risottocalabaza

Risotto con calabaza

25 de octubre de 2017

Cocinar un buen risotto no es tan difícil, solo se trata de cogerle el truco. Una vez lo tienes por la mano puedes hacer muchas variaciones. Te proponemos para hoy uno con calabaza, champiñones y gambitas, energético, antioxidante y muy nutritivo.

todos los beneficios de este plato

Arroz para risotto

Para elaborar un risotto no vale cualquier tipo de arroz. Es recomendable utilizar un arroz redondo, duro, de grano corto y con un alto contenido en almidón. Las dos variedades más adecuadas son el arroz arborio y el carnaroli, ambas originarias de Italia. Como el resto de arroces blancos, este tipo de arroz, por su alto contenido en hidratos de carbono, es una gran fuente de energía para nuestro organismo. Además, es alto en proteínas y minerales como calcio y hierro, y rico en vitaminas, como la niacina y la riboflavina –que ayudan al funcionamiento del aparato digestivo, la piel y los nervios, y a producción de glóbulos rojos–, y vitamina D, que ayuda a absorber el calcio para mantener los huesos fuertes.

Calabaza

Es un alimento muy saciante a pesar de su bajo aporte calórico. Destaca por su gran poder antioxidante, ya que gracias a que neutraliza los radicales libres, ralentiza la degeneración celular. Además, es rica en ácido fólico, betacarotenos y en vitamina A y C, ayudando a prevenir enfermedades cardiovasculares y a mejorar la vista.

Champiñones

Son unas de las setas más populares y consumidas en nuestro país. De ellos destacan su alto contenido en agua y en proteínas de alto valor biológico, es decir, que aportan todos los oligoelementos esenciales. Los champiñones tienen un muy bajo contenido en grasas y, en cambio, aportan multitud de vitaminas -en especial B y C- y minerales como hierro, potasio y fósforo que ayudan a nuestro sistema inmunológico, el sistema nervioso, la regeneración de los tejidos y la salud visual.

Gambas

Son un crustáceo muy rico en proteínas y bajo en grasas. A pesar de que contienen colesterol (se concentra principalmente en la cabeza) las personas con niveles altos las pueden consumir de forma moderada ya que tienen otros muchos beneficios. Al ser ricas en yodo, ayudan a regular nuestro sistema metabólico, además de tener un gran poder antioxidante, gracias a la combinación de vitamina E y selenio. Su aporte de zinc, hierro, cobre, magnesio y fósforo nos ayuda a producir glóbulos rojos, refuerza nuestro sistema inmunológico y circulatorio, y a mantener los huesos fuertes.

Completa tu menú de hoy con...

Conejo al horno con verduras, un segundo plato bajo en grasas. Puedes combinar las verduras que más te apetezca y, si prefieres otra carne blanca, puedes utilizar pavo o pollo.

Y de postre, un sorbete de melón y limón.

Tags relacionados