otros aceites

Actualizado el

Después del aceite de oliva, sin duda el más popular en el aceite de girasol. De hecho, las últimas estadísticas revelan que muchas familias se llevan el de girasol a casa por una simple cuestión de precio (un litro vale alrededor de 1€ frente a los 4,5 de media que cuesta el de oliva virgen extra).

Pero hay otros muchos tipos de aceite: de coco, aguacate, uva, sésamo... Y todos tienen algún que otro beneficio y aportan cualidades al plato si los usas correctamente.

De girasol, solo en frío

Este tipo de aceite representa entre un 30% y un 45% del total que se consume en nuestro país, pero los expertos aconsejan no tomarlo a diario.

Relacionado con este artículo

  • Una gran parte de la industria alimentaria (elaboración de bollería, galletas, dulces...) y la restauración han pasado a usarlo más –como el de soja o el de maíz– porque es mucho más económico que el de oliva.

El aceite de girasol se trata con químicos para que se pueda consumir

  • El aceite de girasol se extrae de la semilla (la pipa), pero siempre se refina para convertirlo en apto para el consumo. Se limpia de impurezas, se rebaja su acidez y se suaviza su sabor para que sea agradable, y eso se consigue aplicando calor, disolventes químicos y blanqueantes.
  • Por su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados (destaca el linoleico), al calentarlo se altera con facilidad.

Trucos para usarlo bien

No lo uses a diario. Un reciente estudio internacional dirigido por la Univ. de Granada advierte que, tomado diariamente, puede dañar el hígado porque provoca un trastorno conocido como esteatohepatitis no alcohólica. Si no se trata, puede favorecer el desarrollo de enfermedades más graves como cirrosis hepática o cáncer de hígado.

Relacionado con este artículo

Y cuando lo uses, ten en cuenta esta pautas:

  • No lo calientes mucho (aguanta peor las temperaturas altas que el de oliva), por lo que no debe usarse para freír.
  • Si de todas formas decides utilizarlo para frituras, nunca lo reutilices.
  • Humea cuando llega a los 220º (a los 105º si es sin refinar, y la mayoría del que se comercializa lo es).
  • Por su sabor suave, es idóneo para elaborar salsas caseras.

Evita tomar el de girasol a diario

  • Siempre que puedas, cómpralo “alto oleico” porque contiene mayor cantidad de este ácido graso monoinsaturado (un 70% frente al 22% del resto de aceites de girasol) y se acerca a la composición del de oliva. Por eso, aguanta mejor las temperaturas altas.

Recuerda que cualquier tipo de aceite, si se mantiene durante mucho tiempo a temperatura de fritura (entre 150 y 180º), acaba alterándose y puede formar, entre otros, unos compuestos denominados aldehídos volátiles que se han relacionado con riesgo de cáncer, deterioro cerebral y, también, enfermedades cardiovasculares.

la moda del aceite de coco y el de aguacate

Sobre todo el de coco. Últimamente se habla mucho de él porque muchas famosas han reconocido usarlo.

  • Características peculiares: Es sólido. Por eso, hay que calentarlo un poco para poder utilizarlo en la cocina. Resulta idóneo para usarlo en salteados y para aderezos.
  • ¿Pero es sano? Faltan estudios que confirmen sus bondades, pero parece ser que su ácido láurico ayuda a equilibrar el colesterol.

Se cree que el de coco ayuda a bajar el colesterol

En cuanto al de aguacate, existe también la versión "virgen extra" (como el de oliva) y su ventaja es que no humea demasiado rápido, por lo que puede servir para freír.

otros tipos de aceite

Son todos aquellos aceites extraídos después de prensar legumbres, frutos secos y semillas como las de chía, uva o sésamo.

Lo primordial es tener en cuenta que muchos de ellos son ricos en omega 6 y, aunque lo necesitamos, en la actualidad –y seguramente por abusar de productos procesados y bollería industrial– lo tomamos en exceso.

Relacionado con este artículo

Los expertos recomiendan que haya un equilibrio entre estos ácidos grasos y los omega 3 (4 porciones de los primeros por cada una de los segundos) para que nuestro interior esté verdaderamente sano.

  • No hay que abusar de los omega 6 porque tienen un efecto proinflamatorio, lo que está demostrado que favorece el desarrollo de ciertas enfermedades.

El de nuez contiene omega 3, grasa buena

Dicho esto, ten en cuenta que:

  1. El de uva es de sabor es neutro y, aunque no se consume demasiado en nuestro país, nos aporta vitamina E y polifenoles antioxidantes.
  2. En cuanto al de sésamo, evita el elaborado a partir de sésamo tostado (más oscuro) porque humea y se deteriora antes al calentarlo.
  3. El de nuez contiene omega 3. Conviene usarlo en frío: al calentarlo enseguida humea, se enrancia y se vuelve amargo.

Trucos para usarlos bien

  • Es preferible, en general, no tomarlos a diario. Como siempre están refinados, tienen poco aroma y color. Para refinarlos se usan disolventes orgánicos, como el hexano, un derivado del petróleo.
  • Nunca tapes la sartén: se altera el aceite

¿SALTEAS AL WOK CADA DÍA?

  • Cuando este recipiente se calienta alcanza muchísimos grados, debido al material con el que está elaborado.
  • No permitas que el aceite se queme porque se producen sustancias tóxicas (como la acroleína) que son irritantes y algunas de ellas potencialmente cancerígenas.
  • Los de coco y cacahuete, con un mayor porcentaje de grasas saturadas, aguantan mejor las altas temperaturas sin deteriorarse.