Asesorado por Antoni Bolinches, psicólogo clínico, terapeuta de pareja y vicepresidente de la Societat Catalana de Sexologia

Por Soledad López, periodista especializada en salud

confinados en pareja

Si la convivencia en pareja ya genera más conflicto y tensiones de lo normal en aquellas situaciones en las que se comparte más tiempo juntos, dígase vacaciones de verano o Navidad, ¿qué no puede ocurrir ahora cuando el confinamiento por la crisis de la COVID-19 obliga a muchas parejas a convivir 24 horas sin descanso?

Y sin válvulas de escape como acudir al gimnasio o simplemente desplazarse en solitario hacia el lugar de trabajo.

En China han aumentado las demandas de divorcio

  • Además, no se trata simplemente de pasar el día juntos, sino de pasarlo encerrados en casa y en una situación que provoca miedo y angustia para muchas personas. En fin, que seguramente no estamos en nuestro mejor momento.

De hecho, en China han aumentado las demandas de divorcio una vez finalizado el confinamiento.

CÓMO EVITAR (O GESTIONAR) LAS DISCUSIONES DE PAREJA

Para evitar que esto ocurra, ambas partes deben hacer un esfuerzo, pero no vienen mal unos consejos en este sentido.

Para ello hemos hablado con el psicólogo, terapeuta de pareja y escritor Antoni Bolinches, que nos ha dado 10 pautas para que el confinamiento en pareja no se convierta en un enfrentamiento.

Bolinches acaba de publicar "El síndrome de las supermujeres" (Amat editorial) y es autor de otros libros como "El nuevo arte de enamorar" (Debolsillo) o "Amor al segundo intento" (Ed. Urano).

1.- Lo primero, aceptar que es normal que tengáis miedo

En una situación de estas características, lo más lógico del mundo es tener miedo. Lo extraño, explica Bolinches, es que la crisis en la que estamos inmersos nos dejara impasibles.

  • "El primer paso para gestionar y superar cualquier situación es aceptarla", asegura el psicólogo y escritor. Si la negamos e intentamos seguir como si nada y teniendo la misma actitud que cuando salíamos cada mañana a trabajar, no lo llevaremos bien y el conflicto estará servido.
  • Y este es un ejercicio que cada miembro de la pareja tiene que hacer por separado.

La aceptación nos ayudará a ser menos exigentes y más comprensivos, tanto con nosotros mismos como con el otro, a tener más paciencia, a tolerar más al otro y ponernos en su lugar...

2.- Aceptar también que es una situación estresante... para todos

"La crisis del COVID-19 provoca estrés y activa nuestra hipocondría. El fantasma del virus está ahí y muchas personas temen contagiarse", asegura el especialista.

  • Pero si, de nuevo, aceptamos que es normal esa hipocondría y ese estrés, y que probablemente todo el mundo está como nosotros, relativizaremos la situación y bajará nuestra angustia.

De esta crisis la pareja puede salir reforzada o debilitada

  • Sin embargo, si sacas tu lado más neurótico porque no te controlas y te dejas llevar, tu pareja lo que verá es que tienes dificultad para gestionar las emociones y que en situaciones difíciles resulta muy complicado convivir contigo. Puede que ya lo sospechara antes, pero ahora no tiene ninguna duda.

"En realidad esta crisis es una verdadera prueba de fuego para la pareja. Depende de cómo se gestione, algunas saldrán reforzadas y otras debilitadas", explica.

3- Hay que aportar, no solo pedir

"No podemos cargar al otro con todo el peso que supone gestionar el confinamiento. Hay que vivir con espíritu de compartir, no de exigir", remarca el experto.

  • "Si yo pido y el otro también pide, y ninguno de los dos aporta, no vamos bien. Eso conviene que lo tengáis los dos claro: lo que ocurre entre dos es responsabilidad de dos, no solo de uno", matiza.

4.- Buscad ocupaciones para resolver las preocupaciones

"La mejor forma de distraer las preocupaciones, que estos días son muchas, es buscar ocupaciones que nos produzcan placer", explica.

Evidentemente, sin salir de casa. Leer, descubrir nuevas recetas de cocina, aprender a practicar yoga o taichi (las opciones que hay en internet son tantas que se pueden aprender un sinfín de cosas sin salir de casa).

5.-No olvidéis que la tensión genera discusión

Y en una situación de convivencia permanente aún más, porque si te enfadas no puedes salir a la calle y darte un paseo para desahogarte.

  • Por tanto, lo mejor es evitar esa tensión que puede ser la antesala de una discusión o una pelea. ¿Cómo? Como decíamos en los puntos anteriores, siendo más comprensivos, dando y no exigiendo, buscando ocupaciones que nos distraigan...

6.- Procura estar tú bien

Junto a la aceptación que decíamos al principio, es la base de todo. "Si tú estás bien o suficientemente bien, dadas las circunstancias, generarás buen rollo. Y eso es básico, porque si no generas buen rollo saltarán chispas".

De los malos momentos de la vida podemos aprender muchas cosas

  • "En la vida, los buenos momentos son para disfrutarlos, y los malos para aprender. Hemos de aprovechar esta coyuntura para sacar lecciones de vida que nos ayuden a ser mejores", asegura el autor.

7.- No es bueno que ceda uno solo, debéis hacerlo los dos

"Una buena negociación es aquella en la que no hay vencedores porque las dos partes ceden", dice el autor de libros como "El arte de enamorar".

  • Y es que, ahora más que nunca, es importante encontrar un punto medio entre lo que tú quieres y lo que puede dar el otro. Por tanto, negociad, hablad... y llegad a ese punto de encuentro.

8.-Reservad un espacio y un tiempo solo para vosotros

Pasa el día juntos no implicar estar las 24 horas el uno junto al otro. Es bueno tener autonomía y realizar tanto actividades en solitario como en compañía.

  • Puede que a ti te relaje el yoga y al otro no le guste nada, pero no por ello debes dejar de hacerlo.
  • Ahora bien, si tienes una pareja que necesita estar todas las horas contigo quizá te agobies o al revés, si tú eres así le agobiarás.

9.-No forcéis la comunicación... si el otro no quiere

No solo hay que respetar el espacio del otro, sino el ánimo. Si no le apetece hablar, obviamente no hay que forzar la situación.

10.-Buscad información pero evitad la saturación

En estos días convulsos en los que las noticias son monotemáticas es lógico querer informarse, pero si estamos todo el día enganchados a la televisión o las redes sociales viendo, oyendo y leyendo sobre el coronavirus nos saturaremos.

Y eso no nos ayudará a bajar nuestro nivel de estrés e hipocondría.

Tags relacionados