Aumentan los casos de sarna en España desde el inicio de la pandemia

La sarna es una enfermedad de la piel que se relaciona más con el pasado, en épocas más pobres y de peor higiene. Sigue activa y de hecho se ha incrementado el número de casos en España, especialmente desde que empezó la pandemia.

Actualizado a
Dr. Francisco Marin
Dr. Francisco Marín

Médico de Atención Primaria

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Brote sarna en España
iStock by Getty Images

En los últimos meses han aparecido varios brotes de sarna en España. Se han denunciado casos en residencias, hospitales e incluso se atribuyen a probadores de tiendas de ropa.

Además, la divulgación de algunos de estos casos en las redes sociales ha creado una cierta alarma. ¿Tiene una base real?

Vemos más casos de sarna que antes de la pandemia. Desde que acabó el confinamiento ha ido en aumento”, según el doctor Pablo Ortiz Romero, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital 12 de Octubre, en Madrid.

Seguramente la sarna es una enfermedad infradiagnosticada en España, porque los síntomas pueden confundirse con otras afecciones de la piel”, nos ha explicado el doctor Francisco Marín, médico de atención primaria.

Por qué hay más casos de sarna

La sana tiene el origen en un ácaro, el Sarcoptes scabei. El primer error es relacionar la sarna exclusivamente con la falta de higiene y la pobreza. Igual que en su día se hacía con los piojos. La sarna es más habitual en ambientes desfavorecidos, pero no siempre es así.

Algunos datos sanitarios reflejan una duplicación de casos el último año

  • El confinamiento pudo ser un detonante.
  • Luego el retraso en el diagnóstico, por ignorancia o por la saturación de los centros de atención primaria, han provocado su extensión.
  • Y finalmente la resistencia a los tratamientos del ácaro están aumentando las infecciones.

Puede parecer extraño, puesto que en teoría durante estos dos años se ha intentado reducir en lo posible las interacciones. Lo cierto es que no parece que haya sido así. El doctor Ortiz Romero cree que ha pasado lo contrario. El confinamiento provocó una mayor necesidad de contacto.

La realidad de los datos de la sanidad pública indica que hay más casos diagnosticados que antes de que estallara la pandemia de la covid. En Mallorca, por ejemplo, hubo en 2021 más de 9.000 casos. Es el doble que el año anterior.

Cómo se contagia la sarna

Como hemos dicho, la sarna es consecuencia de la infección en la piel provocada por un ácaro. Es microscópico. No se ve a simple vista. Basta el contacto de piel con piel algo continuado. Es raro que con el mero gesto de dar la mano se transmita.

Eso no significa que los supuestos casos detectados en tiendas de ropa sean falsos necesariamente. La sarna puede quedarse en la ropa que se ha probado un cliente y pasar al siguiente que se la prueba. Pero no es lo más habitual. Es más probable que el contagio siguiera otra vía más directa.

En centros donde hay más contacto, como residencias y hospitales, que se ayuda a los residentes, es lógico que se hayan producido estos brotes.

Una vez ha cambiado de huésped, el ácaro se mete en la capa superficial de la piel y, en el caso de la hembra, empieza a poner de 2 a 3 huevos diarios. Nacen a los diez días y continúan la colonización de zonas de piel.

Síntomas y tratamiento

A medida que el parásito se instala va provocando las primeras señales. A los tres o cuatro días la infección ya produce:

  • Irritación y erupción de la piel, con rojeces que recuerdan las espinillas.
  • Picor especialmente intenso por la noche cuando estamos más relajados y concentrados en nuestra piel.
  • Una consecuencia del picor y el continuo rascarse puede provocar incluso la aparición de llagas en la zona.

El dermatólogo o el médico de cabecera lo diagnosticará detectando los diminutos túneles que crea el parásito en la piel. Aunque no siempre es fácil. “Si no hay una fuerte sospecha de que sea sarna, a veces puede ser difícil dar con el diagnóstico”, admite el doctor Marín.

En los últimos años el ácaro se está haciendo resistente a los tratamientos antiparasitarios

El especialista suele recetar un tratamiento tópico a base de permetrina. Es la misma sustancia con la que se combate los piojos. Se comercializa en forma de loción.

El problema es que los ácaros se están haciendo resistentes a los medicamentos para eliminarlos -admite el doctor Marín-. Desde hace unos años, en ocasiones os ácaros sobreviven y entonces cuesta mucho de erradicarlos”.

Para evitar el contagio, lo mejor es la previsión. La higiene es nuestra principal barrera. Lavar bien la ropa, sobre todo las toallas, y a ser posible no compartirlas, ni siquiera la de manos.