Por Soledad López, periodista especializada en salud

medio ambiente covid19

La crisis del coronavirus ha tenido un impacto brutal en muchos aspectos y el medio ambiente es uno de ellos.

Por ejemplo, la situación de emergencia sanitaria ha provocado recortes en inversiones medioambientales. Sin embargo, no todo es negativo porque se ha reducido la contaminación en las ciudades y, por tanto, uno de los principales factores de riesgo que pone en jaque nuestra salud.

Los investigadores de Urban Transformation and Global Change Laboratory (TURBA Lab) de la UOC, Mar Satorras, Isabel Ruiz y Hug March, también profesor de Estudios de Economía y Empresa, han identificado los riesgos y las oportunidades que plantea la Covid para el medio ambiente.

5 Riesgos de la Covid-19 para el medio ambiente

Estos son algunos de los aspectos negativos que la crisis de la Covid puede provocar:

1. ¿Recortes en medio ambiente?

Ante la necesidad de priorizar en Sanidad o en reactivación de la economía, los investigadores creen que existe el riesgo de que a los gobiernos no les tiemble el pulso a la hora de recortar presupuesto destinado al medio ambiente.

  • Esto pondría en riesgo los planes de emergencia climática o las campañas de sensibilización que tanto habían conseguido.

2. ¿Peor legislación ambiental?

El confinamiento y la parálisis económica que ha provocado han dejado las políticas ambientales en un segundo plano.

  • Gobiernos como los de Estados Unidos se plantean flexibilizar la normativa ambiental de las empresas y en Catalunya se prevé agilizar trámites urbanísticos. Estos ejemplos han alertado a los ecologistas.

3. ¿Más combustibles fósiles?

La pandemia ha castigado el turismo y las compañías aéreas con las consecuencias laborales que eso supone.

  • Se teme que las propuestas para rescatar estos sectores irán en contra de las estrategias para reducir los combustibles fósiles.

4. ¿Usaremos más el coche?

El uso de transporte público aumenta el riesgo de contagio. Es obvio.

  • Por ello el miedo al contagio podría aumentar el uso del coche privado para desplazarnos, lo que implicaría un aumento de las emisiones de CO2.

5. ¿Aumento de los residuos?

Mascarillas, guantes y otros materiales de un solo uso que ahora han cobrado protagonismo durante la desescalada aumentan la cantidad de residuos que generamos.

  • Lo ideal sería que fueran de materiales reutilizables.

Oportunidades de la Covid para el medio ambiente

Esta crisis también abre oportunidades para el medio ambiente que podrían aprovecharse si se trabaja en este sentido.

¿Nos moveremos más en bici, a pie...?

Esta crisis puede favorecer una transición acelerada hacia una movilidad en las ciudades más sostenible: a pie, en bicicleta...

  • Fomentar el teletrabajo ayudaría en este sentido. Los trabajadores que vivan lejos del centro de trabajo podrían optar por esta opción.
  • Esta tendencia podría ser incluso una oportunidad para redistribuir la población, evitar la concentración en las grandes ciudades y favorecer las ciudades pequeñas o las zonas rurales.

¿Nos reuniremos virtualmente?

Mucha gente cogía aviones o recorría grandes distancias para realizar reuniones de trabajo.

  • En esta crisis se ha visto que esto puede hacerse igualmente mediante videoconferencias. Y podría seguir haciéndose o mantenerse en buena medida para reducir la mobilidad.

¿Más zonas verdes?

Si se promueven las políticas que fomenten la movilidad a pie o en bicicleta, podría promoverse también la recuperación de zonas verdes.

  • De hecho, el confinamiento ha vaciado las ciudades de coches, y esto podría aprovecharse para hacerlas más verdes a gran escala.

¿Menos contaminación?

Durante el confinamiento los niveles de contaminación han bajado considerablemente. Y todo gracias a los cambios drásticos en el uso del coche o de transportes contaminantes como el avión o el barco.

  • Impulsar políticas en este sentido ayudaría a mantener la reducción de gases de efecto invernadero.
  • No olvidemos que la contaminación se considera un factor de riesgo para la salud como el tabaco, la obesidad o la falta de ejercicio físico.

¿Más conscientes de nuestra fragilidad?

Esta pandemia nos ha puesto frente al espejo y hemos visto lo frágiles que somos ante un virus. Igual que lo somos ante el medio ambiente si no lo cuidamos. Haber tomado conciencia de lo primero debería ayudarnos a hacerlo respecto a lo segundo.

  • Hemos vivido una emergencia sanitaria y estamos también inmersos en una emergencia climática. En nuestras manos está ponerle freno.

Tags relacionados