Por Diana Llorens

despensa confinamiento

Aunque los responsables de los supermercados y las autoridades insisten en que no hay ni habrá problemas de suministro, el coronavirus ha hecho que muchas personas se lancen a los supermercados a hacer acopio de alimentos. ¿Sabemos qué alimentos conviene tener en la despensa?

Desde el Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (CODiNuCoVa) dan algunas claves.

Alimentos perecederos

Son aquellos para los que la descomposición comienza de manera sencilla a temperatura ambiente. Estos son los alimentos que menos nos van a durar y, por lo tanto, no conviene comprar mucha cantidad:

  • Verduras y hortalizas. Hay algunos que aguantan más tiempo como la col, la coliflor, la col lombarda, las zanahorias o las cebollas. Otros como el brócoli, la lechuga o los tomates duran poco y no es aconsejable hacerse con gran cantidad de ellos.
  • Frutas. Hay que distinguir entre las frutas que siguen madurando después de su recolección (climatéricas) y las que no (no climatéricas): Las frutas climatéricas se conservan menos tiempo. Ejemplos de ellas son las manzanas, las peras o los plátanos. Si las compramos verdes, nos duraran un poco más de tiempo. Además, hay que tener en cuenta que “excretan etileno y perjudican a las frutas no climatéricas, por lo que hay que mantenerlas separadas”, comenta Luis Cabañas, secretario de CODiNuCoVa. Las frutas no climatéricas se conservan por más tiempo. Ejemplos de ellas son las naranjas o las mandarinas.

Separa las frutas entre las que siguen madurando y las que no

  • Huevos: duran bastantes días tanto fuera como dentro de la nevera, “pero no vale sacarlos y meterlos, ya que pueden formarse gotas por el cambio de temperatura, y aumenta el riesgo de salmonelosis”, concluye Luís Cabañas.
  • Carne y pescado fresco: se puede congelar y conserva todas sus propiedades nutricionales.
  • Los lácteos fermentados, como el yogur, requieren refrigeración, por lo que no es recomendable almacenarlos en gran cantidad.

Alimentos no perecederos

Son aquellos productos que tienen una vida útil más larga y no se ven afectados por la temperatura o humedad del ambiente. En caso de que queramos ampliar nuestra despensa, este es el tipo de alimentos que más debemos adquirir:

  • Legumbres o verduras en lata o bote de vidrio. Están listos para comer y tienen una fecha de caducidad larga.
  • Legumbres secas o arroz.
  • Conservas. “Siempre al natural o en aceite de oliva virgen, en ningún caso en aceite de girasol o de oliva”, comenta Luis Cabañas.
  • Snacks: Estar en casa no debe ser una excusa para picar alimentos como la bollería. “Hay que eliminar los productos superfluos como las galletas o la bollería, no solo no nos aportan, sino que además son perjudiciales para la salud”, comenta Luis Cabañas. Los frutos secos, los encurtidos o el grano de maíz para hacer palomitas caseras son buenas alternativas.
  • Congelados: Son una buena opción, siempre y cuando no sean precocinados o ricos en sal o grasas de mala calidad. Tanto el pescado y la carne como las verduras y las frutas conservan todas sus propiedades nutricionales y son una buena alternativa a los productos frescos.
  • Lácteos: La leche, siempre que haya pasado por procesos térmicos como el UHT, se puede almacenar durante bastante tiempo. Lo mismo ocurre con las bebidas vegetales, como las de soja, almendra o arroz.

Opta por las legumbres antes que por la pasta y si la eliges, que sea integral

No se recomienda la pasta elaborada con harinas refinadas. “Se trata de un alimento nutricionalmente superfluo que no aporta ni vitaminas ni minerales. En caso de querer consumirla, mejor integral; sin embargo, es preferible utilizar ese espacio para legumbres”, afirma Cabañas.

El hecho de quedarse en casa durante un tiempo no puede ser motivo para tomar suplementos nutricionales si no están recomendados por un profesional de la salud”, recalca Cabañas.

Seguir una dieta saludable

Aunque tengamos que unos días en casa, no debemos olvidar “seguir una dieta saludable, basada en fruta, verdura y proteínas de calidad (legumbres, huevos, carnes y pescados)”, señala Luis Cabañas.

Tags relacionados