vacuna cancer

Actualizado el

La investigación mundial contra el cáncer no cesa y en ella reside la esperanza de vencer, por fin, esta enfermedad. De hecho, se acaban de conocer dos estudios iniciales en humanos basados en la inmunoterapia que han desarrollado un nuevo tipo de vacunas personalizadas para tratar el cáncer y que han obtenido resultados muy positivos.

Cómo actúa LA "VACUNA"

Estos dos primeros ensayos clínicos se basan en capacitar al sistema inmunitario, nuestro sistema de defensas, para que combata unas células malignas que antes no era capaz de eliminar. ¿Cómo se consigue esto? Las células cancerosas crean unas moléculas llamadas neoantígenos que son unas proteínas anómalas distintas para cada tumor y, por tanto, diferentes para cada persona. Tras analizar el tumor, se averigua qué neoantígenos prevalecen en cada paciente y se elabora una vacuna personalizada.

Con las particularidades del tumor de cada paciente se crea su propio tratamiento

Tras recibirla, el sistema inmunitario del paciente ataca los neoantígenos de la vacuna y después, al ya haberlos reconocido, ataca también a los que se encuentran en las células cancerosas, sin perjudicar las sanas. Así, empieza a remitir la enfermedad.

Buenos resultados en los estudios clínicos

Estos avances en inmunoterapia se han ensayado hasta ahora en 19 voluntarios que sufrían melanomas avanzados: el éxito reside en que 15 de ellos están aparentemente libres de cáncer entre 13 y 32 meses después de haber recibido esta vacuna personalizada. Además, ninguno de ellos ha presentado efectos secundarios relevantes.

Los estudios se han estado desarrollando por dos equipos de investigación de manera independiente: uno en EE.UU, encabezado por el hospital oncológico Dana Farber de Boston y la Escuela de Medicina de Harvard, y el otro en Alemania, liderado por la Universidad Johannes Guternberg de Mainz.

Los dos equipos han hecho ensayos basados en la inmunoterapia consiguiendo resultados parecidos. Se trata de estudios iniciales que representan una línea de investigación prometedora, por lo que ya se han iniciado ensayos más amplios con otros grupos de pacientes.

¿Eficaz para varios tipos de cáncer?

Por ahora, estos ensayos solo se han realizado en pacientes con melanoma ya que este grave cáncer de piel acostumbra a tener una gran cantidad de mutaciones genéticas y neoantígenos. Los cánceres como el de pulmón y el de vejiga también presentan mutaciones por lo que también serían susceptibles de ser controlados por el propio sistema inmunitario. De hecho, en Estados Unidos ya se ha iniciado un ensayo clínico en pacientes con estos dos tipos de cáncer.

Relacionado con este artículo

En los próximos meses, está previsto que se desarrollen estudios en pacientes con cáncer de riñón, un tipo de leucemia y linfomas.

Además de los ensayos clínicos con melanoma, se han iniciado estudios para cáncer de pulmón y vejiga

El coste de este tratamiento podría ser un obstáculo si se confirmara su efectividad, ya que cada vacuna requiere tres meses de producción y una tecnología muy costosa. Por lo que, además de demostrar la eficacia y seguridad de este tipo de vacunas personalizadas, los investigadores deberán pensar cómo hacer este tratamiento más asequible. Todo un reto.

ASÍ FUNCIONA LA INMUNOTERAPIA

El avance de la ciencia ha conseguido reducir la mortalidad del cáncer. Pero en el futuro es posible que nos llevemos las manos a la cabeza cuando recordemos la quimioterapia o la radioterapia, que en parte, actúa intoxicando a las células para matarlas. Hoy vemos que empiezan a funcionar tratamientos más tolerables, que se espera que, con el tiempo, acaben sustituyendo a los actuales.

El avance científico más importante en este sentido es, como muestran las últimas novedades científicas, la inmunoterapia. Después de décadas de investigación, el éxito en los ensayos empiezan a confirmar las posibilidades de este nuevo tratamiento para acabar con el cáncer, que marca una forma completamente diferente de tratar: en vez de atacar directamente las células tumorales desde el exterior, lo que hace es usar el propio sistema inmunitario del paciente, o sea sus defensas naturales, para que sean ellas las que se encarguen de atacar y destruir las células cancerígenas.

Con la inmunoterapia se combate la enfermedad desde dentro y eso reduce la agresividad respecto a la quimioterapia

Las células de un tumor canceroso se parecen a las normales pero no son exactamente iguales. Por eso el sistema inmunitario las reconoce como extrañas y, de forma natural, tiende a destruirlas. Desgraciadamente, las células cancerosas buscan desde el principio recursos para esquivar el ataque del sistema inmunitario y en algunos casos consiguen escapar a su control y crecen evitando la respuesta inmunitaria. Es por ello que el cáncer se propaga.

Los tratamientos con inmunoterapia se basan en ayudar a las propias defensas del cuerpo a localizar y erradicar el cáncer, haciendo que nuestro sistema inmunológico sea más eficaz identificando células malignas.

¿Por qué la inmunoterapia es la gran esperanza?

  • Una de las principales ventajas de la inmunoterapia respecto a la quimioterapia es que resulta menos tóxica y, por lo tanto, el daño que ocasiona a los tejidos sanos es mínimo.
  • Además, como el sistema inmunitario tiene memoria, una vez estimulado sigue reconociendo el tumor y destruyéndolo. Eso hace la vacuna personalizada que ahora han creado: tiempo después de haberse suministrado, las defensas siguen en alerta, con el aviso de identificar esas células tumorales.
  • Está diseñada para interferir en moléculas específicas que participan en el crecimiento, el avance y la diseminación del cáncer. Es decir, que no destruyen de manera indiscriminada todas aquellas células que se reproducen rápidamente, como hace la quimioterapia. Su gran ventaja es que, precisamente por eso, provocan menos efectos secundarios.

El cáncer podría ser una enfermedad crónica

Se calcula que pasarán 10 años antes de que la inmunoterapia pueda sustituir a los tratamientos más agresivos. Y, aun así, la opinión de la comunidad científica es que incluso en algunos de los casos para los que resulte efectiva, podría combinarse con cirugía, radio o quimioterapia. Está por ver según las investigaciones vayan avanzando.

Habrá que esperar también para saber si la inmunoterapia vence el cáncer o si los tumores podrían reaparecer con el tiempo. Con todo, puede que el cáncer se convierta en una enfermedad crónica, y no mortal, como pasó con el sida, ya que se está están dando grandes pasos para alcanzar esa meta. Vamos por buen camino.