Confirmado: la psoriasis y los problemas cardíacos están relacionados

La psoriasis no es simplemente un problema estético de la piel. Cada vez se descubren más implicaciones y relaciones con otras enfermedades. La última investigación ha confirmado que se relaciona con problemas cardiovasculares.

Actualizado a
Psoriasis corazón
Istock
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

La psoriasis es una enfermedad crónica que, si no nos afecta, la relacionamos exclusivamente con un problema cutáneo. La psoriasis es más complicada que eso. Es una enfermedad que afecta a múltiples partes del cuerpo. Sobre todo a la piel, pero en los casos graves también a las articulaciones. Un 10% sufre artritis psoriásica.

También se calcula que casi la mitad de los pacientes sufren algún tipo de afectación en la salud mental: un 25% presenta signos de depresión y un 48% de ansiedad.

La psoriasis aumenta el riesgo cardiaco

Desde hace tiempo se ha sospechado que la psoriasis aumentaba también el riesgo cardiaco. Básicamente por dos motivos:

  • La inflamación sistémica. La psoriasis provoca la inflamación, una respuesta del sistema inmune para defender el organismo de infecciones. Esta inflamación no se da solo en la piel externa. También en otros tejidos, incluyendo el corazón y los vasos sanguíneos.
  • Otros riesgos cardiovasculares. La psoriasis ha estado vinculada a un mayor riesgo de obesidad, hipertensión y diabetes. Todos estas patologías están relacionadas también con los problemas cardiovasculares.

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Padua, en Italia, ha ayudado a confirmar estas suposiciones. En concreto, ha encontrado evidencias de la relación entre psoriasis grave con otro factor de riesgo: una patología llamada disfunción microvascular coronaria (DMC).

La psoriasis afecta a las arterias

La DMC es conocida como enfermedad de las arterias pequeñas, porque afecta a las ramificaciones que salen de las arterias para regar todas las partes del corazón.

El flujo de sangre se reduce en estos conductos debido a un colesterol alto diabetes o hipertensión. Ahora se ha visto que también por la psoriasis. Como el corazón no recibe suficiente oxígeno, aumenta el riesgo de sufrir un infarto y otras complicaciones cardiacas.

Hemos confirmado que entre los pacientes con psoriasis o artritis psoriásica hay más casos de cardiopatías, independientemente de los factores de riesgo cardiovascular habituales”, ha explicado el doctor Stefano Piaserico, primer firmante del estudio.

Qué consecuencias tiene para el paciente

Estos hallazgos permiten mejorar la atención del paciente y la prevención. Ahora que sabemos que los pacientes de psoriasis tienen más riesgo cardiaco, los médicos pueden aplicar protocolos, como programar ecografías del corazón para evaluar la salud cardiaca y si hay señales de DMC.

La detección precoz de la DMC permite una intervención rápida y prevenir problemas cardiovasculares”, recuerda el doctor Piaserico. Hay medicamentos, como los betabloqueantes, para mejorar el flujo sanguíneo y reducir la demanda de oxígeno del corazón.

 También el paciente estará más concienciado de sus riesgos y puede tomar preventivas, como vigilar más su dieta y su estilo de vida, haciendo más ejercicio y reduciendo el estrés.

Cómo se trata la psoriasis

La psoriasis afecta en torno a un millón de personas en España. Desgraciadamente es crónica y no existe una cura conocida. No es contagiosa ni dolorosa, pero puede ser muy evidente y estigmatizante. Por eso puede tener gran repercusión en la vida de los pacientes.

Como vemos, hay muchas investigaciones en marcha, tanto para analizar sus repercusiones como para buscarle solución. Hay formas de frenarla y que, si no se cura, al menos que haya una disminución casi completa.

A grandes rasgos hay dos frentes:

  • Los tratamientos tópicos, sobre todo cremas que se aplican sobre las lesiones rojas y con descamación que aparecen en la piel.
  • Las pastillas e inyecciones, sobre todo medicamentos que controlan el sistema inmunológico. Los más nuevos van dirigidos a las moléculas específicas que provocan el proceso inflamatorio de la psoriasis. Por ende, beneficia a la artritis y otros problemas relacionados, como el hígado graso. Evitamos la inflamación de otros órganos.

Qué riesgo hay de sufrir psoriasis

Las causas de la psoriasis son múltiples y no bien comprendidas. Como es una enfermedad con muchos grados de afectación, no todo el mundo se visita. De hecho, se calcula que la mitad de los afectados por psoriasis no están recibiendo el tratamiento adecuado.

Lo habitual es que los primeros síntomas ya aparezcan de joven. Antes de los 40 años, dos de cada tres afectados por psoriasis han mostrado algún síntoma y han sido diagnosticados. Los síntomas tienen dos picos a lo largo de la vida, sobre los 30 años y sobre los 50.

La genética parece jugar un papel fundamental. Hasta un 30% de los que la padecen tienen antecedentes familiares.