triple beneficio

Las grasas, las proteínas y las calorías son las protagonistas de los menús navideños en los que tampoco faltan los azúcares y el alcohol. Si después de estos excesos has decidido cuidarte y hacer una dieta detox o depurativa, hipocalórica y equilibrada, tu cuerpo te lo agradecerá.

Relacionado con este artículo

Y no solo porque lo notarás en tu línea, perdiendo los kilitos que puedas haber ganado durante las fiestas, sino porque tu salud y tu piel volverán a estar en plena forma. Además te sentirás con energías renovadas. Te contamos el triple efecto positivo de hacer una dieta depurativa y desintoxicar tu cuerpo.

1. "LIMPIARTE" POR DENTRO TE AYUDA A ADELGAZAR

¿Sabías que una mayor o menor facilidad para perder peso depende en gran parte de la capacidad del cuerpo para eliminar toxinas? Y es que los malos hábitos (exceso de grasas y azúcares refinados, alcohol, dietas desequilibradas, etc.) generan tal cantidad de sustancias de desecho que pueden llegar a saturar y bloquear las vías naturales de eliminación del cuerpo, dificultando la pérdida de peso.

Si las toxinas se acumulan cuesta más perder peso

Cuando se activan las vías naturales de eliminación de tóxicos (aumentando la frecuencia de las micciones y evitando el estreñimiento) y se reducen la cantidad de toxinas que recibe el organismo (aumentando los alimentos frescos y reduciendo grasas saturadas, proteínas y azúcares), el cuerpo se depura, se deshincha y cuesta menos adelgazar.

Potencia su efecto con ejercicio

Practicar ejercicio aeróbico a diario (andar, correr, bailar, nadar... ) es esencial para facilitar la quema de calorías y, con ello, la pérdida de peso.

Relacionado con este artículo

Además, hacer deporte contribuye a desintoxicar el organismo, puesto que el sudor ayuda a eliminar toxinas a través de la piel. Con solo 30 minutos al día lograrás conseguir tu objetivo.

2. Depurarte mejora tu salud

El cuerpo posee un sistema de eliminación y limpieza de las sustancias de desecho que funciona continuamente. Y, dentro de este sistema, los riñones, el hígado y el intestino realizan un papel clave. Pero si la cantidad de toxinas es excesiva, estos órganos no darán abasto, con lo que los desechos se acumularán en la sangre, provocando malestar y trastornos.

Activa tus riñones y recupera tu bienestar

Una dieta desintoxicante potencia la función depuradora de tu organismo por lo que, para empezar, tus riñones trabajarán mejor.

  • Regularás tu tensión arterial. Si bebes ocho vasos diarios de agua y tomas, como mínimo, tres piezas de fruta y dos raciones de verdura mejorarás la capacidad de depuración de tus riñones. Y es que la fruta y la verdura tienen efecto diurético. Por eso te ayudan también a regular la tensión y a evitar la retención de líquidos.
  • Y también el ácido úrico. El exceso de proteínas hace que el riñón tenga que trabajar más, aumenta el riesgo de insuficiencia renal y eleva los niveles de ácido úrico.

Relacionado con este artículo

Tonifica el hígado y gana vitalidad

Además de por depurar, el hígado destaca por ser el principal responsable de la obtención de energía del organismo. Por eso cuando está sobrecargado te sientes cansada. Los vegetales y los cereales integrales son ricos en fibra, vitaminas del grupo B y minerales claves para el hígado, que te ayudarán a mantenerlo en forma con lo que te sentirás más vital.

3. Depurar tu organismo se nota también en tu piel

¿Sabías que a la piel se la conoce también como “el tercer riñón”? Y es que participa activamente en los procesos depurativos del cuerpo y a través de secreciones como el sudor expulsa al exterior parte de las sustancias de desecho que circulan por la sangre.

Pero cuando se acumulan demasiadas toxinas en la sangre, la capacidad excretora de la piel también se resiente. Y esto tiene sus consecuencias: más erupciones, puntos negros...

Lo que comes se refleja en tu cutis

Normalmente el culpable de que se acumulen tantos desechos es una mala alimentación, ya que provoca que el hígado y el riñón no depuren bien y además favorece el estreñimiento. Por tanto, otro motivo por el que te conviene hacer una dieta depurativa es precisamente para recuperar el buen aspecto de tu piel.

  • Más luminosa y con menos irritaciones. Al eliminar las toxinas de tu cuerpo, mejora la calidad dérmica. Pero además, la abundancia de frutas y verduras de este tipo de dieta no solo contribuye a hidratarte sino que también te aporta muchos antioxidantes. Estos componentes neutralizan el daño causado por los radicales libres, por lo que protegen las estructuras celulares y hacen que la piel tenga un aspecto más luminoso y sufra menos irritaciones.
  • Rejuvenecida. El exceso energético es una gran fábrica de radicales libres. Tiene una explicación sencilla: cuantas más calorías tomas, más tienen que trabajar tus células en la digestión y, en consecuencia, más radicales libres se producirán. En cambio, una dieta ligera reducirá la formación de estos agresores y, por tanto, contribuirá a ralentizar el envejecimiento.

Una dieta detox se nota a los pocos días en el cutis: está más luminoso, fresco, terso...

  • Hidratada y sin arrugas. La escasez de líquidos se descubre rápidamente en el cutis porque este se deshidrata, se reseca y pierde flexibilidad. Una piel seca es más propensa a envejecer antes y arrugarse. Por tanto, cuando bebes más líquidos para ayudar al cuerpo a eliminar el exceso de toxinas, también te mantienes bien hidratada por dentro.
  • Rostro más firme. Cuando comes demasiados alimentos ricos en azúcares sencillos y harinas refinadas, la glucosa en sangre se dispara. Y cuando esto ocurre, parte del exceso de glucosa deteriora proteínas como el colágeno, lo que acabará provocando flacidez en la piel. Por tanto, una dieta depurativa que restinge este tipo de alimentos ayuda a preservar la firmeza de tu piel por más tiempo.