almendra. Aceite de almendra

1 / 6 Aceite de almendra

Para saborear su sutil aroma a almendra tostada cómpralo prensado en frío y no lo calientes, porque pierde aroma. Da un punto "gourmet" a ensaladas.

calabaza. De semillas de calabaza

2 / 6 De semillas de calabaza

Es muy común en Austria, donde se utiliza en pequeña cantidad y en crudo para aliñar ensaladas y sopas dándoles un toque a sabor tostado.

girasol. Aceite de girasol

3 / 6 Aceite de girasol

Elígelo sin refinar para dar un toque a pipas naturales a verduras al dente, ensaladas tibias... Es rico en omega 6, así que no te excedas. Evítalo para freír.

nueces. Aceite de nueces

4 / 6 Aceite de nueces

Fuente de omega 3, su aroma suave combina con pescados blancos.Úsalo solamente en crudo. Pierde propiedades a altas temperaturas.

sesamo. Aceite de sésamo

5 / 6 Aceite de sésamo

Tómalo también en crudo y en poca cantidad, ya que incluye más proporción de omega 6 que 3. Ideal como ingrediente de vinagretas.

soja. Aceite de soja

6 / 6 Aceite de soja

Es rico en vitamina E, pero aporta más omega 6 que 3, por lo que no conviene abusar de él. Evítalo refinado (compruébalo mirando la etiqueta) .

Ahora que conoces la gran variedad de aceites que puedes usar para conseguir ese toque especial en tus platos, respondemos las preguntas más comunes sobre ellos.

  1. ¿Hay algún aceite especialmente cardiosaludable? Un estudio reciente, conocido como Predimed, concluye que una dieta rica en aceite de oliva virgen extra reduce un 30% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Este aceite es el más saludable en todos los sentidos. Del resto, el de cánola, de composición similar a la del aceite de oliva, es el que menos grasa saturada aporta.
  2. ¿Hay algún otro aceite que ayude contra el colesterol? Todos (excepto el de coco y el de palma). Pero el de nuez y el de soja tienen además la particularidad de ser ricos en ácido alfa-linolénico omega 3.
  3. ¿Por qué el de nuez no se suele encontrar en tiendas? Precisamente por la riqueza en ácidos grasos omega 3 se oxidan con mucha facilidad. Por eso se suelen elaborar de forma artesanal, se venden en pequeños envases en algunas tiendas y son más caros.
  4. ¿Cuál debo elegir si estoy haciendo dieta? Todos los aceites contienen el mismo número de calorías, es decir, una cucharada de 10 ml suponen 90 calorías. Por ello, da igual cuál escojas en este caso aunque siempre tienes que procurar no excederte en su consumo porque resulta calórico.
  5. ¿Cuál de ellos es apto para la reutilización? El recalentamiento repetido de cualquier aceite conduce a la liberación de compuestos tóxicos que pueden perjudicar la salud. El de oliva lo hace de forma más lenta que el resto pero igualmente no conviene reutilizarlo más de 3 veces.
  6. ¿De todos los aceites se logra una variedad “virgen”? Junto con el de oliva, el de sésamo es uno de los pocos aceites vegetales que se suele utilizar virgen, sin refinar. Este tiene sesamol, otra sustancia antioxidante que hace que sea resistente a la oxidación. Por eso se conserva sin enranciarse durante más de un año.

No todos son aptos para freír

Los de oliva, cánola y sésamo se pueden usar para freír, pero otros resisten peor las altas temperaturas y hay que evitarlos.

Los “PROHIBIDOS”

El de nuez y el de soja siempre se deben tomar en crudo porque al ser ricos en ácidos grasos poliinsaturados (como el ácido linolénico omega 3) se alteran con mucha facilidad con el calor.

Cuidado con...

El de girasol. El que normalmente se encuentra en el mercado está refinado y no es recomendable para freír porque tampoco soporta temperaturas demasiado altas. Si puedes, usa el de la variedad “alto oleico”. Este tiene características más parecidas al aceite de oliva.