Por Diana Llorens

ninos aprender desde casa coronavirus

La pandemia mundial de COVID-19 provocó que, de la noche a la mañana, los niños se encontraran con que los colegios habían cerrado y tenían que seguir las clases desde casa.

La adaptación a esta nueva forma de estudiar no es fácil y requiere un esfuerzo constante tanto de los niños como de los docentes y los padres.

“Es un contexto totalmente diferente”, comenta Zenaida Aguilar, profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC y psicóloga del Instituto Carl Rogers.

  • Los niños asocian el estudio al colegio y a los profesores.
  • Su casa es el espacio para relajarse, estar con sus padres y jugar. Durante el día se pueden poner algunas pautas, pero se necesita mucha presencia de los padres para que se vayan cumpliendo, explica Zenaida Aguilar.

la adaptación depende de la edad

“En cada etapa hay que hacer diferentes estrategias”, indica Zenaida Aguilar. En los más pequeños, la presencia de los profesores y los padres es más importante.

“Cuando son más mayores, los niños se pueden ir responsabilizando”, indica Aguilar. Los padres los pueden ayudar a organizarse y a crear hábitos de estudio, pero los niños deben desarrollar después su propia autonomía.

  • Estas estrategias pueden ayudar a que los niños se concentren más y estén más motivados para aprender desde casa.

hay que Establecer unos horarios

Desde casa no podemos reproducir completamente los hábitos que los niños tenían cuando iban al cole, pero es conveniente seguir unas rutinas que les acerquen lo máximo posible a la normalidad.

Durante la mañana, los niños están más activos y es el momento más apropiado para las clases online, planifiquen las tareas y realicen actividades, según indica Adriana Ornellas, profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC.

Las tardes son más adecuadas para leer, escribir, pintar, escuchar música o conectarse virtualmente con amigos o familiares.

  • No hay que olvidar el tiempo libre. Es importante “destinar un tiempo del día a pasear, jugar o hacer actividad física en espacios exteriores, ahora que las medidas de confinamiento se han flexibilizado”, comenta Ornellas.

Buscar un espacio apropiado para el estudio

Debemos buscar un espacio aislado para que los niños puedan estudiar sin interferencias.

Además, debemos habilitar el sitio de estudio para que el niño cuente con todo el material necesario y, de esta forma, tenga que interrumpir menos sus tareas porque le falte algún utensilio.

Debe tener un espacio que le permita concentrarse e interrumpir poco sus tareas

“Los niños deben aprender que su casa ahora es un sitio diferente, un sitio donde van a tener que aprender y va a tener que hacer lo que hacía en el cole”, comenta Zenaida Aguilar.

Seguir la regla de las 5 'C'

Para motivar a los niños, las actividades deben contener las cinco C, según Adriana Ornellas:

  1. Contexto: el aprendizaje debe estar conectado con los conocimientos y las experiencias previas del alumno, y tener en cuenta la actualidad del momento.
  2. Creatividad: las actividades deben estimular la resolución creativa de problemas reales y significativos.
  3. Curiosidad: las actividades deben despertar el interés de los niños por lo que están aprendiendo.
  4. Control: es importante que los niños puedan influir en lo que aprenden y escoger de qué manera lo hacen.
  5. Colaboración: deben promover la interacción y el trabajo en equipo entre los estudiantes y las familias.

Fijar objetivos asequibles

Uno de los objetivos durante esta situación debe ser no frustrar a los niños.

  • Para ello, se deben fijar objetivos que no sean muy ambiciosos para que los niños los puedan alcanzar y sigan motivados.

“Debemos darnos cuenta de que los ritmos serán diferentes y no podemos pretender que estudien tanto como cuando iban a la escuela cada día, comenta Zenaida Aguilar.

Adaptarse a cada niño

Cada niño es diferente y para conseguir su motivación debemos adaptarnos a sus necesidades. No todos los niños tienen la misma capacidad de atención ni la ponen en práctica de la misma forma, comenta Zenaida Aguilar.

“También debemos adaptar los descansos a cada niño, ya que la capacidad de concentración varia”, añade Aguilar.

Preguntar a los niños ayudará a los padres a conocer y entender sus necesidades.

Respetar a todos los miembros de la familia

Conocer los horarios de los demás miembros de la familia ayudará a los niños a respetarlos y a mantener un orden que es necesario también para que los padres, que en muchos casos tienen que trabajar desde casa, puedan hacerlo y puedan también tener tiempo para ellos mismos.

  • El tiempo compartido entre padres e hijos debe ser de calidad y por eso está bien poder decir ‘ahora no puedo’ o ‘este ratito es per a mi’", afirma Zenaida Aguilar.

Tags relacionados