coxis

Actualizado el

El dolor en la parte baja de la columna es lo que se conoce como coxigodinia por ser el hueso coxis el afectado. Popularmente, y en conjunto con el hueso sacro, es conocida como “zona de la rabadilla”.

Cualquier traumatismo directo en el coxis puede desencadenar dolor pero, en ocasiones, éste surge espontáneamente, sin golpe previo, debido muchas veces a ejercicios repetitivos que afectan localmente a la zona, como el simple hecho de montar en bicicleta.

Una fractura de coxis puede ser delicada

Al tener las caderas más anchas que los hombres, el coxis de las mujeres queda más expuesto por lo que son más susceptibles de lesionarse.

¿El coxis es importante?

Su función no es vital, pero son varios los músculos y ligamentos que en él se insertan, teniendo como función principal el amortiguamiento de la zona al sentarnos.

Relacionado con este artículo

Al lesionarse, dicho mecanismo se altera y permanecer sentado, a veces, llega a ser imposible.

¿Cómo saber si hay fractura?

El dolor es el síntoma principal, haya o no fracturas, y puede ser muy intenso e insoportable en cualquier caso, y aparecer tanto al caminar como en reposo.

El médico será quien descarte si hay fractura

Si es extremo e impide sentarse, incluso en un sitio muy blando, se acompañe de un gran hematoma, o se nota como un bulto al tocar, es posible que haya una fractura asociada por lo que la consulta médica es imprescindible.

¿Cómo debo actuar?

Inmediatamente al golpe, la persona puede hasta marearse por el gran impacto y el intenso dolor, siendo imposible levantarse, por ello, lo mejor es quedarse en el suelo y ponerse tumbado de lado para que las nalgas no apoyen y así liberar la presión de la zona, que sólo empeoraría el cuadro.

Relacionado con este artículo

  1. Si hay opción, lo ideal es poner un almohadón entre las piernas para descargar el peso de las mismas. Una vez recuperado del mareo, hay que levantarse muy despacio, apoyándose en algo firme, o ayudado por alguien, para evitar una nueva caída.
  2. La respiración juega un papel importante, aliviando las molestias si se controla mediante la realización de inspiraciones y espiraciones lentas y profundas. Coger aire llenando los pulmones, mantenerlo dentro durante unos segundos y expulsarlo por completo es una técnica que tiene buen resultado si se repite 3 o 4 veces tras el impacto.
  3. Ya más tranquilos, es bueno aplicar hielo en la zona para evitar que se inflame demasiado. Lo ideal es hacerlo 3 o 4 veces al día por un período de tiempo no superior a 20 minutos, utilizando una bolsa moldeable, como la de guisantes congelados, nunca poniendo el hielo directamente sobre la piel.
  4. No hay que moverse demasiado, lo mejor es descansar todo lo que se pueda sentándose en un almohadón o cojín, si el dolor es soportable, o sobre un flotador infantil redondo con agujero en medio para no apoyar la zona dañada, sólo los muslos.
  5. La mejor postura para dejar la zona libre de presión es mantenerse ligeramente inclinado hacia adelante mientras se permanece sentado.
  6. Aun siendo diagnosticado de una fractura, el tratamiento es el mismo que en un golpe convencional, si bien este último tardará mucho menos en sanar. El descanso y la toma de analgésicos y antiinflamatorios convencionales, tipo paracetamol e ibuprofeno, ayudan a sobrellevar el dolor y disminuir la inflamación.

Cuidado con el estreñimiento

Beber mucha agua al cabo del día y consumir alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, legumbres y cereales integrales, es fundamental para evitar el estreñimiento.

Relacionado con este artículo

Toda presión que se ejerza sobre el ano va a provocar más dolor.

¿El Coxis Curará completamente?

El problema de las lesiones de coxis es que son muy molestas y dolorosas y tardan mucho en recuperarse, a veces hasta meses, pero en la mayoría de las ocasiones curan sin secuelas.

Un buen reposo es clave para que la lesión sane bien

Las molestias terminan por desaparecer del todo si se hace reposo y se evitan actividades en las que esté implicada la espalda en su parte más baja, como ocurre al montar a caballo o durante las relaciones sexuales, por ejemplo.

En lesiones más graves, puede ser necesaria la cirugía, y en una minoría de casos, el dolor no desaparece nunca por completo.