Un 31% de los ingresados en las UCI por Covid han fallecido

Desde que empezó la pandemia en febrero de 2020 hasta diciembre de 2021, el 31% de los ingresados en las UCI por Covid han fallecido. La falta de control en la replicación del virus está detrás de los casos graves.

Actualizado a
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Datos muertes España por Covid
iStock by Getty Images

Las UCI de los hospitales españoles han sido testigos silenciosos de los estragos que ha causado la Covid en España desde el inicio de la pandemia.

Así lo refleja el proyecto CIBERESUCICOVID realizado por investigadores del CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES).

El estudio ha analizado los casos de 5.700 pacientes de 69 Unidades de Cuidados Intensivos españolas desde febrero de 2020 y hasta diciembre de 2021.

Y ofrece una fotografía clara del porcentaje de ingresados en las UCI por Covid que fallecen, qué patologías asociadas son las que más predominan, cuál es la supervivencia al año de salir de la UCI....

Los factores que empeoran el pronóstico

El primer dato llamativo que arroja este informe, que abarca los casi dos años que llevamos de pandemia, es que la mortalidad de los pacientes ingresados por Covid-19 en las UCI españolas ha sido del 31%.

Y los factores que se han asociado a un peor pronóstico de la Covid son:

  • La edad avanzada. Las personas mayores tienen un sistema inmune debilitado, es la llamada inmunosenescencia.
  • La gravedad inicial de la enfermedad. Si el paciente llega muy grave al hospital hay menos opción de administrar fármacos para evitar que se complique la infección.
  • La EPOC. Esta enfermedad pulmonar es la principal comorbilidad de la Covid. El virus afecta principalmente a los pulmones y estos enfermos tienen una función pulmonar muy debilitada.
  • El descenso de las plaquetas. Un nivel bajo de plaquetas (reparan el sangrado en el cuerpo) se asocia a un aumento de la trombina (una proteína que favorece la formación de coágulos o trombos).
  • El aumento de la creatinina. Revela un mal funcionamiento de los riñones.

secuelas de la Covid al año

El estudio ha hecho un seguimiento de un año de los enfermos ingresados por Covid en las UCI españolas.

Y concluye que, al margen de la gravedad inicial, al año del alta hospitalaria solo han fallecido un 1% de los enfermos que estuvieron en cuidados intensivos.

Sin embargo, la incidencia de las secuelas, de la Covid persistente, es mucho más alta.

  • El informe revela que los pacientes que pasaron por la UCI y desarrollaron una neumonía son los que han sufrido síntomas persistentes a los 3 meses de superar la enfermedad.
  • También revela que los corticoides que se administraron en estos casos no siempre funcionaron.

"Hemos estudiado el efecto sobre la mortalidad intrahospitalaria de los corticoides", señala Antoni Torres, jefe de grupo del CIBERES en el Hospital Clínic de Barcelona, y no siempre "se observa un beneficio. Nuestros resultados, por lo tanto, ayudarán a definir qué pacientes graves deben recibir corticoides".

Los enfermos de Covid que han sufrido neumonía suelen seguir por defecto largos tratamientos con corticoides para evitar la fibrosis pulmonar.

Sin embargo, según un estudio reciente del Hospital Vall d'Hebron, no siempre son necesarios. Por tanto, habría que analizar previamente si realmente hay daño pulmonar y administrarlos solo en estos casos.

No hay que olvidar que los tratamientos con corticoides requieren una alta dosis de fármaco y conllevan un riesgo elevado de efectos secundarios.

Falta de control en la replicación del virus

La Covid grave, la que puede llevar a una persona a la UCI, se produce por una falta de control en la replicación del virus por parte del sistema inmunitario.

Las causas puede ser muchas, la edad o alguna enfermedad, pero al final el problema es que el virus se multiplica a sus anchas y las defensas no lo frenan.

Una situación que puede comprobarse mediante un análisis de sangre que revele:

  • Unos niveles altos de ARN vírico en plasma.
  • La presencia de antígenos, que ocurre cuando las proteínas del Sars-CoV-2 pasan a la sangre, lo cual refleja un pobre control de la replicación del virus que ha traspasado la barrera pulmonar.
  • Unos niveles de anticuerpos bajos.

Estos marcadores en sangre son predictores de mal pronóstico, pero también pueden ayudar a los médicos a detectar aquellos enfermos que necesitan tratamientos con antivirales o anticuerpos monoclonales, que se ha demostrado que reducen la gravedad de la Covid si se administran a tiempo.

Por último, no hay olvidar que vacunarse es la mejor forma de evitar que la Covid se complique. A día de hoy las vacunas no evitan el contagio, pero sí reducen la gravedad de la infección.

De hecho, la mayoría de personas ingresadas actualmente en las UCI por Covid no están vacunadas.