casa despeja mente

Gracias a la Neuroarquitectura –que busca entender, a través de la neurociencia, cómo el espacio afecta a la mente–, hoy en día se pueden adecuar el interior de edificios y estancias para potenciar más y mejor la expresión de los códigos con los que se aprende y memoriza, así como ayudarnos a mantener el cerebro joven y nuestro estado de ánimo sereno y relajado.

CÓMO EL ESPACIO CALMA TU MENTE

Te presentamos algunas ideas de esta novedosa neurociencia para que, con sencillos trucos aptos para todas las casas, puedas despejar tu mente para conseguir una mayor concentración, serenidad, creatividad, bienestar emocional e incluso mantener más activo tu cerebro.

Un ambiente natural rebaja tus niveles de estrés

Numerosos estudios demuestran que elementos naturales, como plantas o flores, en el interior de las casas disminuyen el estrés y favorecen la concentración, la productividad y el aprendizaje.

La luz natural provoca reacciones químicas en el cerebro

Apertura mental. Una simple ventana ejerce de “escape psicológico” y aporta confort, sobre todo si a través de ella se ve un paisaje natural. Los cuadros o pósters que los recrean producen un efecto similar.

La altura del techo condiciona al cerebro

  • Un techo alto aporta siempre sensación de amplitud y, como consecuencia, favorece la creatividad. Un tejado bajo, por su parte, da sensación de recogimiento y evoca cierta protección, por lo que favorece los trabajos de interiorización y ofrece paz.
  • Si en tu casa dispones de una zona de techos más alta, conviene que instales ahí tu rincón de lectura para aprovechar la ventaja que esto le otorga a tu cerebro.

Las formas orgánicas te tranquilizan

Nuestro cerebro percibe los ángulos agudos –aristas en muebles o paredes–como elementos con cierto carácter agresivo.

  • Algunos estudios de Neuroarquitectura han analizado, mediante resonancia magnética, que cuando el cerebro se encuentra frente a cantos agudos o puntiagudos se activa el área de la amígdala, que se relaciona con un estado de alerta ante el peligro. Y al contrario, las formas curvas y redondeadas suelen calmarnos.

Las formas redondeadas proporcionan paz y serenidad

  • Te conviene elegir mesas con cantos redondeados, o bien, contrarrestar las formas puntiagudas decorando estos muebles con objetos circulares o ovalados. Y presta atención también a las figuras decorativas: elígelas, siempre que puedas, de diseños armoniosos.

ESTANCIAS QUE MANTIENEN EL CEREBRO ACTIVO

Y para ayudar a nuestro cerebro a mantenerse ágil, joven y despejado, tan solo es necesario tener en cuenta algunos detalles para conseguir que nuestro hogar o despacho sea adecuado para su desarrollo, e influya positivamente en nuestra concentración y creatividad.

Al ordenar tu casa, aclaras tus ideas

Nuestro cerebro es un reflejo de lo que ocurre en nuestro hogar. Cuando reina el desorden, se crean obstáculos mentales, por lo que podemos sentirnos agobiados y confusos.

  • Más relax mental. Mantener el espacio ordenado y limpio contribuye a poner orden en el cerebro. Un entorno agradable y armonioso comporta la secreción de hormonas relajantes como la serotonina o la oxitocina.

El desorden nos hace sentir confusión ya que crea obstáculos mentales

  • Más atenta y concentrada. La atención está conectada con la capacidad de fijar recuerdos. Por eso no encuentras las llaves cuando, al dejarlas en algún sitio, estabas pensando en otras cosas. La solución a ello es, de nuevo, el orden.

Los ambientes “ricos” crean más neuronas

  • Un ambiente lleno de estímulos visuales favorece la generación de nuevas conexiones neuronales. Según han demostrado estudios recientes, decorar la casa con cuadros, fotos o frases por las paredes es una elección que mantiene ágil y joven el cerebro.
  • Los colores cálidos (amarillos, naranjas y rojos) fomentan la creatividad; en cambio, los tonos fríos como el azul o el violeta, ayudan a mejorar la concentración.

Dispón tu zona de concentración

  • Tanto si trabajas desde tu casa y tienes un pequeño despacho, como si estás estudiando un idioma o haces tareas de costura, debes disponer de una habitación o un rincón en tu hogar que potencie la concentración y la creatividad. Lo idóneo sería que fuera un espacio suficientemente amplio, alejado de ruidos y distracciones, donde poder tener todas tus cosas organizadas y de fácil acceso. También es muy importante que dispongas de suficiente luz natural, que facilita el trabajo cerebral.

Rodéate de imágenes que te traigan buenos recuerdos

  • Se sabe que si nos rodearnos de objetos e imágenes que tienen un significado emocional –porque nos recuerdan buenos momentos o nos inspiran–, aumenta nuestra sensación de bienestar. Ocurre de ese modo porque el entorno influye sobre el tipo de pensamientos y sobre la producción de hormonas y neurotransmisores en el cerebro.