¿Cómo será la primavera 2022 para los alérgicos al polen?

En la cornisa cantábrica, el litoral mediterráneo o Castilla-León se espera una primavera leve para los alérgicos; mientras que en Madrid o Sevilla se prevé moderada. Solo en Extremadura se espera una primavera más intensa.

Actualizado a
Dr. Ángel Moral
Dr. Ángel Moral de Gregorio

Especialista en Alergología e Inmunología Clínica

Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

¿Cómo será la primavera 2022 para los alérgicos al polen?
iStock by Getty Images

Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) este año los alérgicos al polen se enfrentan a una primavera más leve.

Cada año por estas fechas surge la misma pregunta: ¿cómo será la primavera para los alérgicos al polen?

Y la respuesta afecta a una buena parte de la población: en España hay más de ocho millones de personas alérgicas a pólenes, siete de los cuales son alérgicos a las gramíneas seguidos en orden decreciente por alérgicos al olivo, a las arizónicas, al plátano de sombra, a la salsola y a la parietaria.

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) ha dado a conocer las previsiones para este año y revela que los alérgicos al polen se enfrentan a una primavera más bien leve, aunque varía según la zona de la península. ¿La causa? Ha llovido poco en otoño e invierno.

En la cornisa cantábrica, el litoral mediterráneo o Castilla-León se espera una primavera leve para los alérgicos; mientras que en Madrid o Sevilla se prevé moderada. Solo en Extremadura se espera una primavera más intensa para los alérgicos al polen.

Cómo se calcula la intensidad de la primavera

Existe una relación directa entre las lluvias, la temperatura y la humedad del otoño y el invierno, y los recuentos de pólenes de gramíneas durante la primavera.

Para calcular el nivel de intensidad de la primavera para los alérgicos en los diferentes puntos de España, se tienen en cuenta los datos de las estaciones aerobiológicas del Comité de Aerobiología de la SEAIC y de los factores climatológicos proporcionados por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), entre otros.

Este año, debido a la falta de lluvias en el otoño y en el invierno, se prevé que esta primavera cuente con unos niveles de pólenes de gramíneas más bajos de lo habitual, lo que contribuirá a una disminución de los síntomas alérgicos en los pacientes.

GRAFICO ALERGIA PRIMAVERA 2022

SEAIC

Cómo influye el cambio climático

Uno de los efectos del cambio climático en la salud es el aumento de las enfermedades alérgicas por pólenes debido a tres circunstancias:

  • Aumenta la concentración de polen: Los gases con efecto invernadero y sobre todo el CO2 actúan como fertilizantes de las plantas y ocasionan un aumento en la producción de los pólenes.
  • Nos exponemos durante más tiempo: "La subida de las temperaturas está adelantando el periodo de polinización y retrasando su finalización, incrementando así el ciclo de exposición a los pólenes", explica el doctor Ángel Moral, presidente del Comité de Aerobiología de la SEAIC.
  • El polen es más agresivo: La contaminantes químicos modifican el metabolismo de la plantas, que producen más proteínas denominadas de estrés. "Estas proteínas de estrés incrementan la agresividad del polen en las ciudades y en poblaciones que viven cerca de autopistas en comparación con los pólenes de zonas rurales sin contaminación. Por este motivo, en las ciudades se producen más casos de alergia a pesar de que la concentración de pólenes sea menor que en el campo. Además, los altos niveles de contaminación de las ciudades favorecen el fenómeno de inversión térmica que impide a los pólenes abandonar la atmósfera e incrementa el tiempo de exposición a ellos", concluye el alergólogo.

Un reciente estudio de la Universidad de Michigan publicado en Nature Communications sugiere que, para finales de este siglo, las emisiones de polen podrían comenzar 40 días antes en primavera en comparación de lo que vimos entre 1995 y 2014.

La temporada fuerte de alergia al polen sería 19 días más larga hasta que empezasen a disminuir los niveles de polen.

Además, debido al aumento de las temperaturas y de los niveles de CO2, la cantidad anual de polen emitido cada año podría aumentar hasta un 200%.

¿La lluvia es buena o perjudicial para los alérgicos al polen?

La lluvia afecta a las concentraciones de pólenes de dos formas: una de ellas beneficiosa para los alérgicos y otra perjudicial. Así lo explica el Dr. Moral:

  • "A corto plazo la lluvia humedece los pólenes que hay flotando en la atmósfera, aumentando su peso y favoreciendo su depósito en el suelo, lo que impide que puedan penetrar en las vías respiratorias. Por eso los síntomas de los alérgicos disminuyen cuando está lloviendo".
  • "No obstante, a largo plazo, las precipitaciones favorecen el crecimiento de todas las plantas, especialmente de las gramíneas, lo que contribuye a un mayor desarrollo y a un aumento en la producción de pólenes de gramíneas que, en el momento de floración, se van a dispersar por la atmósfera y, como consecuencia, los alérgicos van a experimentar un aumento de sus síntomas", subraya el alergólogo.

Este invierno ha sido el segundo más seco en España en los últimos 60 años (solo después del de 2012) y se registraron solo 98 litros. El otoño de 2021 también fue seco.

  • La falta de lluvias y las temperaturas elevadas en el invierno han favorecido la presencia de forma mantenida en la atmósfera de los pólenes de cupresáceas, como cipreses y arizónicas, con niveles muy elevados en muchas ciudades de España, como por ejemplo Madrid, Granada, Jaén, Córdoba, Talavera de la Reina, Toledo, etc.
  • Sin embargo, esa misma falta de lluvias hacen prever síntomas leves en los alérgicos al polen de las gramíneas, que son mayoría en España, porque estas plantas no crecerán con tanta fuerza en primavera.

previsiones de un vistazo

Islas canarias

  • Primavera muy leve
  • < 300 granos/m3 (Tenerife, Las Palmas)

Cornisa Cantábrica, Navarra, La Rioja

  • Primavera leve: Asturias, Cantabria, Galicia, Navarra, País Vasco, Rioja
  • 1000 granos/m3 (La Coruña, Logroño)- 3000 granos/m3 (Oviedo, Vitoria)
  • 2000 granos/m3 (Lugo, Pontevedra, Orense, Santander, Bilbao, San Sebastián, Pamplona)

Litoral Mediterráneo

  • Primavera leve: Baleares, Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia
  • 1000 granos/m3 (Barcelona, Murcia, Palma, Tarragona)- 3000 granos/m3 (Lleida)
  • 2000 granos/m3 (Alicante, Castellón, Valencia)

Centro Peninsular

  • Primavera leve: Aragón, Castilla-León, Castilla- La Mancha (menos Toledo)
  • Primavera moderada: Madrid y Toledo
  • 1000 granos/m3 (Cuenca, Teruel)- 4000 granos/m3 (Toledo)

Sur Peninsular

  • Primavera muy leve: Almería
  • Primavera leve: Cádiz, Granada, Huelva, Málaga
  • Primavera moderada: Córdoba, Jaén, Sevilla
  • Primavera intensa: Badajoz, Cáceres
  • 1000 granos/m3 (Almería)- 5000 granos/m3 (Badajoz, Cáceres)