estrenimiento ninos

Actualizado el

Todos, de adultos, lo hemos sufrido algunas veces. Hay quien de forma más o menos crónica, hay quien le ocurre en los viajes o en ciertas épocas del año... Y a los niños también les ocurre y no es algo raro.

Ya sabes que el estreñimiento es la dificultad para la eliminación de las heces. Pero no significa exclusivamente estar varios días sin ir al baño: que las deposiciones sean de mayor dureza, cosa que conlleva una necesidad de mayor esfuerzo para realizarlas, también es señal de estreñimiento.

Relacionado con este artículo

En los niños pequeños, es un problema relativamente frecuente, especialmente durante los primeros años y en los bebés lactantes.

¿Qué CAUSA el estreñimiento en LOS NIÑOS PEQUEÑOS?

En el estreñimiento influyen factores genéticos y constitucionales. También existen circunstancias que originan que se produzca estreñimiento ocasionalmente.

Aunque la genética y la dieta influyen sin duda en el hábito, los factores conductuales son fundamentales para entender por qué trabajar este aspecto con los niños pequeños favorece la mejoría de la rutina.

  • Entre estos factores conductuales podemos encontrar cambios en las rutinas como por ejemplo cuando se retira el pañal y se está aprendiendo a controlar los esfínteres o cuando hay alguna enfermedad.
  • También aquellas situaciones que pueden tener una carga emocional en los niños como por ejemplo la llegada de un nuevo miembro a la familia, una mudanza o un divorcio.
  • Otra circunstancia que provoca estreñimiento es cuando por causalidad se realiza una deposición dura que genera una herida en la zona del ano. Estas heridas duelen especialmente en el momento de realizar las deposiciones, con lo cual será un momento que el niño intentará evitar.

Al evitar las deposiciones, estas se vuelven más duras, se inhibe el reflejo y el problema se hace mayor, entrando en un bucle.

Estreñimiento en BEBÉS lactanteS

En el caso de los bebés más pequeños, el estreñimiento suele estar causado por inmadurez en la fisiología de los intestinos.

Relacionado con este artículo

Al bebé le cuesta realizar deposiciones y sin embargo puede realizarlas con cierta periodicidad y después ser unas deposiciones blandas (que hace que muchas familias no entiendan el por qué de esta dificultad).

  • Un bebé recién nacido tiene lo que se conoce como reflejo gastro-cólico, que origina que prácticamente cada vez que come realiza deposiciones.
  • A partir del mes de vida, las deposiciones se van espaciando, y puede ser igual de normal realizar deposiciones tras cada toma que empezar a espaciarlas.
  • Los bebés alimentados con lactancia artificial suelen ir más estreñidos, ya que la leche artificial se digiere algo peor que la lactancia materna. Es una situación que habitualmente mejora tras el inicio de la alimentación complementaria.

Mantente alerta ante cualquier cambio en las deposiciones

En el caso de los bebés alimentados con lactancia materna, a partir del mes de vida, las deposiciones pueden ser diarias o espaciarse hasta ¡20 días!.

Los expertos dicen que esto ocurre porque la leche materna tiene poco residuo, ¡se aprovecha muchísimo!. Podemos considerar que esto es un “falso estreñimiento”, ya que el hecho de no realizar deposiciones no se asocia con ningún trastorno.

El inicio de la alimentación complementaria origina que las deposiciones vayan cambiando de color y de textura. La introducción de alimentos que son ricos en fibra como las verduras y las frutas, así como el inicio de mantenerse sentado y de un mayor movimiento van a facilitar que el estreñimiento de los primeros meses se resuelva en un gran número de bebés.

Cómo aliviar el estreñimiento en niños y bebés

Aunque el estreñimiento sea causado por inmadurez y la evolución natural sea el mejor remedio, causa incomodidad al pequeño y a veces dolor abdominal. Por ello, dar masajes al bebé en la barriguita en el sentido de las agujas del reloj puede aliviar el malestar y facilitar la expulsión de gases y deposiciones.

  • En cuanto al hábito, puede ser cuestión de tiempo y paciencia volverlo a restaurar. En función de la edad, tendremos que establecer rutinas que faciliten un horario y unas costumbres que regulen el tránsito.
  • En caso de fisuras, será necesario tratarlas, ya que el dolor dificulta el aprendizaje y las rutinas.

Algunos casos puntuales pueden necesitar tratamiento con laxantes durante un tiempo, mientras se van trabajando todos los demás factores como el establecimiento de las rutinas, una mejoría de la dieta o aumentar el aporte de agua –que reblandece las deposiciones-.

En cuanto a la alimentación, aumentar el aporte de frutas, verduras o legumbres, favorece el hábito intestinal. También optar por sustituir determinados productos por sus equivalentes integrales. Para facilitar este cambio en la alimentación, que toda la familia esté implicada ¡suele ser una buena opción saludable para todos!

Dra. Amalia Arce, Pediatra.