Por Soledad López, periodista especializada en salud

nutricionista consulta perder peso

Sin en alguna cosa nos ha pasado factura el confinamiento ha sido en la báscula. La falta de actividad física y el aumento de calorías ingeridas han sido las dos principales causas. Así de sencilla es la fórmula.

El 87% de las consultas han sido de mujeres

Tanto es así que, según el Colegio de Dietistas y Nutricionistas de la Comunitat Valenciana(CODiNuCoVa), más del 70% de consultas a nutricionistas desde el pasado mes de marzo, justo cuando empezó el confinamiento, han sido para perder peso.

Más consultas nutricionales de mujeres

Tanto hombres como mujeres pueden haber ganado peso durante el confinamiento pero, a tenor de las cifras, a ellas les preocupa mucho más esta cuestión y han intentado buscar soluciones.

  • Un 87% de las personas que han consultado a un dietista-nutricionista son mujeres con edades comprendidas entre los 35 y los 50 años, frente a un 13% de hombres.

Qué preocupa a nivel nutricional

Por orden de importancia, han preocupado principalmente tres cuestiones:

  • Adelgazar."Durante los meses de confinamiento, el 72% de las consultas que hemos recibido han sido relacionadas con las dietas y la pérdida de peso" asegura Rocío Planells, gerente del Colegio de Dietistas Nutricionistas de la Comunitat Valenciana.
  • Aprender a comer bien. "Llama la atención también que un amplio porcentaje de consultas han estado relacionadas con la educación alimentaria, por lo que entendemos que sí hay una predisposición de la sociedad a comer de una forma más saludable, aunque no siempre es fácil en estos momentos", añade Planells.
  • Vencer la ansiedad por comer. "Han aumentado los casos que tienen que ver con patologías asociadas a la alimentación y pacientes que se han encontrado con ansiedad o tristeza que suplen con la comida", afirma Luis Cabañas, secretario de CODiNuCoVa.

qué nos ha hecho ganar peso

Cabañas apunta a varios factores que han alterado nuestra dieta desde que se decretó el estado de alarma:

  • El acceso constante a la comida, al alcohol o simplemente a productos comestibles poco saludables.
  • Las numerosas situaciones de estrés y de ansiedad que se han producido y que se han canalizado a través de la comida.

En definitiva, hemos sufrido lo que los dietistas llaman "hambre emocional".

Cómo distinguir entre hambre física y emocional

Luis Cabañas asegura que es importante diferenciar una de otra para alejar los kilos de más:

  • El hambre emocional es impulsiva, aparece en un momento exacto y suele apetecer algo en concreto.
  • El hambre física "aparece de manera gradual a la hora de comer o de cenar, eso es lo normal y lo esperable. Pero comer a media tarde, tras una siesta, viendo la televisión o simplemente por tener algo entre las manos o porque estás dejando de fumar son señales de que esa hambre está supliendo algo más y ese algo es emocional", indica Cabañas.

obesidad, un problema de salud pública

Los dietistas-nutricionistas alertan también del aumento de casos de sobrepeso y obesidad que seguramente se van a producir en los próximos meses.

  • Un 17, 4% de los españoles adultos son obesos, según datos del Instituto Nacional de Estadística, y una de cada cuatro personas entre 25 y 34 sufre sobrepeso.

"Ante este problema de Salud Pública llama la atención la escasez de consejos ofrecidos en los medios o en la fuentes oficiales sobre la importancia de la alimentación, pero no es de extrañar cuando España es el único país de Europa sin dietistas-nutricionistas en la Sanidad Pública", explica Luis Cabañas.

Comer bien a pesar del confinamiento

El CODiNuCoVa ha elaborado una serie de recomendaciones de alimentación saludable durante el confinamiento accesibles para todo el mundo. Pueden trasladarse a todas las fases de la desescalada y deberían quedar interiorizadas como hábitos para siempre, así que toma nota. Aconsejan:

  • Consumir verduras y frutas a diario y no sustituir estas últimas por zumos.
  • Incluir alimentos proteicos en comidas y cenas, dando preferencia al pescado, las carnes blancas y las legumbres frente a las carnes rojas.
  • Sacar partido de las conservas y los congelados si no se dispone de alimentos frescos.
  • Elegir cereales integrales y frutos secos naturales o tostados.
  • Evitar los alimentos precocinados y ultraprocesados.
  • Mantenerse hidratados.
  • Optar por técnicas de cocción como el horno, el vapor o la plancha.
  • Planificar el menú semanal antes de hacer la compra.

Tags relacionados