Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

El 90% de los españoles cumplirá con las restricciones esta Navidad
iStock by Getty Images

El temor a una tercera ola de Covid-19 después de fiestas planea sobre nosotros. Y eso parece que está despertando el gen de la responsabilidad a la hora de celebrar la Navidad. O al menos eso parece a tenor de los resultados de una encuesta realizada por Toluna, compañía especializada en investigación online.

Según la encuesta, 9 de cada 10 españoles piensa cumplir con las restricciones impuestas para esta Navidad.

Una Navidad distinta

En estas fechas señaladas, el 50% de los encuestados asegura que en las comidas y cenas navideñas se reúnen siempre más de 10 familiares alrededor de la mesa.

Pero esta año va a ser diferente:

  • Un 23% confiesa que no va a celebrar la Navidad y una de las razones es que han perdido un familiar por Covid-19.
  • Seis de cada 10 afirma que solo se reunirá con su unidad familiar para reducir el riesgo de contagio.

Recordemos que la restricción de las celebraciones navideñas a 10 personas no implica que se tenga que llegar a esa cifra. Si pueden ser 4 o 6 mejor y, sobre todo, cuantas menos unidades familiares haya menor será el riesgo de contagio. Lo ideal según los epidemiólogos es celebrar la navidad con las personas que convives cada día.

Extremar la precauciones

Las reuniones familiares son un riesgo y ese mensaje ha calado entre la población. Según la encuesta de Toluna, estas son las precauciones que tomará la gente para evitar el riesgo de contagio:

  • Un 48% asegura que usará la mascarilla en las reuniones familiares.
  • Un 22% afirma que hará cuarentena antes de Navidad. Limitar los contactos sociales antes de las fiestas es una de las medidas que aconsejan las autoridades sanitarias para evitar contagios.
  • Un 16% asegura que se hará una PCR o un test de antígenos.

Las autoridades están desaconsejando esta última medida porque hacerse un test puede generar una sensación de falsa seguridad entre las personas que se reúnen, ya que pueden pensar que no necesitan mascarilla u otras medidas anti-contagio.

Nochevieja al mediodía

El toque de queda afecta de lleno a dos celebraciones, Nochebuena y Nochevieja, que suelen prolongarse hasta altas de las noche.

Ante esta restricción, algunos españoles agudizan el ingenio para seguir disfrutándolas, aunque hay quien directamente renuncia a ellas.

  • Un 57% plantea como mejor alternativa hacer comida en lugar de cena el día de Nochebuena.
  • Un 25% tiene previsto celebrar una Nochebuena virtual y reunirse con la familia por Zoom.
  • Un 30% admite que acabará en pijama el 2020, y Fin de Año será una noche muy parecida a las del resto del año.
  • Las comidas navideñas de empresa han quedado prácticamente relegadas: un 80% no las celebrará y solo un 5% de las que se harán serán en mesas diferentes.

Nos desplazaremos poco

La Navidad es época de reencuentros cuando los miembros de la familia viven lejos, pero este año la previsión es reducir al máximo los desplazamientos.

  • El 80% de los encuestados tiene previsto pasar las fiestas en la misma ciudad donde residen con familiares y amigos.
  • Solo un 8% cambiará de comunidad autónoma.

En el caso de las familias con personas en residencias no existe una tendencia clara en estas fiestas:

  • Un 12% afirma que no visitará a sus mayores en las residencias por seguridad.
  • Un 6% asegura que solo pasará las fechas clave con sus mayores.

Navidades en crisis

Para muchos españoles el problema no es cómo reunirse estas Navidades o si tienen previsto hacerse una PCR antes para no contagiar al abuelo.

La Covid-19 ha agravado la crisis social y económica entre algunos sectores de la población:

  • Más del 10% de los encuestados admite tener que hacer uso de bancos de alimentos y comedores sociales.
  • Un 15% conoce a gente allegada que necesita hacer uso de ellos.

Sin llegar a este extremo, muchas personas han reducido el presupuesto en regalos:

  • Un 30% reconoce que destinará menos dinero a regalos.
  • Y un 6% admite que no hará ninguno.

A pesar de las dificultades, la esperanza no se pierde. Y para muestra un dato: más de la mitad de los encuestados va a seguir comprando lotería y un 7% va a jugar más que otros años.