Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Un componente de algunos colutorios reduce la infección por SARS-CoV-2
iStock by Getty Images

La capacidad antiséptica de los colutorios ha dado que hablar a lo largo de esta pandemia. Se ha especulado si podrían ser una herramienta útil para frenar la transmisión del SARS-CoV-2, el virus de la Covid-19. Pero eran solo eso, especulaciones sin evidencia científica al respecto.

Ahora, investigadores de IrsiCaixa en colaboración con DENTAID Research Center, han demostrado que el cloruro de cetilpiridinio (CPC), un componente químico presente en algunos colutorios, reduce la capacidad de infección del SARS-CoV-2.

Cloruro de cetilpiridinio (CPC)

Este componente químico tiene una potente acción antiviral:

  • Se ha visto que es capaz de reducir hasta 1000 veces la capacidad de infección del SARS-CoV-2 en células cultivadas en laboratorio.
  • De momento, el efecto antiviral se ha observado solo en estudios preclínicos y el siguiente paso será hacerlo en un ensayo de eficacia en humanos que estará liderado por la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas (FLS).

Desde IrsiCaixa aseguran que demostrar el efecto antiviral del CPC en humanos será clave para ayudar a reducir la transmisión del SARS-CoV-2 en cualquier zona geográfica porque los colutorios son económicos, fácilmente distribuibles y almacenables. Así de obvio.

"Los resultados que hemos obtenido son prometedores. Que un colutorio con CPC sea capaz de reducir tanto la capacidad de infección del SARS-CoV-2 es una muy buena noticia, ya que conseguiríamos frenar la rápida transmisión del virus entre personas, que es lo que más preocupa actualmente", celebra el director de IrsiCaixa, Bonaventura Clotet.

Hasta ahora no se había determinado qué componente de los colutorios podía reducir la capacidad infecciosa del SARS-CoV-2. Pero ahora que se sabe que el CPC tiene un efecto antiviral, los enjuagues bucales con este activo podrían ser una potencial herramienta para frenar el contagio.

Así afecta el CPC al coronavirus

En la membrana de las células hay moléculas esenciales como la proteína Spike (proteína S), que es concretamente la que utiliza el SARS-CoV-2 para reconocer las células e infectarlas.

  • Los investigadores han demostrado que la membrana celular se desestabiliza en contacto con el CPC, de manera que la proteína S deja de ser funcional y el SARS-CoV-2 es incapaz de infectar.
  • Para demostrar que el coronavirus no infecta en presencia del cloruro de cetilpiridinio se ha puesto en contacto virus aislados de pacientes con Covid-19 con el colutorio con CPC durante 2 minutos.
  • En estas condiciones, se ha visto que la capacidad de infección del SARS-CoV-2 se reduce hasta 1000 veces en cultivos celulares.

"Hemos comprobado que el CPC es realmente quien tiene un papel antiviral porque, llevando a cabo el mismo experimento con colutorio sin CPC, el virus sigue teniendo una alta capacidad de infectar y destruir células", afirma la coordinadora del estudio e investigadora principal de IrsiCaixa, Nuria Izquierdo-Useros.

"Teniendo en cuenta que en el experimento hemos usado una cantidad de virus más elevada que la que se encuentra en la cavidad bucal de las personas infectadas, y una cantidad menor de colutorio de la que suele utilizar la gente, estos resultados son muy esperanzadores", señala la investigadora.

¿Colutorios para frenar contagios?

El hallazgo del los investigadores de IrsiCaixa podría ayudar en la lucha contra la Covid-19. Así lo asegura Joan Gispert, director de I+D+i de DETAID:

"La cavidad bucal juega un papel crucial en la transmisión del SARS-CoV-2. Los virus están presentes en la saliva y, aunque aún queda mucho camino por recorrer, los colutorios en los que estamos trabajando podrían ser una potencial herramienta de prevención de la transmisión", asegura.

Antes de que esos colutorios preventivos sean una realidad, el siguiente paso es realizar ensayos de eficacia en humanos:

  • El objetivo es confirmar si el efecto antiviral del CPC visto en laboratorio es extrapolable a seres humanos.
  • Y estudiar cuánto tiempo dura ese efecto protector.

"Aunque el uso de este enjuague bucal no prevenga la infección por SARS-CoV-2, sí podría evitar la propagación del virus", señale Nuria Izquierdo-Useros.

"Sería una medida fácil, efectiva y aplicable a nivel global", afirma con satisfacción la investigadora.