cigarrillo electronico

Actualizado el

“Los cigarrillos electrónicos, el narguile o el IQOS no son inocuos, asegura tajante el doctor Carlos Jiménez, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica.

Es cierto que pueden ser considerados menos nocivos que el tabaco convencional, pues no requieren combustión y contiene sustancias más seguras que las del tabaco, pero que, sin embargo, también podrían ser tóxicas.

CUÁL ES EL SISTEMA MENOS TÓXICO

No se puede hablar de que sea recomendable, puesto que ningún sistema lo es. “Todos son tóxicos en mayor o menor medida”, recalca el neumólogo. Pero el cigarrillo electrónico es el menos perjudicial de los tres.

"Todos los sistemas son tóxicos en mayor o menos medida", aclara el neumólogo

Que no es inocuo se puede observar con una simple prueba. Deja caer una bocanada de vapor del cigarrillo electrónico sobre una superficie lisa y mira después de que se deshaga los restos que deja en la superficie.

Eso se queda también en nuestros pulmones y conductos respiratorios.

QUÉ CONTIENE UN CIGARRO ELECTRÓNICO

No hay una legislación exacta sobre qué ha de tener. Entre estas sustancias, además de agua, están productos químicos como propenglicol y glicerol vegetal, además de nicotina.

  • El propenglicol se ha utilizado en medicamentos y productos de cosmética. Evita la sequedad de las mucosas. Las dudas recaen en que no se sabe si qué reacción provoca cuando se suministra a altas temperaturas. El vapor del cigarro se pone a 60 grados.

Relacionado con este artículo

  • El agua sin más no vaporiza a esas temperaturas. Por eso se usa glicerol. El glicerol es la sustancia que ponen en las discotecas y conciertos para crear humo artificial. No se han constatado todavía problemas por su uso continuo.
  • La nicotina es el único producto en el que se especifican las cantidades, puesto que a mayor dosis más caro es.

POR QUÉ SE CONSIDERA TÓXICO

Sin embargo, entre estas sustancias que contienen, el neumólogo Jiménez señala otras más:

  • La glicerina, “que al ser inhalada puede ser causante de neumonías".
  • Los carbonillos, sustancia que se producen cuando se calienta, y “que en las dosis en la que se encuentran en el vapor de estos cigarrillos pueden producir cáncer aclara el neumólogo.

Contiene productos químicos además de nicotina

  • Cromo, níquel y de plomo, que son metales pesados y que en las dosis en que se encuentran en el cigarrillo también son capaces de producir cáncer.

NUEVOS ESTUDIOS SOBRE EL CIGARRILLO ELECTRÓNICO

Según un estudio de la Universidad Charles R. Drew, en California, los cigarrillos electrónicos, se ha comprobado con ratones que pueden favorecer la grasa extra en el hígado, perjudicial para la salud.

  • La realidad es que se desconocen los efectos a largo plazo de los cigarrillos electrónicos pero pueden afectar en enfermedades hepáticas, la diabetes, las enfermedades cardiacas o los accidentes cerebrovasculares.

CÓMO SE DEFIENDEN LOS FABRICANTES

Es cierto que las empresas que los comercializan también han presentado estudios que reflejan que los cigarrillos son inocuos. Sin embargo, estos estudios son de parte y por tanto no fiables del todo.

Han encargado estudios para demostrar que no son "malos"

Además el doctor Jiménez es firme: “Dado que se ha extendido de manera indiscriminada el uso de estos cigarrillos, hasta la Organización Mundial de la Salud advierte que no son inocuos”.

TAMPOCO SIRVEN PARA DEJAR DE FUMAR

La comunidad médica también ha puesto en duda que ayude a dejar de fumar. “Muchos fumadores que utilizan el cigarrillo electrónico o vapeador para dejar de fumar, acaban utilizando los dos. Hasta un 30% de los que lo utilizan para dejar de fumar se acaban convirtiendo en fumadores duales”, dice el doctor.

Quién usa el cigarrillo electrónico para dejar el normal acaba fumando las dos cosas

“Ahora hay tres medicaciones que han demostrado ser eficaces y seguras para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. La terapia sustitutiva con nicotina, la vareniclina y el bupropión”, recuerda el doctor.

  • Un profesional sanitario, ya sea un médico o un farmacéutico es quien debe prescribir el tratamiento más adecuado para cada persona. Con apoyo psicológico y el tratamiento se puede conseguir dejar el tabaco.

Y PUEDE TENER EL EFECTO CONTRARIO

Según la Encuesta sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundaria en España del 2017, el consumo del tabaco no baja entre los jóvenes.

Además, la opción del cigarrillo electrónico se confirma como una puerta en apariencia inocua de entrada: el 20,1% de los estudiantes de 14 a 18 años ya ha probado el cigarrillo electrónico, con o sin nicotina.

Relacionado con este artículo

Otro estudio norteamericano, este de la Universidad de Michigan, también da motivos para estar atentos cuando los jóvenes adquieren el hábito de fumar cigarrillos electrónicos.

El estudio concluye que los estudiantes de instituto que fuman vapor tienen hasta cuatro veces más probabilidades de que luego acaben siendo fumadores de tabaco al año siguiente.

Los estudiantes que fuman vapor es más probable que acaben fumando

El motivo sería que el hábito de fumar el vapor les acostumbra y disminuye la percepción de riesgo del humo del tabaco.

LA CACHIMBA O VAPEADOR ES PEOR

El vapear se ha convertido en una de las costumbres más habituales entre los jóvenes en sus salidas de ocio y numerosos bares los ofrecen.

Los vapeadores, cachimbas o narguiles son pequeños calefactores que provocan vapor de agua que se inspira con unos tubos acabados en cigarrillos. Se le añaden sabores a gusto de los jóvenes. Y también tienen nicotina si lo pide el usuario.

El vapeador es más tóxico que los cigarrillos electrónicos

Este sistema es más perjudicial, según el doctor Jiménez porque hay más mismas sustancias tóxicas. Además, incitan a fumar.

Por contra, no se ha podido establecer que los adolescentes que habían empezado a fumar, dejaran de hacerlo al utilizar los vapeadores.

LOS IQOS TAMPOCO SON SANOS

El último sistema es salir al mercado ha sido los cigarrillos IQOS (siglas en inglés de "I Quit Ordinary Smoking" odejo el tabaco normal). Estos cigarrillos también contienen sustancias tóxicas y es tan adictivo como el tabaco.

Contiene tanta nicotina como el tabaco normal. “La nicotina no es en sí perjudicial, pero es adictiva y por tanto te impide dejarla”, añade el doctor Jiménez.

A diferencia del tabaco, que se quema y provoca mayores productos tóxicos, en los IQOS sólo se calienta el producto que contiene, por lo que se liberan menos sustancias, pero las que hay siguen siendo tóxicas para el organismo.