Alerta sanitaria después de que la polio haya reaparecido en Londres

La poliomielitis es una enfermedad que se consideraba prácticamente erradicada. Por eso las autoridades sanitarias del Reino Unido han puesto en marcha un plan de emergencia tras volver a detectar el virus en las aguas fecales de Londres. El resto de Europa está alerta. ¿Ha vuelto la polio?

Actualizado a
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Polio aguas residuales Inglaterra
iStock by Getty Images

La poliomielitis es una enfermedad muy grave y contagiosa, que afecta al sistema nervioso y que por el momento no tiene cura. Tiene muy buena prevención: la vacuna. Una prevención tan buena que, desde que en 1988 se puso en marcha la campaña de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para llegar a todo el planeta, el número de casos ha disminuido al 99%.

Se avanzaba firme hacia la erradicación. Habíamos pasado de 350.000 casos anuales a 33 en 2018. Y el año pasado se dio por erradicada en África.

Hoy, el 80% de la población mundial vive en países donde se ha certificado la eliminación de la polio. O vivía, porque la sorpresa es que se ha vuelto a detectar el virus.

Londres detecta el virus en aguas fecales

La noticia la ha dado el Reino Unido. Las autoridades sanitarias anunciaron que ponían en marcha un plan de emergencia después de que se confirmara que habían detectado el virus de la polio en los análisis periódicos que se hacen de las muestras de aguas fecales en Londres. Oficialmente, desde el 2003 se había dado por erradicada la enfermedad.

El virus de la polio invade el sistema nervioso y puede provocar la parálisis en cuestión de horas

El primer mensaje ha sido de tranquilidad. Las campañas de vacunación contra la polio no se han frenado, como sí había ocurrido contra la viruela, y que ha creado otra alarma reciente por la viruela del mono.

La gran mayoría de la población está bien protegida. Pero existe un 14% de londinenses que están aún en fase de vacunación y no han completado las tres dosis necesarias. La mayoría son niños y son los que preocupan.

La pauta, según la Asociación Española de Pediatría, es que se vacune a partir de los dos meses una doble dosis, separada por 2 meses. Y una tercera dosis a los 11 meses. También se pone una vacuna de recuerdo a los 6 años. A los niños mayores, aun no inmunizados, se les puede administrar con una pauta de tiempo similar.

No es la primera vez que se detecta el virus en el Reino Unido. Otras veces se había atribuido a restos de personas procedentes de otros países vacunadas recientemente y que dejaban aún rastro no contagioso. Los virus que han hallado ahora sí son transmisibles.

Cómo se contagia la poliomielitis

La poliomielitis se contagia sobre todo al respirar o por contacto con restos de excrementos de una persona infectada. Y de momento en Londres no se ha diagnosticado ningún contagio.

Las autoridades británicas creen que la cadena de transmisión es de algún extranjero, procedente de Asia Central, Pakistán o Afganistán, donde se vacuna con una versión viva y atenuada del virus. Este vacuna es válida. Podría contagiar, aunque con una versión de la poliomielitis prácticamente asintomática. Una polio tipo 2, como se la conoce.

En el Reino Unido se ha advertido a los médicos de que estén atentos a cualquier caso sospechoso de una enfermedad ya casi olvidada. Y es una advertencia para que en el resto de Europa prestemos atención. El mundo globalizado nos puede dar avisos como este cada vez más a menudo.

Cuáles son los síntomas

El virus de la polio es especialmente peligroso, porque afecta sobre todo a los más vulnerables, niños menores de cinco años a los que puede marcar de por vida. Invade su sistema nervioso en cuestión de horas.

  • Los primeros síntomas son fiebre, cansancio, dolor de cabeza, vómitos, rigidez de cuello y dolores en brazos y piernas.
  • Luego puede lesionar la médula espinal y causar la parálisis de algunos músculos.

No todos los casos avanzan hacia la parálisis irreversible. Son uno de cada 200 contagiados, y generalmente es en las piernas. Esa, la imagen del niño paralítico, es la que más se ha quedado en la memoria colectiva como símbolo de la polio.

“Mientras haya un solo niño infectado, los niños de todos los países corren el riesgo de contraer la poliomielitis”

Otros casos pueden ser incluso más graves. Entre un 5% y un 10% de enfermos desgraciadamente fallecen por asfixia cuando la parálisis les afecta a los músculos respiratorios.

¿Vamos a ver más casos?

Con la pandemia de covid hemos aprendido que una enfermedad solo se puede erradicar si todos los habitantes del planeta estamos bien protegidos. La poliomielitis no ha desaparecido del todo y la muestra la tenemos ahora en Londres.

Mientras haya un solo niño infectado, los niños de todos los países corren el riesgo de contraer la poliomielitis”, recuerda la OMS en su informe sobre la enfermedad.

Han de continuarse las políticas de ayuda a los países donde aún no se han implementado sistemas eficaces de vigilancia e inmunización para garantizar que todos los niños han sido vacunados. Hay que educar y convencer a los que aún dudan de las vacunas.

Si no se erradica, en estos últimos reductos restantes, se podrían producir hasta 200.000 nuevos casos de aquí a diez años”, añade la OMS.