos darnos cuentas de ellas”, añade el doctor Gómez.

PRINCIPALES SEÑALES DE ALERTA

Ante todo, evitemos anticiparnos negativamente. Lo más normal es que si la boca está sucia se deba a un efecto del reflujo gástrico o a que nos ha podido sentar mal algo que comimos el día antes. También la aparición de alguna llaga puede tener el mismo motivo.

La norma es que ante cualquier cambio de color hay que prestar atención y cuando el problema persiste durante un par de semanas acudir al especialista.

  • Un tono pálido o blanquecino. Puede ser señal de que la persona está anémica y falta de nutrientes.
  • Especialmente lisa y enrojecida. Otra señal de que la persona no está bien alimentada. Indica que faltan vitaminas.
  • Manchas irregulares blancas o rojas, parecidas a un mapa. De ahí que se conozca como lengua geográfica. Es una inflamación benigna que suele desaparecer al poco tiempo y sin una causa clara. No se suele tratar o en todo caso se recomiendan enjuagues bucales con esteroides o un gel antihistamínico si provoca molestias.

La "lengua geográfica" es una inflamación benigna

  • Manchas blancas y que aparecen también en los labios. Es la llamada candidiasis oral. Se trata de una infección por hongos. En muchos casos es una señal de que nuestras defensas están debilitadas.
  • Manchas vellosas y blancas en los lados de la lengua. Es otra señal de que el sistema inmunológico está débil. Pero también es uno de los primeros síntomas de que la persona está infectada por el VIH, el virus del sida. En todo caso se ha de consultar con el especialista lo antes posible.
  • Sensación de dolor en la lengua y el paladar. Puede ser el llamado síndrome de la boca ardiente. Se trata de un trastorno de los nervios de la lengua, que provoca en el paciente esta sensación de calor excesivo. Se trata con ansiolíticos y antiepilépticos.

CONTROLAR LA BOCA DE LOS NIÑOS

Igual que a aprender a mirar nuestra boca, hay que vigilar la de los pequeños y enseñarles a limpiar la lengua cada noche.

  • Un color rojizo en la lengua acompañada de fiebre serán señales de alarma. Puede ser por ejemplo escarlatina. El médico confirmará si se trata de esta enfermedad, que se trata con antibióticos. Afecta también a adultos.
  • Una lengua hinchada como una fresa. Es lo que se conoce como enfermedad de Kawasaki. Se da entre niños menores de cinco años, pero no es muy corriente. Suele dar también fiebre e hinchazón de pies y manos.
  • Liquen plano oral. Se trata de la aparición de líneas blancas a modo de erupción. El mejor tratamiento es una buena higiene.

NO ESPERes A VER SI SE PASA

“La lengua es el espejo de nuestro cuerpo –recalca el doctor Gómez–. No hay que dejar pasar nada. Un bulto en la boca puede ser un cáncer. Me he encontrado pacientes que han acudido a la consulta cuando hacía ya seis meses o incluso un año que tenían síntomas. Para un buen pronóstico, no se puede esperar.

Las personas que fuman tienen un 70% más de riesgo de padecer cáncer de boca

Hay que hacerse además revisiones periódicas de la boca, al menos una vez al año, sobre todo si se está en el grupo de mayor riesgo. El alcohol y el tabaco están relacionados con cerca del 70% de las personas que padecen cáncer de boca. También las personas que tienen la lengua permanentemente irritada, por dientes ásperos o dentaduras postizas tienen más riesgo.