brote legionela

Actualizado el

La legionelosis es una de las enfermedades más llamativas, porque se presenta normalmente en forma de brotes. Se suelen dar varios casos a la vez y las administraciones están obligadas a hacerlo público, por lo que los medios de comunicación rápidamente se hacen eco.

Relacionado con este artículo

El hecho de que, en algunos casos, sea una enfermedad muy grave e incluso mortal y que se tarda un tiempo en encontrar el origen del foco, acrecienta esta sensación de indefensión y de que la población está a merced de una peligrosa epidemia.

Según la doctora Magdalena Campins, jefa del servicio Epidemiología del Hospital Vall d'Hebron, “el peligro existe, pero hay que relativizarlo”. Vamos a ver por qué.

POR QUÉ SURGE UN BROTE DE LEGIONELA

La culpable es una bacteria llamada legionela (Legionella pneumophila). Vive en los conductos y depósitos de agua y prolifera a una determinada temperatura (de 25 a 45 grados). Por eso los casos se dan sobre todo en verano y en otoño.

En agosto se detectaron dos focos en Chiva (Valencia), y ya en octubre y noviembre, otro en Llinars del Vallés (Barcelona), que todavía no se ha localizado, y que ya ha costado la vida a cuatro personas.

  1. Normalmente la presencia de la bacteria es pequeña (menos de 100 bacterias/litro), sin poder infectivo para las personas.
  2. Por lo tanto, no suponen ningún peligro para la salud. El problema surge cuando se juntan temperaturas cálidas, aguas estancadas, que el sistema esté oxidado o con restos de cal.
  3. Estas condiciones pueden darse en redes de distribución de agua con instalaciones antiguas y mal conservadas o fuera de uso durante mucho tiempo.

CÓMO SE CONTAGIA TANTA GENTE

La manera que tiene de contagiarse es cuando las personas inhalan las gotitas de agua de aspersores, grifos, fuentes, saunas, humidificadores o torres de aire acondicionado industriales. No se contagia de persona a persona. Tampoco se contagia si bebemos agua aunque esté contaminada. La única forma es por los conductos de respiración.

No se contagia si bebemos agua contaminada ni entre personas

  • Uno de los problemas es el retraso en darse cuenta. La enfermedad puede tardar hasta dos semanas en aparecer. En ese tiempo el foco de bacterias puede haber ido contaminando a varias personas.
  • De ahí que en cuanto se detecta un caso se ponga en marcha todo un equipo para intentar localizar el foco.

No es fácil dar con él, y muchas veces son lugares públicos o conductos de edificios muy transitados. Además, incluso después de detectado y limpiado, pueden aparecer nuevos casos durante los siguientes días. Son casos que se habían contagiado previamente.

QUÉ PUEDO HACER SI SE DETECTA EN MI ZONA

Ante todo no dejarse atrapar por el pánico. No está en cualquier parte en el aire. Sólo se puede contagiar si nos aproximamos a una fuente de agua que pueda salpicar. Las autoridades locales ya suelen encargarse de las fundamentales medidas preventivas. Por ejemplo, en Llinars del Vallés se cortó todo el riego y las fuentes públicas hasta localizar el origen de la legionela.

El Departamento de Salud de la Generalitat Valenciana ha dado algunos consejos generales que podemos aplicar en el hogar si hay riesgo:

  • Utiliza preferentemente difusores (alcachofas) de gota gruesa y sustitúyelos si están deteriorados. Límpialos sumergiéndolos en producto antical o vinagre durante unas horas.
  • No utilices filtro pulverizadores en los grifos si ha habido riesgo de legionelosis en tu zona.
  • Calentadores eléctricos de agua: antes de usar agua caliente, debemos asegurarnos que la temperatura del agua en el depósito es superior a 60ºC. Se recomienda que estén conectados de forma continua.
  • Si te vas más de diez de casa, deja correr el agua durante 2 minutos en cada posición y en este orden: primero el agua caliente, luego agua fría. Cierra los grifos y pasados 15 minutos ya se puede utilizar el sistema.
  • Si tienes un jardín privado o comunitario, es preferible el riego con mangueras que con aspersores o el riego por goteo.

Sin embargo, la doctora Campins considera que estos consejos "están más pensados en situaciones de alerta o para locales públicos, donde si se instala la bacteria puede provocar un brote importante", que en una vivienda habitual.

¿ES LÓGICA LA ALARMA QUE se GENERA?

La legionelosis es una enfermedad que cubre todos los espectros. Existe una variante muy suave, que casi no causa síntomas. Y otra más grave, que provoca síntomas similares a una neumonía y que obliga a poner al paciente en observación. En principio se trata con antibióticos y se cura sin mayores secuela.

Los hombres tienen más riesgo y es más peligrosa en mayores de 75 años

  • Los casos que pueden ser más preocupantes son cuando el paciente ya tiene otra enfermedad anterior y su sistema inmune está debilitado, especialmente si es mayor de 75 años. También los fumadores pueden sufrir complicaciones.
  • Si se es mujer, las estadísticas indican que se contagian mucho menos (en un porcentaje de uno a tres). "No es un tema de género -aclara la doctora Campins-. Hasta ahora las mujeres fumaban menos y tenían más defensas en la madurez. Pero lo cierto es que esto está cambiando."
  • Según datos del último año, en toda España hubo 23 brotes de legionelosis. Se produjeron un total de 373 casos y hubo 12 defunciones. Cifras mucho menores que otras enfermedades que causan menos titulares en la prensa.