Por Pablo Cubí, periodista

buen tiempo coronavirus

Los expertos epidemiólogos y microbiólogos han sido siempre muy cautos a la hora de valorar si el coronavirus que provoca la enfermedad COVID-19 dejaría de contagiar con el buen tiempo.

Por lo que se ha podido ver hasta ahora estos tipos de virus no son como los de la gripe, que sí es claramente estacional.

  • Es cierto que a grandes rasgos siguen el mismo patrón de contagio y también provocan una infección respiratoria. Pero no son iguales.

el CORONAVIRUS no sufre con EL CALOR

Las variantes de coronavirus que han provocado las enfermedades más peligrosas hasta ahora ya avisaron que no podíamos confiar en el tiempo.

El coronavirus que provoca el MERS se adaptó a zonas cálidas

En concreto, el coronavirus que provoca el MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio) apareció como su nombre indica en una zona cálida.

  • Este, se transmite al hombre a través de los camellos. Es cierto que no tiene un grado de contagio alto, como pasa con el COVID-19. Pero lo que si se vió es que no desaparece por el calor.

EN ÁFRICA TAMBIÉN HAY CONTAGIOS

Ahora que la pandemia se ha extendido hasta África, recibimos otro aviso.

En los países más cálidos de este continente se están produciendo un ritmo de contagios similares a los de Europa.

Un estudio aparecido en la prestigiosa revista científica The Lancet así lo atestigua.

Lo explica la doctora Anna Roca, catedrática de Epidemiología de la London School of Hygiene and Tropical Medicine en Gambia y la autora senior del informe.

Hemos mirado la evolución inicial en todos los países de África del oeste y lo que hemos visto es que, aunque llega más tarde, cuando llega tiene una curva de crecimiento a un ritmo parecido a Italia o España”.

En África occidental contagia a igual ritmo que en Europa

Son datos que no se han de coger como una prueba segura de que la temperatura no afecta a este coronavirus pero da algunas pistas.

OTROS FACTORES QUE EXPLICAN EL CONTAGIO

Hay algunos estudios in vitro (en laboratorio) realizados en China que indican que con temperaturas más altas la transmisión disminuye”, explica la doctora Roca.

Este estudio es compatible con lo que se ve sobre el terreno porque la transmisión también depende de otras variables, como el entorno social.

Hay otros factores que pueden explicar que en África sea más fácil el contagio:

  • Las medidas higiénicas están menos extendidas.
  • Algunos países africanos no tienen capacidad de hacer test (o la tienen muy limitada) para detectar los casos y aislarlos.
  • La gente vive en casas donde se agrupa toda la familia, no suelen tener habitaciones individuales y lo más común es que los niños compartan habitación y cama con adultos, incluso con ancianos.

Creemos que en África ha comenzado más tarde porque no había tanta conexión aérea entre países, pero una vez llega el virus, se extiende rápido”, explica la doctora Roca.

El calor podría frenar algo pero no basta para detener la transmisión

Incluso con la posibilidad de que la temperatura disminuya la transmisión, podría ser que no la disminuyera lo suficiente como para detener los contagios por completo”, concluye la doctora.

no desaparecerá pero se frenará

La realidad es que nadie entre los muchos expertos puede dar una respuesta segura.

Los datos en cada país son demasiado variables e intervienen demasiados factores para saber exactamente cómo y hasta que punto están influyendo las estaciones.

  • En el hemisferio austral, que estaba en verano, cuando empezó la pandemia, había claramente menos casos.
  • Sin embargo, también era el principio de todo, y tampoco entonces Europa estaba muy afectada.

José Vidal Ganzedo, investigador del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CESIC), y autor de otro análisis se muestra más seguro sobre la importancia del factor estacional.

Hay muchos factores que influyen en la propagación del virus -explica este investigador-. Pero yo estoy convencido de que la temperatura influye, sobre todo en el exterior”.

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR EN EUROPA?

Parece que la temperatura óptima de propagación es entre los 4 y 11 grados de media.

Por los datos que hemos ido analizando a temperaturas superiores la propagación es menor, añade Vidal Gancedo.

Eso no quiere decir que no se propague el virus. “Pero la propagación puede ser el doble o la mitad”, según la temperatura atmosférica.

El cambio de temperatura puede bajar a la mitad los contagios

Depende de la temperatura y humedad que se vaya registrando estos días.

Por eso se ha seguido con preocupación que el principio de la primavera coincidiera con un regreso al tiempo invernal.

Los datos los tenemos que analizar en general. Las temperaturas bajas pueden provocar un repunte los primeros días”, explica el investigador del CSIC.

Es difícil de corroborar pues el confinamiento es otro factor fundamental que evita los contagios y no permite ver cómo serían en un contexto normal.

En todo caso, es anecdótico.

El incremento de las temperaturas en general hará que la situación vaya mejorando”, concluye optimista Vidal Gancedo.

Este análisis se ratifica con los datos de España e Italia, donde las zonas más cálidas del sur se han visto menos afectadas en el número de contagios.

Tags relacionados