Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Alertan del riesgo de lesiones en niños por culpa del gel hidroalcohólico
iStock by Getty Images

El típico consejo de no dejar medicamentos al alcance de los niños deberíamos aplicarlo al gel hidroalcohólico. Es cierto que es un producto tan presente en nuestro día a día desde hace un año que resulta difícil esconderlo o estar siempre pendiente de los dispensadores que hay por todas partes cuando nuestros hijos se acercan a alguno de ellos.

Pero habría que hacerlo: desde la la Organización de Consumidores (OCU) recuerdan que se han multiplicado por diez las intoxicaciones en nuestro país, dos terceras partes de ellas en niños, por el uso de geles hidroalcohólicos.

  • La mayoría de consultas que se han atendido han sido por intoxicaciones debidas a una ingestión accidental, aunque los accidentes más peligrosos han sido provocados por el contacto con los ojos.

Intoxicaciones en menores de dos años

El pasado mes de octubre de 2020, el Servicio de Información Toxicólógica ya alertó sobre el incremento alarmante de intoxicaciones accidentales por geles hidroalcohólicos:

  • Mientras que en 2019 se produjeron solo 90 consultas por este motivo, en los primeros diez meses de 2020 ya se habían registrado casi 900.
  • 585 intoxicaciones se habían producido en niños y 368 de ellos eran menores de 2 años. Lógicamente, los más pequeños son el colectivo de más riesgo por intoxicación accidental y con los que conviene estar más atento.
  • Más del 84% de estas intoxicaciones accidentales que se comunicaron al Servicio de Toxicología se produjeron por vía oral, un 7% a través de los ojos, casi un 3% por inhalación y más de un 2% por exposición cutánea.
  • Por suerte, en la mayoría de los casos las intoxicaciones provocaron síntomas leves que revirtieron en poco tiempo: irritación del aparato digestivo, vómitos o diarrea, tos, enrojecimiento ocular, lagrimeo y visión borrosa.

Lesiones oculares, el riesgo más grave

Desde la OCU señalan que aunque es cierto que las lesiones oculares no son las más frecuentes, sí pueden ser potencialmente más graves según han detectado distintas agencias de toxicología europeas, no la española.

El Instituto Nacional de Toxicología de Francia advierte que se ha multiplicado por siete el número de lesiones oculares en niños por el uso de gel hidroalcohólico desde que empezó la pandemia.

  • De hecho, el 10% de las lesiones oculares por químicos en niños del país vecino se debieron a geles hidroalcohólicos. La mayoría fueron lesiones leves, pero también pueden producirse daños en la córnea. Entre abril y agosto de 2020, 16 niños recibieron atención hospitalaria por esta causa y dos necesitaron un trasplante de córnea.

Dispensadores de gel, un peligro para los niños

Muchas de las intoxicaciones se producen en espacios públicos (tiendas, restaurantes, instalaciones deportivas), mientras que en 2019 no se notificó ninguna intoxicación por este motivo.

Es obvio que la proliferación de dispensadores es la causa y supone un riesgo que antes no existía, alertan desde la OCU, por lo que conviene tomar precauciones con los más pequeños en los espacios públicos.

Además, desde la OCU recuerdan que estos productos son inflamables ya que siguiendo las recomendaciones de la OMS deben contener un mínimo de un 60% de alcohol. Un riesgo adicional que hay que tener en cuenta.

Niños y geles: precauciones

Aunque llevamos un año de pandemia y deberíamos saberlo de memoria, desde la OCU insisten en recordar las precauciones a tener en cuenta a la hora de usar los geles hidroalcohólicos para evitar accidentes con los más pequeños. Y ante todo recuerdan que lo ideal es lavar las manos con agua y jabón, y solo usar geles hidroalcohólicos cuando no podamos lavarnos las manos.

  • Mantén el gel hidroalcohólico fuera de alcance de los niños.
  • Supervisa su utilización cuando se lo aplique un niño.
  • Presta especial atención a los dispensadores de gel comunitarios ya que muchas veces están colocados a la altura de los ojos de los niños
  • En el caso de niños mayores que llevan gel en la mochila del colegio o en instalaciones deportivas, hazles ver que el gel no es un juguete y que deben usarlo correctamente porque entraña riesgos.

Qué hacer en caso de accidente

Es importante actuar con rapidez:

  • Si el gel cae accidentalmente en el ojo, lava la zona con agua durante al menos 15 minutos (puedes hacerlo situando el ojo debajo del grifo o utilizar el mando de la ducha). En caso de que las molestias persistan acude al médico.
  • En caso de ingestión accidental, llama al Servicio de Información Toxicológica (91 562 04 20), al 112 o acude al médico con urgencia.